El PRI teme más andanadas

PAULINO CÁRDENAS

Se habla de que está en el horno una nueva temporada de varios capítulos en contra del PRI. El primer objetivo es su candidato Enrique Peña Nieto, a quien recientemente le llovieron epítetos de todos los calibres en las redes sociales por sus pifias y errores sobre el olvido o ignorancia de autores de libros y precios de productos básicos, queriéndolo rematar los precandidatos del Partido Acción Nacional en una orquestada estrategia de linchamiento verbal, con la intención de bajarle puntos de aceptación popular a él y su partido.

En esa nueva andanada se dice que podrían hasta hacer revivir las circunstancias del asesinato de quien fuera candidato del Partido Revolucionario Institucional, Luis Donaldo Colosio, para enfatizar que, por la ambición del poder, los priístas son capaces de todo.

Se dice también que estaría en preparación un video que se filtraría a YouTube  y a algunos medios electrónicos, en el que aparecería el candidato más adelantado en una escena comprometedora con un supuesto personaje del crimen organizado, además de exhibir las cuitas de varios gobernadores de extracción priísta que arrastran la fama de corruptos.

El otro tema que estará en primera fila es el de Coahuila y los dos Moreiras, Humberto y Rubén, ex gobernador y actual mandatario de esa entidad y quien por cierto acaba de sufrir un atentado el domingo  junto con sus escoltas. Al ex presidente del PRI, el PAN-gobierno le tiene la mira puesta por la danza de miles de millones de pesos que manejó cuando fue gobernador de su estado.

Y junto con pegado está la campaña de la revista The Economist en la que, desde el año pasado, le sigue los pasos a Peña Nieto y que igual que lo hiciera el escritor Carlos Fuentes, sigue constituyéndose en gran elector al señalar que ya ‘empezó la caída de Peña Nieto’, lo que el panismo se la cree toda y lo celebra más.

Señala esa influyente publicación que la caída del PRI y su candidato ya ha empezado y no es sólo por los traspiés que han puesto a sudar a los estrategas del tricolor, sino por el comportamiento en los sondeos del último año.

La publicación menciona un informe de Consulta Mitofsky, cuya última encuesta fue realizada antes del torbellino en que se ha visto envuelto Peña Nieto. Ahí se señala que el priista iba adelante con 44.6% de las preferencias, mientras ninguno de sus rivales logra romper la barrera del 20%. Entonces se pregunta “¿Se ven las cosas diferentes en el año nuevo?”. Sin duda en enero próximo se despejarán las dudas.

Para The Economist, la primera mala noticia que enfrentó el PRI fue el tema de Humberto Moreira, cuyo caso de sobreendeudamiento en Coahuila, la entidad que gobernaba, lo obligó a renunciar como presidente del PRI para no afectar la candidatura de Peña Nieto. “Coahuila ha logrado acumular una enorme deuda, alguna de la cual parece estar en paradero desconocido. El señor Moreira aún no enfrenta cargos.

Pero la historia, y el enfoque sin prisa del PRI para tratar con ella (la noticia apareció por primera vez en septiembre), ha revivido los viejos estereotipos acerca de supuesta corrupción dentro del partido”, indica la revista.

“El error siguiente llegó el 3 de diciembre, cuando Enrique Peña Nieto, quien es casi seguro que será el candidato presidencial del PRI, se volvió ‘hashtag’ por una pregunta simple: el nombre de tres libros que han marcado su vida, y confundiendo el nombre del autor de un famoso título. Esto último, agrega, “como el escándalo de Coahuila, reforzó la sospecha existente sobre el PRI, en este caso de que su candidato carece de sustancia”.

The Economist apunta que el tercer episodio se produjo, “cuando el diario español El País publicó una entrevista en la que Peña cometió un error en un par de preguntas de lo más sencillo: una sobre el salario mínimo (que subestimó en casi un 50 por ciento), y otro sobre el precio de la tortilla (él respondió que no era ‘la señora de la casa’)”.

Siguendo con su línea crítica agrega la revista como corolario que “estos errores reformaron la idea de los privilegiados de Peña y que no entiende lo que es la vida para los votantes ordinarios”.

Otros asuntos que en el PRI de hecho esperan, son las exhibidas públicas que el PAN-gobierno podría darle a los manejos políticos, negocios turbios y actos de corrupción de varios gobernadores que lo fueron hasta fechas recientes, cuyos nombres saltan solitos por haberse ganado la fama pública por su acendrado valemadrismo, abusos de autoridad y componendas fuera de la ley.

Esto formaría parte de la fallida estrategia que empezó con la exhibición de ‘expedientes negros’ como fue el caso de Jorge Hank Rhon a quien no le pudieron comprobar las acusaciones de acopio de armas ni de vínculos con las mafias.

Pero aún hay más como diría el desaparecido Raúl Velasco. Otra especie que recorre de manera soterrada los corrillos de la clase política, señala que hay referencias de que ‘en el momento idóneo’ podría aparecer en algunos medios electrónicos, un video o una grabación en la que el candidato Peña Nieto dialoga con un supuesto miembro de una mafia.

En broma se dice que si no será con alguno de sus padrinos políticos, aunque otros ven con preocupación que ese rumor tenga visos de convertirse en realidad justo cuando todo se asiente y vaya viento en popa.

Pero lo que más podría causar escozor es de un documental sobre la muerte de Colosio, del cual se dice siguen en busca de material que pudiera servir para el caso y una vez terminado lo subirían a YouTube y lo soltarían a algunos medios electrónicos, en el cual se daría énfasis a que, por la ambición del poder, ‘así se matan entre priístas’.

El tema resultaría muy controvertido para millones de mexicanos al tratar de remover aquel asesinato de quien hubiese sido sin duda Presidente de México, sólo por hacer quedar mal al priísmo.

Esto sería una afrenta a la memoria del malogrado candidato sononorense a la Presidencia de la República, cuyo crimen aconteció aquel 23 de marzo de 1994 en una gira proselitista que realizaba en Lomas Taurinas de la ciudad de Tijuana.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en El PRI teme más andanadas

Archivado bajo Teme el PRI más andanadas

Los comentarios están cerrados.