Pacto, herido de muerte

PAULINO CÁRDENAS

Aunque el influyente diario The Washington Post apunta que el primer gran reto a las reformas emprendidas por el presidente Enrique Peña Nieto es el disidente movimiento magisterial de Guerrero, la verdad es que el affaire del caso Veracruz no solo se ha convertido en el primero y más serio traspié político del gobierno de Peña Nieto y de él mismo en lo personal, no solo por la indignación que provocó el salir al botepronto en defensa de la operadora de la campaña contra el hambre Rosario Robles, sino porque eso mismo provocó que la dirigencia panista haya pintado su raya y anunciado que no estarían haciéndole el caldo gordo al jefe del Ejecutivo en el Pacto por México mientras los recursos sociales estén yéndose a asuntos electorales.

A esta posición panista se unió la noche del lunes la dirigencia perredista. Por lo pronto PAN y PRD anunciaron que no estarían en la presentación sobre la reforma financiera que haría ayer martes en Palacio Nacional el propio presidente Peña Nieto acompañado por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, lo que motivó que fuera pospuesta indefinidamente hasta que las aguas volvieran a tomar su cauce. El PAN definirá el lunes si sigue en el Pacto o se sale. Mala señal, porque  el PRD podría seguirle los pasos, si su dirigencia llega a medir los pros y los contras y determina que podrían ganar más estando fuera que estar dentro del Pacto, mientras el Presidente se lleva las palmas. Aunque tendrían que medir bien el riegso de esa decisión.

Igual que el certero golpe de Saúl el ‘Canelo’ Álvarez contra el estadounidense Austin Trout a quien hizo que las piernas se le doblaran para hacerlo caer en la lona, lo que prácticameente le dio el triunfo logrando unificar los títulos superwelter el sábado en el Alamodome de San Antonio, así fue el golpe recibido por Peña con esa denuncia panista y el escándalo político en que se ha convertido desde que el dirigente de Acción Nacional, Gustavo Madero, diera a conocer las 13 horas de grabaciones de video en donde se escucha sin lugar a  dudas la forma en que se están dando las cosas en Veracruz,con la obvia anuencia del gobernador de la entidad, el cuestionado Javier Duarte de Ochoa, quien igual que la secretaria de Sedesol, está envuelto en el mismo escándalo.

A causa del ello fueron removidos de inmediato de sus cargos, el delegado de Sedesol, Ranulfo Márquez Hernández; Felipe Sosa Hernández, coordinador operativo de la dependencia; Heli César Mendoza y Raúl Molina, jefes de zona; Graciela Tejeda, enlace operativo del programa “65 y más”; Jesús Balbuena Buenrostro, enlace operativo del programa “Oportunidades”; y Mariano Molina, supervisor de “Oportunidades”. Pero ello no satisfizo a los quejos del PAN ni del PRD. Insisten en que haya juicio político en contra Rosario Robles para que sea castigada penalmente, lo mismo que contra el gobernador Duarte de Ochoa y los demás implicados en la operación de los fondos de los programas sociales de Sedesol que pretendían desviarse –o que ya se habrían desviado–, para la compra de votos a favor del PRI en Veracruz, lo mismo que estará sucediendo en Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas.

Por lo pronto los pejes y monreales volverán  a sacar a la palestra el caso Monex, alegando que lo de Veracruz con Sedesol es el mismo esquema de compra de votos con el que los operadores políticos priístas quieren ganar las elecciones no solo en Veracruz sino en los trece estados en donde habrá elecciones el 7 de julio próximo, incluido el relevo de gobernador en Baja California. Quieren ‘carro completo’ cueste lo que cueste. Al menos ese es el mensaje que se lee con la denuncia panista, partido que no tiene mucho decoro con qué hablar ya que en tiempos de Josefina Vázquez Mota como titular de Sedesol, lo mismo sucedió en tiempos electorales, como ha sucedido desde que Carlos Salinas de Goartari encontró en esa dependencia la gallina de los huevos de oro para la compra de votos. Vicios políticos de conveniencia que hoy han puesto en un predicamento al Pacto por México y a Peña Nieto.

Mientras tanto en Puebla el mandatario priísta subrayó ayer que es momento de hacer un alto en el camino, de reflexionar y lograr que todas las partes que signaron el Pacto por México vean en él un horizonte de transformación y desarrollo del país. Fue ahí donde le quiso dar un giro a su discurso para paliar la pifia de haber salido al botepronto a defender a Rosario Robles, de aquellos que según él solo ven su interés en lo electoral y para los comicios que vienen. Dijo que nadie debe lucrar con las carencias de la población y advirtió que su gobierno no tolerará el uso de los programas sociales para otra cosa que no sea el beneficio de la gente más necesitada. Después del niño ahogado de poco sirve tapar el pozo. Lo dicho, dichó está y el ‘no te preocupes Rosario’ quedará sin duda para la posteridad y de ahí se agarrarán sus adversarios, sus enemigos políticos, más los que no votaron por él.

Twitter:@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Pacto, herido de muerte

Archivado bajo Pacto herido de muerte

Los comentarios están cerrados.