Narco se expande al DF

PAULINO CÁRDENAS

Aunque la jefatura de gobierno lo niega, es obvio que las redes del narco se expanden cada vez más al Distrito Federal. Los casos están a la vista. Pero lo que más preocupa a las autoridades, no solamente de la capital, sino de los estados aledaños al Distrito Federal que integran el Escudo Centro que han hecho una alianza estratégica para supuestamente blindar a sus entidades contra el avance del crimen organizado, es que la disputa por el territorio quizá más codiciado de la nación que es la ciudad de México, va en aumento. Las autoridades señalan que no están asentados los cárteles en la capital del país aunque es evidente que es punto de operación que cada día se expande más. En el DF el narco no se ve pero se siente. Está pero no está. Es algo parecido al ‘me voy pero no me voy’ del Papa Juan Pablo Segundo cuando vino por última vez a México.

Desde hace varios años el Aeropuerto Internacional Benito Juárez ha sido bastión operativo de al menos uno de los principales cárteles de la droga por donde meten y sacan droga y dólares en efectivo, en evidente colusión con autoridades policiales, lo cual sale a relucir cada vez que el asunto salta a los medios. Pero la rebatiña ahora es por las zonas de la capital del país, en donde han brotado antros como hongos y donde hay vida nocturna muy activa y cada vez prolifera más la venta de estupefacientes de todos calibres, como es entre otros el rumbo de la Condesa y la Zona Rosa, ubicadas en la colonia Juárez de la delegación Cuauhtémoc, en donde en fechas recientes se han dado los casos de al menos un asesinato y de un supuesto secuestro multitudinario que hasta ahora siguen sin ser resueltos.

Pero hay muchos otros rumbos en la capital mexicana en los que el narcomenudeo se ha expandido. Lo mismo sucede en el estado de México en donde las autoridades niegan que existan asentados cárteles de la droga, pero donde prolifera cada vez más la venta de mariguana, cocaína e incluso drogas sintéticas que se venden hasta en tienditas ubicadas en los alrededores de las escuelas, como sucede en otros estados de la República y en el DF. Los gobiernos de los estados de México, Puebla, Morelos, Guerrero, Hidalgo, Tlaxcala y del Distrito Federal, han suscrito una alianza que han llamado Escudo Centro, para supuestamente proteger a la ciudadanía del avance de los cárteles. Estas entidades son corredores de la droga e incluso algunas se han vuelto centros de operación de las organizaciones criminales organizadas, como sucede en  el estado de Michoacán.

Son al menos cuatro cárteles de la droga que vienen luchando entre ellas por el dominio territorial para sus operaciones y todos quieren dominar la principal plaza que es el Distrito Federal. El jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, ha insistido en que no hay indicios de que grupos del crimen organizado –como las bandas dedicadas al narcotráfico, trata de personas, robo de autos, extorsiones, entre otros– operen en la Metrópoli. Ha dicho que la lucha que se tiene que dar es contra el narcomenudeo, en coordinación con diversas autoridades. Y ha descartado que en la capital del país se encuentren asentados cárteles de la droga. Asímismo, ha reiterado que la seguridad está garantizada en la capital del país. Ese es el dicho. El hecho es que quienes manejan el fenómeno del narcomenudeo son los cárteles de la droga, no las asociaciones civiles ni religiosas. Y aunque se afirme que no existen cárteles asentados en el DF, es un hecho que lo han convertido en el gran centro de distribución y en arena de lucha territorial.

Desde hace más de una década la ciudad de México comenzó a convertirse en un ‘foco rojo’ del narcomenudeo en donde, si en 2007 había un estimado de alrededor de 5 mil puntos de venta, al 2013 esa cifra se habría al menos triplicado, ya que los datos no publicados hablan de que esa actividad ha proliferado de manera escandalosa y la venta de drogas en antros y otros muchos puntos ubicados en varias delegaciones políticas del Distrito Federal y en los barrios citadinos, el aumento de ventas, principalmente de mariguana y cocaína, ha sido descomunal. Sin embargo, las autoridades minimizan esa certeza.

Cálculos estimados a principios del sexenio pasado señalaban que los principales puntos de venta de drogas estaban ubicados en cerca de 80 colonias, fundamentalmente del centro y oriente de la ciudad de México. Esas cifras sin la menor duda han crecido de manera exponencial. Se estima que el aumento del número de puntos de venta de narcomenudeo crecía a razón de 130 por mes. Las delegaciones donde ha aumentado mayormente la venta de drogas al menudeo son, Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Álvaro Obregón, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo y Azcapotzalco.

Pero es en la delegación Cuauhtémoc en donde están ubicados los principales antros a los que asisten consumidores de mayor poder adquisitivo cada noche, y es justamente en donde ha empezado a detonar el conflicto territorial entre las bandas que venden droga que se pelean la zona. Un tema que sin duda seguirá dando mucho de qué hablar porque, quiérase o no, el narco y sus actividades avanzan aceleradamente hacia el Distrito Federal.

paulinocardenas.wordpress.com  

Anuncios

Comentarios desactivados en Narco se expande al DF

Archivado bajo Narco se expande al DF

Los comentarios están cerrados.