Fue cuento lo del ‘Chapo’

PAULINO CÁRDENAS

El golpeteo de los mandos de las organizaciones antinarcóticos, anticrimen y antiterrorismo de Estados Unidos que iniciaron a través de The Washington Post, The New York Times y Los Angeles Times antes de la llegada de Barack Obama a México, por el cambio de estrategia anticrimen del gobierno de Peña Nieto, ahora saltó a los medios televisivos. El turno fue de la cadena Univisión, que con la misma consigna, insiste en saber por qué el Nuevo esquema dejó fuera de la jugada a agentes armados norteamericanos en la lucha contra los cárteles de la droga,  así como haber suspendido el paso indiscriminado por aires mexicanos de aviones no tripulados, los llamados drones que maneja personal del Pentágono, y que cualquier asunto relacionado con el combate a los capos de la droga por parte de esas agencias norteamericanas deberá ser ahora a través de la ventanilla única a cargo del secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong.

El nuevo ingrediente en la entrevista con ese medio televisivo, fue la pregunta de si era verdad que el gobierno mexicano se habría negado a atrapar a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, información que supuestamente fue otorgada a las autoridades mexicanas por una de las agencias de inteligencia norteamericana. Al respecto dijo Peña: Si supiéramos dónde está, ya estuviera detenido. Aclaró que son meras especulaciones, y explicó que si se supiera con tal precisión, “sea de parte nuestra o de las autoridades norteamericanas, la ubicación de quien es un delincuente y está perseguido por las autoridades de ambos gobiernos, ya hubiéramos dado con él y hubiese sido aprehendido aquí”. Asímismo, negó que se haya roto la cooperación con las autoridades del gobierno de Estados Unidos en la lucha contra del narcotráfico.

Por el contrario, aseguró, se sigue trabajando coordinadamente y prueba de ello es que se encuentran varios “objetivos” que se han detenido con información de las agencias estadounidenses. Y dio un dato que por cierto no se le dio la debida difusión. Dijo que al inicio de la administración “teníamos identificados 121 ‘blancos’ contra los cuales habría que ir y orientar el esfuerzo, de los cuales 41 ya fueron detenidos; tres cayeron en enfrentamiento con las agrupaciones policiacas”, con lo que quiso reconocer la cooperación que ha habido de parte de las agencias de inteligencia del gobierno norteamericano. Hay la insistencia en saber por qué la estrategia en la lucha contra el narcotráfico, sacó de la jugada a agentes armados que venían actuando como Juan por su casa en México.

Pero no solo eso. El Pentágono quiere saber también por qué Peña no quiere que haya más vuelos indiscriminados de aviones no tripulados cruzando cielos mexicanos, como sí lo permitió Felipe Calderón durante su sexenio. Pero lo que más ha incomodado a los mandos de las agencias norteamericanas de inteligencia, es que ahora tendrán que remitirse a una ventanilla única para todo lo relacionado con esa ‘cooperación’ con las autoridades mexicanas. Y esa ventanilla se llama Secretaría de Gobernación, donde despacha como titular Miguel Angel Osorio Chong. Antes los asuntos de inteligencia lo hacían directamente con mandos militares, de la Policía Federal, de la Marina o con quien se les pegaba la gana. De ahí la decoordinación que había en la lucha anticrimen. De ahí el gran fracaso de la política bélica antibarco calderonista.

Obama había dicho en público que quería escuchar de viva voz del presidente mexicano, los detalles de su nueva estrategia anticrimen. Por ello se daba por hecho que él y Peña abordarían el tema de seguridad durante su visita a México. ¿Qué lo habría cambiar de intención? ¿No quiso ser el corre ve y dile de los enojados mandos de inteligencia? ¿O prefiere que sean los medios estadounidenses los que sigan provocando a Peña Nieto y a su equipo de seguridad hasta hacerlo estallar con ese tema?

El hecho es que los mandos de las organizaciones de inteligencia están a disgusto porque el mandatario mexicano les cambió las reglas del juego en el tereno de la cooperación norteamericana a través de la llamada Iniciativa Mérida, cooperación que, ahora se sabe con más detalle, el ex mandatario panista le había suplicado al gobierno de Washington, para ‘acabar’ con los capos de la droga, en una guerra que les declaró al principio de su gobierno y que ahora niega que lo haya hecho, lo que indica un claro síndrome de Alzheimer. O de plano se hace guaje, haciéndole al tío Lolo.

Ese esquema terminó con el nuevo gobierno. Por ello, desde el otro lado de la frontera quieren, mediáticamente por ahora, hacer que se modifiquen los términos de esa estrategia peñista y se vuelva al esquema anterior donde podían no solo entrar los agentes hasta la cocina, sino hasta las entrañas del país. Habrá que ver con qué otra salen los intereses afectados de las agencias de inteligencia del vecino país del norte, y lo que tendrá que soportar Peña Nieto. Porque las presiones seguirán. Eso que ni qué. ¿Hasta dónde quieren llegar? Por lo pronto, esa nueva historia que cocinaron sobre la negativa del gobierno de Peña de detener al ‘Chapo’ supuestamente a sabiendas de dónde estaba en México, tampoco les funcionó. Fue puro cuento. ¿Qué sigue?

Twitter:@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Fue cuento lo del ‘Chapo’

Archivado bajo Fue cuento lo del 'Chapo'

Los comentarios están cerrados.