Murillo Karam se salvó

PAULINO CÁRDENAS

El avión que se desplomó el martes en Zacatecas era usado con regularidad por Jesús Murillo Karam, procurador general de la República. Pudo haber muerto pero no era su hora. Sólo dos minutos después de haber despegado del aeropuerto de Calera la aeronave explotó en llamas y no hubo sobrevivientes. Murieron seis empleados de la PGR. El avión era un bimotor King Air, matrícula XELMV al servicio de la procuraduría. Si es cierto que una auditoría a la flota aérea de la Procuraduría General de la República realizada por una empresa estadounidense, urgió a modificar su departamento de mantenimiento ya que de lo contrario “sería inevitable” un incidente o accidente, la cosa resulta grave porque podría haber acusaciones por negligencia. ¿Contra quién o quiénes? La falta de presupuesto no deberá ser excusa.

¿Por qué seguía volando la aeronave deteriorada después de la advertencia? ¿Cuántos aparatos de vuelo andan en iguales circunstancias? Es un hecho que la muerte ronda a los funcionarios de la PGR que utilizan aeronaves’chatarra’, empezando por su titular. Su flota aérea sigue volando con muy alto riesgo. Hay una revelación al respecto: “El pasado 23 de marzo viajó a Zacatecas el procurador Murillo Karam, invitado por el señor gobernador Miguel Alonso Reyes al festival cultural. Yo fui a recibirlo al aeropuerto de Calera y al día siguiente lo fui a despedir, y comentábamos sobre la situación no muy buena de esta aeronave y otras más que tiene la Procuraduría General de la República”, comentó el procurador de esa entidad, Arturo Nahle García.

El funcionario comentó que el lunes la aeronave de la PGR viajó a Zacatecas y tenía programado regresar a la ciudad de México por la noche. “Sin embargo no lo hicieron, al parecer porque el avión traía unas fallas mecánicas, y decidieron hacerlo este martes aproximadamente a las 12 con 22 minutos”, dijo Nahle. El caso es que la aeronave arribó a Zacatecas para trasladar a varios reos del fuero federal que se encuentran sujetos a proceso, y que quedaron recluidos en el penal de Cieneguillas que se ubica casualmente en la misma zona del avionazo, a unos cinco kilómetros. Supuestamente los reos pertenecen al cártel de Los Zetas. Los restos de la aeronave quedaron completamente incinerados y retorcidos, aparentemente por la explosión ocurrida al estrellarse con la tierra, sobre unas parcelas ubicadas a escasos 800 metros de la autopista Zacatecas–Fresnillo.

Y mientras las autoridades determinan las causas de esa tragedia aérea, independientemente de si el desplome fue por fallas mecánicas, han comenzado las conjeturas de los sospechosistas. Una, que la aeronave pudo haber sido afectada deliberadamente por presuntos sicarios, ya que está reciente el caso de los hermanos Monreal Ávila, Ricardo y David, a quienes un empresario zacatecano, Arturo Guardado Méndez, pudo ser el autor intelectual del frustado atentado contra ambos legisladores, según indagatorias de la PGR. Se detectó ese intento de asesinato de manera fortuita, ya que el empresario venía siendo investigado por la PGR y siguiéndole sus pasos, por su posible relación con el narcotráfico. Incluso trascendió que dos de los detenidos, Juan Carlos Esqueda y Jesús Guerrero Ruiz, eran posibles sicarios de Los Zetas. También fue detenido el chofer del empresario, José Luis Vázquez Delgado. El titular de la PGR reconoció que Guardado responsabilizó a los hermanos Monreal del secuestro de su hermano.

Otra conjetura del sospechosismo, en caso de no haber sido un accidente la explosión de la aeronave, es que pudiera estar vinculado con la detención el martes de Inés Coronel Barreras, presunto suegro y operador de Joaquín “El Chapo” Guzmán, aunque se supone que la aprehensión estuvo a cargo de la Policía Federal en coordinación con las Fuerzas Armadas. Coronel Barreras es padre de Emma Coronel Aispuro, quien en agosto de 2011 dio a luz a dos gemelas en Los Angeles, California. Emma es la tercer esposa de ‘El Chapo’ Guzmán, y es sobrina del extinto capo Ignacio ‘Nacho’ Coronel. La Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos tiene colocado a Inés Coronel en su “lista negra” desde enero pasado.

Murillo Karam anunció que a su llegada a la PGR había encontrado hecho un desastre esa dependencia y que ya estaba por terminar una reestructuración de fondo que deberá ser aprobada por el Senado de la República. Pero el funcionario tiene además un nuevo problema a cuestas: las declaraciones que acaba de hacer el ex director de la SIEDO –hoy Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, SEIDO–, José Cuitláhuac Salinas, de que la PGR fue utilizada “como un instrumento” en la detención del general Tomás Ángeles Dauahare. Cree que fue una intromisión de los militares, lo que coloca a la ex procuradora Marisela Morales en un predicamento. Pero ella está puesta para ser cónsul en Milán, Italia.

Salinas reveló también que ha sido amenazado de muerte él y su familia, se supone que por los Caballeros Templarios de Michoacán; asímismo se quejó ante los medios de que la actual administración de la PGR no ha cumplido con la seguridad que por ley deben tener los ex funcionarios de alto nivel de esa dependencia; se han hecho guajes con eso.  En fin, todo un escándalo y un enredo que hace sospechar muchas cosas que nadie al final explicará cabalmente. Se irán como siempre por la retórica discursiva y de ahí no los sacarán. Lo que es cierto es que Murillo Karam pudo haber ido en la aeronave que se desplomó en Zacatecas, la cual utilizaba con frecuencia. Accidente o no, escapó de morir. ¿La PGR seguirá utilizando las aeronaves “chatarra” hasta que haya otro accidente fatal? ¿Y si al procurador le toca ir en otro vuelo que también pudiera desplomarse?

Twitter:@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Murillo Karam se salvó

Archivado bajo Murillo Karam salvó de morir

Los comentarios están cerrados.