Seguridad, un hoyo negro

PAULINO CÁRDENAS

Muchos observadores coinciden que en materia de seguridad, México ha entrado en un hoyo negro. La desatada criminalidad podría echarle a perder el numerito al mandatario mexicano con su reciclado Pacto por México. Cuando reaccione podría ser tarde. Hasta ahora ningún funcionario del gabinete de seguridad se ha atrevido a hablarle claro al presidente Enrique Peña Nieto sobre la amenaza que representan los cárteles de la droga que siguen operando en México en la más completa impunidad, la cual parece estar regida por un elevado grado de corrupción como en el sexenio pasado, y que de seguir con esa política del silencio y del aquí no pasa nada en esa materia, el costo social y político para su gobierno puede ser impredecible y desastroso.

Aquellos mexicanos que siguen sufriendo en carne propia los embates de los sicarios al servicio de los capos que continúan operando en la más completa impunidad, están desencantados con la nueva política de seguridad que parece inexistente. Ninguna autoridad, local, estatal, ni federal quiere entrarle a poner coto a las agresiones de los vándalos disfrazados de maestros que tienen en jaque a Guerrero, Michoacán o Oaxaca, ni a los criminales embozados que siguen teniendo contra la pared al rector de la UNAM como sucedió también con la rectora de la UACM por parte de los ‘alumnos’ de ese centro de estudios o los brotes rebeldes de los ‘mentores’ de la CNTE que están en contra de la reforma educativa y que amenazan con realizar un paro nacional si el gobierno federal no les resuelve sus demandas.

Y lo que está sucediendo en La Ruana, Michoacán, está peor ya que puede ser el hito que marque una nueva etapa de disturbios y derramamiento de sangre que no se ha vivido en décadas en México. En ese lugar, la ola de hostigamiento del grupo delictivo los Caballeros Templarios contra la población, ha llegado al grado de una amenaza abierta de que mañana 10 de mayo, Día de las Madres, tienen preparado un ‘regalito ejemplar’, para acabar con los grupos civiles de autodefensa que han surgido ahí ante la parálisis y miedo de las autoridades que no han servido más que para coludirse con ese tipo de organizaciones y sumarse en contra de gente inocente y de trabajo, que lo único que quiere es vivir en paz.

Ese mismo esquema de extorsiones, secuestros, torturas y asesinatos a mansalva, se ha venido repitiendo en otras entidades del país, ante la indolencia de las autoridades. Hay una mezcla de debilidad y miedo por parte de los encargados de garantizarle seguridad a la población que por eso ha tenido que reaccionar, armarse y defenderse. Y ante los embates cada vez más violentos de las bandas criminales, los inconformes que ya están hartos de tanta debilidad gubernamental están dispuestos a hacerse justicia por su propia mano, mientras el gobierno federal y los gobiernos estatales y municipales, incluido el DF, no pasan de hacer llamados al diálogo y a la concordia que ningún delincuente atiende.

Para Peña Nieto el Pacto por México ha sido lo más importante desde que inició su gobierno. Considera que ese instrumento político será el ábrete Sésamo para alcanzar los logros que requiere el país y que será catapulta para que en el Congreso sean aprobadas  las reformas estructurales que propone el mandatario priísta, sin importar que ese instrumento político en el que cree ciegamente el mandatario priísta haya venido a sustituir el papel del Poder Legislativo aunque se niegue. Incluso entre los integrantes de las cúpulas partidistas de oposición que forman parte del Consejo Directivo del Pacto y los coordinadores legislativos, empieza a haber serias discrepancias.

Su prioridad había venido a menos a raíz de que el dirigente del PAN hizo público que los recursos que irían para los pobres que más padecen hambre en el país, en Veracruz estaban listos para darles grandes mordiscones al presupuesto de la Sedesol, destinados a la compra de votos a favor del PRI y ganar las elecciones del próximo 7 de Julio, por lo que Acción Nacional amenazó con salirse del Pacto, decisión que fue secundada por el PRD. Esto puso en aprietos al gobierno federal, por lo que Peña ordenó hacer un receso hasta que las ovejas negras regresaran al redil. El mexiquense sabía de antemano que regresarían por una simple razón: Porque sus dirigentes no iban a perder los recursos del erario para su subsistencia. Por eso PAN y PRD acabaron declarando que ‘México es primero’. Simulación y cinismo juntos. Con eso vino el relanzamiento del pacto de conveniencias políticas con un ‘adendum’ con olor a chantaje.

El hecho es que en el tema de seguridad, el gobierno priísta ha ordenado meterle freno a la persecusión armada contra las organizaciones delictivas del narcotráfico y del crimen organizado, y ha optado por la política del silencio en los medios, en aras de no quererse parecer a la estrategia de la administración anterior. Hay una evidente parálisis. Ello tendrá sin duda un costo social y político muy elevado, conforme los conflictos se vayan multiplicando en todo el país y se conviertan en incontrolables. El gobierno federal está entrando en un hoyo negro que no tiene fondo y del que difícilmente podrá salir, si no endereza el rumbo en materia de seguridad. Por más fiesta que se le haga a las reformas estructurales como la que se anunció ayer con bombo y platillo en el Castillo de Chapultepec.

Twitter:@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Seguridad, un hoyo negro

Archivado bajo Seguridad un hoyo negro

Los comentarios están cerrados.