Mancera paga facturas ajenas

PAULINO CÁRDENAS

La gente en el DF está tan ciscada, que desconfía de todo lo que proviene de las autoridades, sobe todo después de que la Asamblea Legislativa, de mayoría perredista, decidió modificar un artículo del Código Penal del DF para proteger delincuentes en potencia. Miguel Angel Mancera está pagando esa factura del Legislativo, y otras que le heredó su antecesor. De ahí que la declaración que hizo, de que la capital del país no está siendo copada por el crimen organizado, para muchos citadinos está por verse, luego de las 25 muertes violentas contabilizadas el pasado fin de semana en la ciudad de México, cifra reconocida por el propio procurador General de Justicia del Distrito Federal, Rodolfo Ríos Garza, quien calificó este fenómeno como “atípico e inusual”, aunque es un hecho preocupante que encendió la alarma en el alto mando del gobierno.

En respuesta a la reciente ola de homicidios perpetrados entre jueves y lunes, el jefe de gobierno capitalino afirmó que la seguridad en el Ditrito Federal está garantizada. Señaló que hay un trabajo que ya están realizando las áreas de investigación, de procuración de justicia y que la instrucción que ha dado es muy clara: “que no haya impunidad”. Explicó que, de acuerdo con los reportes que ha recibido y derivado de las primeras investigaciones, las causas de los recientes crímenes sucedidos en diferentes delegaciones de la capital del país, tuvieron que ver con riñas o conflictos previos que existían entre una o más personas, además de intentos de asalto u otras situaciones. Comentó que lo ocurrido este fin de semana salió de los márgenes comunes en cuanto a incidencia delictiva.

Sobre el tema, el procurador general de Justicia del Distrito Federal, Rodolfo Ríos Garza, calificó este fenómeno como “atípico e inusual”, ya que, en promedio, refirió, se contabilizan en la ciudad hasta dos homicidios dolosos, y durante los últimos tres días la cifra creció a los 22. De ellos, dijo, sólo dos, los ocurridos en Iztacalco y Tláhuac el sábado, tienen visos de tratarse de ejecuciones por las condiciones en que fueron encontrados los cuerpos maniatados y con el tiro de gracia. Qué bueno que la reacción del mandatario capitalino haya sido inemediata y haya puntualizado las características de los casos.

La seguridad en la ciudad está garantizada, insistió, al señalar que cada caso se trató de “hechos aislados”. Añadió el funcionario que para resolver este caso ya se entabló comunicación con las autoridades del Estado de México, debido a que se presume que uno de los muertos era integrante de una corporación policiaca ¿de la entidad que gobierna Eruviel Ávila? Porque en el estado de México igual la ola de sangre corrió a raudales el pasado fin de semana y principios de esta. Por lo pronto recalcó el procurador de Justicia del Distrito Federal, que la seguridad de la Ciudad de México “está garantizada y no se encuentra insegura frente al crimen organizado, pues estamos luchando contra eso”. Qué bueno que así sea.

Aunque hay casos que muestran el otro lado de la moneda, como el del joven Josafat Hassan, de 23 años, quien supuestamente fue sorprendido el 29 de diciembre robando en Tepito, y los enojados comerciantes lo agarraron a golpes. El joven había sido rescatado por una patrulla de dode fue sacado por los enardecidos comerciantes quiene slo siguiern golpeando.  Murió tras ser trasladado a las instalaciones de la Coordinación de Seguridad Pública y Procuración de Justicia CUH-3. Se dijo que su fallecimiento se debió a un paro cardíaco derivado de los diversos golpes y el alto grado de intoxicación por estupefacientes. El caso es que ese crimen tumulturario quedó en la impunidad. ¿Por qué? ¿Por no enojar a la corriente bejaranista?

Otro caso para Ripley es el de los famosos perros asesinos del Cerro de la Estrella, en Iztapalapa, sobre el cual el procurador general de Justicia del DF, reiteró: “No hay dudas y tampoco es una broma que las víctimas murieron a causa de un ataque de perros; el Instituto de Ciencias Forenses realizó la necropsia y ha sido muy preciso; yo pedí, que se revisara para que fueran muy claros en que no hubiera ningún otro tipo de lesión por lo que la gente pudiera pensar que si la muerte fue previa, los cuerpos se quedaron ahí y los perros atacaron”. Insistió en que no hay datos de arma de fuego, asfixia, estrangulamiento u alguna otra causa en esas muertes ocurridas en Iztapalapa.

Aunque no es acto de fe, este es un caso típico de la ‘percepción’ de la gente, que dar por hecho lo que cree, que lo que pudiera ser verdad. El caso de la jauría asesina pudiera ser científicamente comprobable pero muy pocos creen en el argumento oficial, y menos los defensores de perros y animales en general. Pero el asunto es más de fondo: ¿Por qué los defeños no creen en sus autoridades? ¿Por qué no les tienen la suficiente confianza? ¿Por qué entonces votaron por ellas? Lo que es un hecho es que el jefe de gobierno está debutando en el cargo, pagando facturas que debierán pagar otros. Está entre dos fuegos: Los más radicales de la izquierda lo quieren hacer quedar mal. Y la delincuencia, organizada o no, también.

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Mancera paga facturas ajenas

Archivado bajo Mancera paga facturas ajenas

Los comentarios están cerrados.