EU apura a Peña Nieto

PAULINO CÁRDENAS

En Estados Unidos existe marcado interés por parte del Senado, de que el presidente Barack Obama aproveche con su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto, la oportunidad que representa el proyecto de reforma energética que anunció que promovería ante el Congreso de la Unión, durante su primera visita al vecino país. El partido Republicano urgió a Obama a incluir petróleo y gas en la agenda bilateral, para que esos temas puedan ser armonizados con los objetivos del Acuerdo sobre Yacimientos Transfronterizos, suscrito por ambos países en febrero de 2012, en el que tuvo una participación muy activa Carlos Pascual, ex embajador en México y actual coordinador de Asuntos Energéticos del Departamento de Estado, quien como se recordará fue acosado por Felipe Calderón para que renunciara, acusándolo de fisgón luego de publicados documentos en WikiLeaks que incomodaron al ex mandatario panista.

El estudio y la recomendación a Obama por parte del ala republicana del Senado norteamericano, tiene contemplado todo el espectro de la problemática a la que tendría que enfrentarse Peña Nieto para que el proyecto de reforma energética transite en el Congreso. De ahí la disposición a que el gobierno de Washington apoye al gobierno mexicano en ese propósito. Habrá que ver lo que dice a todo esto la izquierda instalada en el Congreso de la Unión, que sin duda influye en las decisiones del Legislativo. Por lo pronto trascendió que en una conversación telefónica, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray le comentó a la senadora del PRD, Dolores Padierna –allegada a Andrés Manuel López Obrador–, que en el siguiente periodo de sesiones no entrarán a estudio y discusión la reformas energética, y tampoco la fiscal y de seguridad social.

Es el senador Richard Lugar, el republicano de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores, quien recomienda en un amplio documento al gobierno de Washington, no desaprovechar la oportunidad de apoyar a México, ‘en un asunto de evidente valor estratégico’ y de “un gran interés bilateral”. Considera que “la reforma energética en México” y las posibilidades de que ésta sea una realidad en 2013, “determinará hasta qué punto esta nación podrá ser parte de la seguridad energética de Estados Unidos y de Norteamérica”. Hizo hincapié en que “sin reforma energética los recursos petroleros de México no podrán desarrollarse para traducirse en una mejor calidad de vida para los mexicanos”.

“Sabemos que podemos confiar en México como socio comercial; lo que no sabemos es la cantidad, ni la calidad de petróleo que será capaz de exportar en los próximos años”, consideró Lugar. El veterano senador por Indiana, quien se retirará en enero próximo tras una tumultuosa carrera de 35 años, hizo así alusión al desplazamiento de México como segunda fuente de suministro energético a Estados Unidos, tras un declive de su producción petrolera, y a las dificultades de Pemex para acceder a yacimientos en aguas profundas. Petróleos Mexicanos ha sido desplazado por el gigante petrolero de Arabia Saudita como segundo suministrador de Estados Unidos tras la caída de su producción de 3.4 millones de barriles, a los 2.5 millones por día en la actualidad.

Con el fin de reducir la dependencia del petróleo de Oriente Medio, en su carta de recomendación Lugar urge al Congreso y a la administración del presidente Obama ratificar el acuerdo suscrito con México en febrero de 2012 e instruir al Departamento de Estado para la inmediata incorporación del petróleo y el gas natural en la agenda bilateral, derivado del acuerdo en el que tuvo una participación muy activa el ex embajador Carlos Pascual, quien actualmente es  coordinador de Asuntos Energéticos del Departamento de Estado. Los autores del reporte no se meten a especular si los alcances y la naturaleza de las reformas en México serán de carácter constitucional o privatizadoras, que el gobierno mexicano tendrá que acometer en Pemex ante el grado de “impredecibilidad legislativo” en ese país.

Establece el deseo para alentar a las compañías internacionales a invertir su capital y a compartir tecnología y conocimientos con México (en la explotación de yacimientos de petróleo y gas en aguas profundas), será la capacidad del gobierno de Peña Nieto y de las fuerzas políticas del país para conciliar y salvaguardar los intereses de la nación con sus necesidades energéticas y financieras a futuro. “El gobierno de México tendría que ser sensible o facilitar un ambiente de inversión extranjera para resolver asuntos que Pemex no puede dada su situación actual de endeudamiento”, consideró una fuente del comité senatorial estadounidense.

“Algunos interlocutores han señalado que el partido de la izquierda, PRD, podría tratar de socavar la reforma energética mediante la puesta en escena de marchas callejeras”, se advierte en el reporte. En el informe no se hace ninguna mención específica al espinoso asunto del sindicato petrolero, que se ha convertido en una pesada losa sobre la competitividad y las finanzas de Petróleos Mexicanos. A todo esto, no tardará en saltar el tabasqueño amante de la Morena. Hasta podría arrebatarle al perredismo esa bandera para que la enarbole su nuevo partido. O ir juntos en contra de la reforma de Pemex, de la fiscal y la de seguridad social. Habrá que ver.

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en EU apura a Peña Nieto

Archivado bajo EU apura a Peña Nieto

Los comentarios están cerrados.