Surge Pacto paralelo

PAULINO CÁRDENAS

Ahora la expectación de la clase política se centrará en el Pacto Paralelo de San Lázaro, acordado por los tres principales partidos de la Cámara de Diputados. Una de ellas que merecerá sin duda el apoyo del respetable al que supuestamente representan, será el de quitarle el fuero a los que en él se escudan para librar el peso de la ley. Ojalá y prospere. De cualquier modo, parecería que el Legislativo no se quiere quedar atrás y busca establecer su propio Pacto. A ver si la abuela no sale embarazada. De cualquier modo, el presidente Peña Nieto confia en que el cooordinador parlamentario del PRI, Manlio Fabio Beltrones, habrá de tejer fino la chambrita junto con sus iguales del PRD, Silvano Aureoles y del PAN, Luis Alberto Villarreal.

Esto se suma a otra expectación que habrá en las siguientes semanas y días, que son las adecuaciones que tendría que hacer el PRI para modificar sus propios documentos básicos, en material de energéticos y fiscal, para poder manejarse de manera cómoda a la hora de impulsar las reformas del presidente Peña en esos dos rubros. De paso, la hacendaria y la energética serán las dos reformas que pondrán a prueba de qué está hecho el Pacto por México, al que le ha apostado todo en el arranque el nuevo gobierno. Aunque el mandatario priísta confía en el factor unidad, hay visos de que no todo será miel sobre hojuelas en ese ejercicio que ni es histórico y sí pudiera algunos de sus 95 puntos, morir en el intento.

También habrá mucho jaloneo en el Congreso de la Unión a la hora de discutir los temas de telecomunicaciones y el de responsabilidad hacendaria de estados y municipios. En lo que todos están de acuerdo entre los que suscribieron el Pacto, es en que a México le urge una oxigenación inicial a favor de los mexicanos más pobres, la creación de empleos resal, y la reactivación de la economía de manera integral, como prioridades fundamentales de la agenda nacional.

La parte delicada estará en que cada uno de los actores tendrán que ceder mucho en cada uno de los puntos propuestos, por cada partido y por el propio gobierno, para ir convalidando el proceso de lo que se yava estableciendo como prioridad, dentro de las 95 propuestas iniciales, que con las que  sume la Cámara de Diputados de manera pararela, cuidar mucho los detalles y el toma y daca, para no tener que lamentar fricciones y posibles rupturas que podrían desembocar incluso en riña política, antes de que los asuntos que requieran reformas consticuionales, pasen a ser estudiados, analizados y aprobados en su caso, por el Legislativo.

Hay expectación por saber cuáles son las propuestas de los tres principales grupos parlamentarios de San Lázaro, después que surgió la noticia de que habrá una agenda legislativa propia de la Cámara de Diputados, paralela a la del Pacto por México. Algunas propuestas sin duda coincidirán en el fondo, pero otras ni en fondo ni en forma pudieran encajar, lo que podría en desembocar más bien en desencuentros.

Aunque el presidente Peña le apuesta a la unidad, su propio partido tendrá que romper varios candados que a la hora buena, para empujar sus propuestas, al menos dos que irían como iniciativas preferentes una vez que comiencen los trabajos de la próxima legislatura a partir de febrero. Bien podrían ser los temas energético y fiscal.  Pero hay otro pero. Al PRI le costará trabajo liderar las propuestas del jefe del Ejecutivo, ya que la trabas sobre esos dos omportantes iniciativas estará en los propios documentos básicos de ese partido. En en materia de energéticos, su Programa de Acción contempla mantener a las empresas públicas del sector “en el ámbito del sector público” y como bienes propiedad de la nación, como lo ordenan los artículos 27 y 28 de la Constitución.

Respecto a impulsar una reforma fiscal que incluiría gravar con IVA medicinas y alimentos o una reforma energética que implica modificaciones a la Constitución, el Revolucionario Institucional tendría de cuña el artículo 154 de su Programa de Acción que señala: “El PRI defiende la economía popular y no aceptará la aplicación del IVA en alimentos y medicinas”. Al menos en estos dos casos el tricolor tendrá que modificar esos sus documentos básicos, si no quiere beber agua de su propio chocolate que signifique tener freno de mano en su propósito de respaldar las propuestas de Peña Nieto en el tema energético y fiscal.

El PRI apura acuerdos internos para que en la XXI Asamblea Nacional de ese partido, cuya plenaria tendrá lugar el próximo 3 de marzo, se eliminen los candados en materia energética y fiscal, lo que equivale a modificar los documentos básicos al menos en esos dos rubros, para poder aciompañar con decisión las propuestas del Presidente en esas dos materias. Las propuestas de modificaciones a los documentos básicos se deberá hacer en el seno de las asambleas estatales de dictamen, que tendrán lugar el 27 y 28 de febrero, para ser aprobadas o rechazadas durante su asamblea nacional. Por lo pronto habrá que ver qué trae el Pacto Paralelo de San Lázaro de los coordinadores parlamentarios del PRI, del PRD y del PAN.

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Surge Pacto paralelo

Archivado bajo Surge otro Pacto paralelo

Los comentarios están cerrados.