¿Enfermó EU a Chávez?

PAULINO CÁRDENAS

Desde 2009, cuando trascendió que había un complot para asesinar a Hugo Chávez, supuestamente planeado por el gobierno francés de Nicolás Sarkozy, no había cobrado fuerza una teoría de la conspiración como ahora, cuando el vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, después de anunciar el fallecimiento del controvertido mandatario, dijo públicamente que el cáncer que lo afectó y mató pudo haber sido inoculado en el cuerpo del mandatario por los enemigos del llamado imperio norteamericano. Señaló que  ‘un día’ algún comité de especialistas podrá dar con la verdad acerca de la enfermedad que llevó a la muerte al controvertido mandatario, cuyas exequias se han llevado a cabo por las principales calles y avenidas de Caracas cargando su féretro sus más allegados entre sus miles y miles fieles seguidores, llorándole a su paso a quien consideran un héroe nacional.

“Nosotros no tenemos duda: llegará el momento indicado en la historia que se pueda conformar una comisión científica que revele que Chávez fue atacado para dañar su salud“, aseguró Maduro. Sugirió que pudieron existir tecnologías ocultas para inducir esta enfermedad. Recordó que en diciembre de 2011, cuando Chávez empezó a ver deteriorada súbitamente su salud, preguntó si el cáncer podía ser una enfermedad inoculada, inducida, provocada, que algunos de sus colegas padecieron, como Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff, de Brasil; Cristina Fernández, de Argentina y Fernando Lugo, de Paraguay, quienes lograron salir venturosos de esa enfermedad. Algunos de ellos son considerados hasta la fecha enemigos potenciales de Estados Unidos.

En las pimeras semanas después de haber anunciado que padecía cáncer, médicos allegados a los estudios que le realizaron en Cuba, manifestaron que Chávez padecía un leiomiosarcoma y explicaban que era  “un tumor del tejido muscular liso, muy agresivo y poco conocido en la comunidad médica y, lamentablemente, como es poco conocido, no existe un tratamiento adecuado”, según las palabras del médico venezolano José Marquina, quién asegura haber tenido acceso a los reportes médicos sobre la salud del mandatario. Según los especialistas, el leiomiosarcoma es un tumor de los tejidos de soporte del cuerpo, de manera específica en los músculos lisos. No es un tipo de cáncer frecuente; sin embargo, una persona corre mayor riesgo si estuvo expuesta a determinadas sustancias químicas, recibió radioterapia o tiene alguna enfermedad genética.

Sin embargo, la pregunta es: ¿se puede inocular el cáncer? Los expertos dicen que no. Con lo que sabemos actualmente, no, no es posible. Inyectar células cancerígenas en una persona no es suficiente para provocarle la enfermedad, pues el tejido anormal debe penetrar y crecer en otras áreas del cuerpo. Si le inyectas a una persona células vivas cancerígenas, probablemente el sistema inmune las atacará y destruirá a la brevedad, por lo que sólo es algo factible si la persona ya tiene un sistema inmunológico debilitado.

De hecho, esto ya lo intentó en un polémico experimento con presidiarios en una cárcel de Ohio el doctor Chester M. Southam en EU. Ninguno de los afectados desarrolló una metastasis, señala un reporte publicado por Alerta X en donde se añade: Ya entrando en el mundo de las teorías, uno podría suponer que se podrían extraer tejidos de una persona, exponerlos a un agente cancerígeno, y luego reintroducirlos en su cuerpo, aunque no hay registros de que esta técnica haya alguna vez funcionado para generar cáncer en una persona. También se podría aumentar las posibilidades de provocar el cáncer a través de la radiación. Una forma muy simple y eficaz sería irradiando el agua, tan simple como eso, o un alimento o un lugar. Por ejemplo: irradiar agua que van a beber en una reunión o cumbre. Suficiente radiación podría desencadenar un cáncer. ¿Así habría sido?

Se dice que es difícil que haya un mecanismo efectivo capaz de envenenar a una persona (en especial a un presidente que está permanentemente custodiado y cuidado por tierra mar y aire) de forma lo suficientemente sigilosa, como para no ser detectado fácilmente por sus aparatos de seguridad. Ante la insistencia de Nicolás Maduro de quererle echar la culpa al gobierno de Washington e insinuar que  el cáncer de Chávez fue  un ‘ataque’ del principal enemigo de Venezuela, el vocero del Departamento de Estado, Patrick Ventrell, rechazó “por absurda” la afirmación de que Estados Unidos haya estado involucrado de alguna manera en la causa de la enfermedad del presidente venezolano, “a pesar de las diferencias significativas entre nuestros gobiernos”. Sin embargo la pregunta es: ¿Chávez pudo haber bebido agua  irradiada durante una reunión o cumbre, para producirle cáncer?

En 2009 hubo un supuesto complot para asesinar a Hugo Chávez; se dice que la conspiración habría sido ordenada por el gobierno del presidente de Francia, Nicolás Sarkozy. Según relata el portal Rebelión, el principal cabecilla fue identificado como Frederic Laurent Bouquet, quien después de ser arrestado en Caracas el 18 de junio de 2009, al descubrirle un enorme arsenal, confesó ser parte del complot, junto a 3 ciudadanos dominicanos. Boquet, de origen francés, fue condenado a 4 años de cárcel por “ocultamiento de armas de guerra”. Al expirar su condena fue expulsado de Venezuela el 29 de diciembre de 2012, por “amenaza a la seguridad nacional”. Otro que acaba de ser expulsado de ese país es el agregado aéreo de la embajada estadounidense, David del Mónaco, por proponer a militares venezolanos en activo, “proyectos desestabilizadores” contra el gobierno chavista.

Twitter:@Paulinocomenta

Facebook.com/Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Enfermó EU a Chávez?

Archivado bajo ¿Enfermó EU a Chávez?

Los comentarios están cerrados.