¿Iban tras David Monreal?

PAULINO CÁRDENAS

Según se desprende de los trascendidos surgidos en los corrillos policiales donde tratan de desenredar las causas del complot criminal contra los hermanos Monreal Ávila, con base a diversos hechos y antecedentes se infiere que a quien querían matar primero, y tal vez únicamente, era al senador David Monreal, senador del partido Movimiento Ciudadano, por una probable venganza. El empresario detenido, Arturo Guardado, quien es compadre del diputado Ricardo Monreal, ex gobernador de Zacatecas, tiene un hermano que está desaparecido desde hace más de un año en Fresnillo, cuando el alcalde de ese municipio era el hoy senador. Ahora se entiende por qué éste escribió en su cuenta de Twitter que le daba gracias a Dios y al Santo Niño de Atocha de estar vivo. A causa de la información a cuentagotas y sesgada de la PGR, se empezaron a dar supuestas reconstrucciones del frustrado complot.

Por ejemplo, una que hizo el diario 24 Horas asegura que en las indagatorias los agentes descubrieron que los sicarios vigilaron a los hermanos Monreal durante toda la semana y pensaban asesinar a uno de ellos el miércoles 3 de abril. Según las fuentes consultadas, el blanco principal era David Monreal, a quien no pudieron matar porque ese día salió del Senado a bordo de una camioneta de un legislador del Partido del Trabajo, por lo que no identificaron su automóvil. Cuando no pudieron asesinarlo, buscaron a su hermano el diputado Ricardo Monreal, a quien estuvieron esperando en su oficina, pero precisamente ese día no llegó. El presunto autor intelectual del complot es el empresario de Fresnillo, Arturo Guardado quien habría contratado a un grupo de sicarios, presuntamente de Los Zetas, para cometer el atentado contra el senador del Movimiento Ciudadano.

Arturo Guardado fue detenido en Fresnillo y traído a la ciudad de México en calidad de indiciado, en donde ha estado declarando sobre su probable autoría en el complot criminal descubierto por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, Cisen, dependiente de la Secretaría de Gobernación. Trascendió que hay otros sospechosos detenidos y que están siendo careados por el mismo caso. Como sea, son muchas las preguntas que han empezado a surgir en torno a ese sospechoso complot contra los controvertidos hermanos Ricardo y David Monreal. Según la subprocuradora Mariana Benítez Tiburcio, los detenidos “confesaron” pertenecer a una “organización” para dar muerte a los hermanos Monreal. Sin más ni más. Como sea, cada día aparecen más datos y hechos que hacen poner en tela de duda el caso. Una de ellas, que no es cosa menor, habla de una vieja amistad que existe entre Ricardo Monreal y el procurador Jesús Murillo Karam.

Los servicios de inteligencia del Cisen han adolecido siempre de ineficacia e ineficiencia en cuanto a sus tareas supuestamente ecomendadas, y con fama mundial de espiar a quienes no debería, de pronto aparece como el niño aplicado que se supo todas las respuestas que le merecieron la estrellita en la frente. ¿De donde le salió tanta eficiencia? Según una cita de la agencia Apro, ‘de manera fortuita’, personal del Centro de Investigación y Seguridad Nacional escuchó en un escaneo de rutina, dos palabras claves: “diputado R y senador D”. Un analista dio seguimiento a los números telefónicos, al aumentar la prioridad por la referencia a legisladores. Añade que la siguiente conversación telefónica fue la que confirmó a las autoridades federales sus sospechas de que un grupo de sicarios viajaría al Distrito Federal, para cometer el crimen.

“Voy a México, tengo un contrato”, dijo uno de los supuestos sicarios.“¿A qué vas?”, respondió otra voz. “Voy a matar a unos perros”, respondió el sicario. Con esa información, un equipo especializado del CISEN dio seguimiento a los números identificados, hasta que el pasado lunes 1 de abril lograron escuchar una llamada en la que la persona identifica como contratante de los sicarios se mostraba muy molesta y les advertía: “Si no tienen huevos díganme para contratar a otros”. En la misma charla, el hombre molesto añadió “si no es el senador D que sea su hermano, el diputado R”.

Otro apunte periodístico aparecido el pasado viernes en Bajo Reserva de El Universal, señala que los controvertidos legisladores libraron, según las evidencias disponibles, el peligro inminente de un ataque, con móviles hasta ahora poco claros. Pero quizá el angel de la guarda haya sido la larga amistad de don Ricardo con el procurador Jesús Murillo Karam. Ello ha incluido compartir a un colaborador clave, como es el caso del señor Arturo Nahle, procurador de Justicia de Zacatecas con el actual gobernador Miguel Alonso Reyes. Nahle fue secretario de gobierno durante la administraciónde Monreal, además de secretario particular de Murillo cuando éste se desempeñó como mandatario de Hidalgo y luego su coordinador de asesores en el Senado.

La pregunta que surge es si la advertencia del complot criminal fue de ‘cuates’ por la rancia amistad entre Ricardo Monreal y Murillo Karam. ¿Y si no hubiera existido esa amistad lo habrían alertado? Por lo pronto parece quedar claro que quien se la debe al gobierno de Peña Nieto es el rebelde legislador zacatecano y ex coordinador de la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador, quiera que no. Cuando pretenda oponerse a las reformas peñistas que están por entrar al Congreso de la Unión y patalear y despotricar contra el jefe del Ejecutivo, no faltará que alguien le recuerde: “Le debes una a Peña que vale por muchas”.

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Iban tras David Monreal?

Archivado bajo ¿Iban tras David Monreal?

Los comentarios están cerrados.