¿Y ‘El Chapo’ cuándo?

PAULINO CÁRDENAS

Se cree que la detención del Z-40, Miguel Ángel Treviño Morales le deja el camino libre al cártel de Sinaloa que comanda Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán quien desde que desapareció de la cárcel hace 13 años, pero no. Aunque el capo sinaloense goza de privilegios que ningún otro capo de las mafias mexicanas, la pregunta que muchos se hacen dentro y fuera del país es, ¿y el Chapo cuándo? La influencia y poder delictivo de éste ha trascendido nuestras fronteras y sus actividades tienen presencia en toda América, Europa y Asia.

Si bien no habría que regatearle méritos a la detención del Z-40, habrá que ver si en este sexenio sí se da con el paradero del Chapo y también logra ser detenido, ya que se dice que esa aprehensión fue gracias a la acción coordinada de las instancias que agrupan al sistema de seguridad, aunque el mérito se atribuye a un comando de elite de la Marina mexicana. Por lo pronto la DEA felicitó al gobierno de Peña Nieto por la captura del famoso capo.

Conociendo la ferocidad de Los Zetas no es dudarse que por la aprehensión de su principal cabeza, vengan desquites sangrientos contra hombres de nombre incrustados en las áreas de inteligencia y seguridad, mexicanos y estadounidenses, ya que la DEA habría colaborado siguiéndole la pista al capo tamaulipeco durante meses. Se cree que el hermano menor de Miguel Ángel, Omar Treviño Morales “El Z-42”, pudiera asumir el liderazgo. En octubre de 2012 se creyó que éste había muerto en Zacatecas en una emboscada militar.

Otro hermano, José Treviño Morales, se halla preso en Texas condenado por un juez a 20 años de prisión, acusado de conspiración por  lavado de dinero. La banda de Los Zetas fue formada en 1988, a la sombra el capo Osiel Cárdenas Guillén, ex líder del cártel del Golfo. El ex militar Arturo Guzmán Decena –El Z-1– fue el líder fundador de ese grupo delictivo. El penúltimo líder fue el fallecido Heriberto Lazcano alias ‘El Lazca’.

Con la detención del Z-40 el gobierno cree que la organización ha disminuído su peligrosidad. Sin embargo habrá que ver cómo se reorganiza ese grupo, que cuenta con cuatro líderes principales que manejan las rutas del narcotráfico hacia Estados Unidos, en donde está su principal clientela. Quienes conocen bien la génesis y configuración de Los Zetas señalan que al menos existen otras cinco cabezas que hasta ahora no han sido importantes mediáticamente, pero igual podrían asomar el rostro muy pronto.

Y mientras el vocero del sistema de seguridad se regodea narrando detalles de la detención, la pregunta de mucha gentes es cuándo le tocará el turno –si es que un día le toca–, a Joaquín Guzmán Loera alias El Chapo, quien se ha convertido en toda una leyenda en vida desde que habría salido caminando por la puerta grande de la cárcel de alta seguridad de Puente Grande, Jalisco, en enero de 2001, o antes si es verídica la versión de que el líder del cártel de Sinaloa salía y entraba como Juan por su casa de esa pentenciaría, la cual tenía bajo su control, junto con Jesús Héctor ‘El Güero’ Palma y Arturo Martínez Herrera alias ‘El Texas’.

La pregunta de los enterados fue: ¿Porqué se fugó solamente el Chapo y no su amigo y compadre, El Güero Palma y su entonces nuevo socio, Martínez Herrera, jefe de la violenta banda de Los Texas que operaba en Tamaulipas, asociada con el cártel de Juárez, como lo estaban Guzmán Loera y Palma en Sinaloa y el centro del país? Existe una tesis que pareciera argumento de película:

Se afirma que El Chapo y sus compañeros solían salir de Puente Grande de manera frecuente. Quizá Guzmán Loera no estaba en Puente Grande cuando se estableció el operativo de seguridad que reemplazó a los mandos y custodias del penal por otros nuevos. Quizá por eso, en términos estrictos, El Chapo no se escapó de Puente Grande, sino que ese operativo lo “encontró” fuera del reclusorio y decidió quedarse fuera. Se dice que el 7 de noviembre del año 2000, faltando tres semanas para que Vicente Fox asumiera el mando del país, tres custodios fueron citados dentro del propio reclusorio para recibir instrucciones.

Les dijeron que decidieran si aceptaban o no ser parte del equipo de protección de “los jefes” y les recordaron que a más tardar el 20 de noviembre, tenían que haber decidido, porque el primero de diciembre, cuando entrara en funciones el nuevo gobierno, “tenían que encontrar todo en orden” para “no ser molestados”. El problema fue que “los jefes” encargados de la custodia del penal no pertenecían a ninguna autoridad gubernamental. Eran ‘El Chapo’ Guzmán, ‘El Güero’ Palma y ‘El Texas’ Martínez Herrera, los tres principales detenidos en Puente Grande.

El 19 de enero de 2001, luego del reemplazo de custodios, se dio a conocer que el capo sinaloense se había fugado. Eso es parte de la leyenda urbana. Después de la detención del líder de Los Zetas, si de veras el gobierno ha conformado una organización de inteligencia de elite, el gran reto para Enrique Peña Nieto en el combate al narcocrimen se llama Joaquín Guzmán Loera. Sería un hitazo, sin duda el más audaz e impactante a nivel internacional, que marcaría un hito en la historia de la lucha mundial contra el narcocrimen.

paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Y ‘El Chapo’ cuándo?

Archivado bajo ¿Y 'El Chapo' cuándo?

Los comentarios están cerrados.