Alerta por el caso Gordillo

PAULINO CÁRDENAS

El asunto de la detención de la maestra Elba Esther Gordillo está siendo tratado como si fuera un caso de seguridad nacional, o al menos esa es la percepción, después de que el presidente Enrique Peña Nieto convocara el miércoles por la noche en Los Pinos a una veintena de gobernadores, el resto de los cuales habían sido llamados en la víspera por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. El tema principal de ambas reuniones fue la aprehensión de la lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y las reacciones que pudiera haber por parte de sus huestes e incluso de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en las diferentes entidades del país, no tanto para apoyar a la maestra, sino por ir en contra de la reforma educativa que ya tiene rango constitucional.

Por lo pronto hay órdenes de que ningún funcionario debe pronunciarse públicamente sobre el caso. Lo que subyace todavía es el temor que pueda llevarse a cabo la resistencia por parte de la disidencia que se opone a la reforma educativa, y que la izquierda que encabeza Andrés Manuel López Obrador aproveche el viaje para agarrar como bandera suya el asunto, quien para empezar escribió en su cuenta de Twitter: “En busca de legitimidad el corrupto de EPN recurre al quinazo contra su exsocia. Es afianzar el salinismo como política. Son otros tiempos”. El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, por su parte expresó: no es quinazo, el asunto está muy cuajado jurídicamente.

Según trascendió, la maestra y las huestes del SNTE y de la CNTE pretendían  paralizar el sistema educativo, para lo cual afinarían los planes durante la reunión del Consejo Nacional Extraordinario del Sindicato bajo su control, al día siguiente de su detención, en una reunión extraordinaria a efectuarse en Guadalajara, Jalisco, a donde ya habían llegado los delegados a quienes les causó estupor la noticia. Se dice que al ser detenida en el aeropuerto de Toluca amenazó: “No saben la que voy a armar”. En el mapa nacional, tres eran los focos originales previstos para iniciar la resistencia contra la reforma educativa: Guerrero, Veracruz y Oaxaca. Se supone que le seguirían de manera escalonada los maestros que radican en otras entidades en donde la influencia magisterial pesa más. Pero después del arresto de la maestra, los planes cambiaron. Y el panorama también.

El titular de Gobernación llamó con carácter de urgente el mismo martes por la tarde-noche a varios gobernadores, para informarles de la detención y que estuvieran alertas en sus entidades de cualquier manifestación en contra de la referida reforma. Les pidió a todos absoluta discreción sobre el caso. Juan Díaz de la Torre, gente de la maestra –de quien se dice que no canta mal las rancheras–, fue electo como presidente del Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública, en sustitución de Elba Esther, por lo que quedó al frente del SNTE. Se dice que acató una “decisión de Los Pinos”, en la que se habría condicionado el apoyo a la actual dirigencia a “no meterse con el caso de Elba y alcanzar soluciones en materia de la negociación salaria y de la reforma educativa”. Por supuesto que de inmediato se disciplinó y dijo que el SNTE avalará la reforma educativa.

Después de la reunión privada que sostuvo con un grupo de  gobernadores el miércoles, por la noche el mandatario priísta envió un mensaje a la nación en cadena nacional –el primero que realiza a nivel nacional durante su mandato–, en el que precisó que el proceso contra Elba Esther Gordillo es ‘‘estrictamente legal’’ y responde a evidencias de un probable desvío ilícito y ocultamiento de recursos del SNTE. Puntualizó: ‘‘Los recursos de los sindicatos son de sus agremiados, no de sus dirigentes. Deben utilizarse en beneficio de los propios trabajadores’’. Además, garantizó un debido proceso y respeto a los derechos humanos para la lideresa sindical y las demás personas involucradas en la presumible comisión de diversos delitos del fuero federal.

Por otra parte se estaba en espera de la postura que asumiría el Partido Nueva Alianza, creación de la maestra Elba Esther. El golpe que sufrieron los panalistas y su cúpula al saber de su  detención, está siendo asimilada apenas. Poco antes de saberse la noticia, el presidente de ese partido, Luis Castro, dio a conocer a los legisladores la salida de Lucila Garfias como coordinadora de esa bancada en la Cámara de Diputados, quien fue sustituida por María Sanjuana Cerda Franco. Si bien se habla de que ese arresto afianza el poder de Peña Nieto, la orden es que los gobernadores estén alertas por vía de mientras con los focos rojos encendidos en cada uno de los estados de la República, no vaya a ser el diablo.

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Alerta por el caso Gordillo

Archivado bajo Alerta por el caso Gordillo

Los comentarios están cerrados.