Pagarán los mexicanos otra pifia

 PAULINO CÁRDENAS

El Segundo Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito acaba de dictar un fallo a favor de los ex trabajadores de Luz y Fuerza del Centro para que la Comisión Federal de Electricidad u ‘otro organismo público descentralizado’, los recontrate, además de que el gobierno tendrá que pagarles salarios caídos a los trabajadores de la extinta compañía. Esto porque el Ejecutivo federal no demostró que la terminación de la relación laboral con los electricistas fuera producto “de una causa mayor o de un caso fortuito, no imputable el patrón”, como lo establece la Ley Federal del Trabajo. Como se recordará, con un decreto publicado a la medianoche del sábado 10 de octubre de 2009, el mandatario panista daba por extinguida la existencia de LyFC, mandando desde aquella tarde-noche a miembros del Ejército disfrazados de policías federales, a custodiar el edificio principal ubicado en la ciudad de México.

Con base en ese fallo, de carácter inapelable, empieza a cobrar fuerza la idea de que el gobierno del DF forme un nuevo organismo descentralizado para suministrar energía eléctrica al centro del país, que podría recontratar a los electricistas que siguen en resistencia. De tener que pagarle a los trabajadores sus salarios caídos, además de ser recontratados, significará que el gobierno calderonista tendría que dejarle esta herencia negativa –una más– a Enrique Peña Nieto, quien habrá que arrancar su sexenio haciendo una limpieza de fondo de muchos asuntos que la administración saliente le dejará en varios rubros y por todos lados, incluso abajo de las alfombras, los cuales irán saliendo a relucir poco a poco una vez que aranque el próximo sexenio.

Los magistrados del Segundo Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito resolvieron el 13 de septiembre pasado que la decisión de la JFCA de reconocer al Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE) que depende de Hacienda, como encargado de liquidar a los trabajadores, fue ilegal, en virtud de que no hubo tales causas de fuerza mayor. El argumento de Calderón de que debía extinguir la paraestatal “porque no resultaba ya costeable para la economía nacional o por interés público” fue echado para atrás, ya que en este caso el gobierno sí estaba en condiciones de atender la inconsteabilidad de la empresa, incluso “con la implementación de las medidas pertinentes para su administración eficiente”.

Ese argumento le fue dado al mandatario panista por el entonces titular de la Secretaría del Trabajo, hoy senador de su partido, Javier Lozano, pero los magistrados consideraron en su resolución que la extinción de LyFC decretada por el jefe del Ejecutivo aquella noche del 10 de octubre de hace poco más de tres años, señalaron que no hubo tales causas de fuerza mayor, por lo que la sentencia resultó favorable a los trabajadores que se quedaron sin empleo. Al concederle el amparo directo a al SME, en una interpretación juridical le da tácitamente a la CFE el carácter de patrón sustituto, lo que por ley la obliga a la recontratación de los ex trabajadores, y al pago de sus salarios caídos.

Esta resolución obliga asímismo a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje a emitir el laudo correspondiente, cosa a la que le da largas, preocupado como está del gobierno, de que se caiga en la cuenta de que la recontratación y pago de salarios caídos tendrían un enorme costo político y económico que llevaría a la conclusión de que en la cantada victoria de Calderón en este polémico tema –respecto al cual Lozano dijo que fue “una decisión responsable y acertada– le saldrá caro, pero a los mexicanos que con sus impuestos que van al erario se tendrá que pagar esa pifia. Por lo pronto el gobierno federal analiza opciones para revertir el fallo.

Tanto el subsecretario de Gobernación, Obdulio Ávila, como el consejero Jurídico de la Presidencia de la República, Miguel Alessio Robles, consideran que si la Suprema Corte de Justicia ya declaró válida la extinción de LyFC, esta misma instancia podría revertir el fallo del Segundo Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo. Pero el punto pareciera irrelevante ya que si, en efecto, fue válida la extinción, ésta no fue por causas de fuerza mayor y hay un patrón sustituto obligado a recontratar a los trabajadores. ¿Luego entonces?

Los abogados del SME acudirían esta misma semana a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje en busca del nuevo laudo y de precisiones sobre cuántos trabajadores tendrían derecho a la recontratación y pago de salarios caídos: si solamente los 16 mil 599 que se mantuvieron en resistencia o también los más de 28 mil 742 que aceptaron liquidarse y de los que, según la CFE, 3 mil 33 ya fueron contratados y 17 mil 863 han sido apoyados con un nuevo empleo o capacitación.

@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta

Comentarios desactivados en Pagarán los mexicanos otra pifia

Archivado bajo Pifia que pagarán los mexicanos

Los comentarios están cerrados.