Captura no elimina poderío

PAULINO CÁRDENAS

Si habrá o no reacomodos en el máximo mando de Los Zetas, el poderío de esta organización al parecer no merma, lo que tiene preocupados a varios mandos que le siguen la pista, lo mismo en México que en las áreas de antinarcóticos estadounidenses. Esta semana han habido algunos enfrentamientos entre cárteles y miembros del Ejército al norte del país con saldo de varios muertos, entre ellos supuestos sicarios que pudieran pertencecer a esa organización delictiva que sigue teniendo presencia en Coahuila, Nayarit, Zacatecas, Nuevo León, San Luis Potosí, Colima, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Campeche, Yucatán, Estado de México, Chihuahua, Chiapas, Quintana Roo, Tamaulipas, y Guerrero, según un informe de la División Antidrogas de la Policía Federal. 

Esa banda, al día siguiente que fue atrapado Miguel Ángel Treviño Morales, el Z-40, minimizó la detención y aseguró que la captura de su líder no termina con el grupo criminal. ‘El señor 40 está vivo’ señalaban diversos mensajes colgados en distintos puntos de Tamaulipas, de donde es originario el capo, considerado el más sanguinario que ha habido. El mismo mensaje, el cual rubricaban con la letra ‘z’, estaba dirigido a ‘amigos y enemigos’ y se señalaba que ‘esto no se acaba hasta que se acaba’. Añadía que “no pasó nada” y que “no habrá reacomodos ni nada”. Las mantas aparecieron en puentes y avenidas de Nuevo Laredo, Valle Hermoso, Ciudad Victoria, Mante, Ciudad Valles, Llera y otras comunidades. Se leía que ese grupo delictivo “está estructurado y bien hecho; un grupo sólido y bien dirigido y unido que ni el CDG, ni los Chapos, ni michoacanos nos asustan”.

Quienes creen que con la caída del Z-40, esa organización delictiva queda con poco margen de acción, podrían estar equivocando su apreciación pues existen cuatro líderes que manejan las rutas, las células y las pandillas, que seguirían las instrucciones que desde la cárcel les seguiría dando su líder. Uno es Omar Treviño Morales, El Z-42, hermano menor de Miguel Ángel. Los otros son Sergio Ricardo Basurto Peña, ‘El Grande’, Maxiley Barahona Nadales, ‘El Contador’, y Roman Ricardo Palomo Rincones, ‘El Coyote’. Como se sabe, a la desaparición de Heriberto Lazcano ‘El Lazca’, abatido por la Marina en octubre de 2012, cuyo cadáver se dice que fue robado de la funeraria por el propio Z40 y un comando armado, éste tomó el mando de la organización.

El reto que tiene enfrente ahora el gabinete de seguridad que encabeza el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y operativamente la Marina Armada de México a la que desde el sexenio pasado se le viene confiando más que al Ejército esa tarea, es apurar los trabajos de inteligencia, persecusión y tácticas de enfrentamiento para capturar a quienes siguen manteniendo activa esa organización, que para muchos podrían endurecer aun más su actividades después de la detención de su lider. Los límites colindantes de estados como Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas es territorio zeta. Se ha sabido que Anáhuac, Nuevo León, ha sido incluso centro de adiestramiento. Los Zetas han tenido bajo su yugo a tenientes, subtenientes, sargentos, cabos y soldados, a base de pagas por estar de su lado y darles información efectiva de ‘los contrarios’. Por eso tienen la mayor presencia territorial en el país. Todo eso lo saben las autoridades mexicanas, pero también y quizá con mayors detalles, los organismos estadounidenses de combate al narcotráfico.

Tan es así que los agentes de instancias como la DEA, el FBI, ICE y ATF (por sus siglas en inglés), actuaban en México como en su propio territorio. De hecho el ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, concentraba las operaciones contra el narcotráfico, dirigidas por las agencias extranjeras, que operaban desde la PGR y su búnker en Reforma. Sin embargo, el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, a su llegada al cargo comenzó a revisar los acuerdos secretos de Felipe Calderón con EU, que permitía a las agencias extranjeras antinarcoticos el control de la PGR en la “guerra” contra las drogas. La instrucción presidencial ha sido quitarle el derecho de picaporte que tenían los agentes de esas instancias de investigación norteamericanas y que cualquier coordinación relacionada con el combate a las bandas criminales deberá realizarse a través del titular de Gobernación, lo que ha sacado de onda a Washington.

Actualmente se procesa en Texas a un hermano del líder de Los Zetas, aprehendido por conspiración relacionado con lavado de dinero y vínculos con el crimen organizado. Se trata de José Treviño Morales, quien era considerado el segundo mando de ese grupo delictivo. Fue capturado en Oklahoma. Ambos hermanos establecieron un exitoso criadero de caballos (Tremor Enterprises), con el que lavaron “millones de dólares del narcotráfico”, según las autoridades antinarcóticos estadounidenses. Por cierto, José tenía de socio prestanombres al empresario veracruzano Francisco ‘Pancho’ Colorado, quien consiguió decenas de contratos con Pemex, algunos que siguen vigentes, pese a que está acusado en Texas también por conspiración y vínculos con el narco. Pero esa es otra historia.

Recientemente estuvo en México la casi exjefa del Departamento de Estado, Janet Napolitano, quien había venido insistiendo en posibles alianzas de Los Zetas con el grupo extremista islámico Al Qaeda. Se cree que una de los puntos que pudo haber tratado la influyente funcionaria norteamericana con el titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, fue la posible extradición del Z40. ¿El capo tamaulipeco podría volverse allá testigo protegido? Porque aunque está entrenado para matar, se dice que ama la vida. La opción que tendrían las autoridades norteamericans es sacarle información valiosa, a cambio de reducirle la pena.

paulinocarrdenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en Captura no elimina poderío

Archivado bajo Captura no elimina poderío

Los comentarios están cerrados.