Modernizar sin privatizar: CC

PAULINO CÁRDENAS

Resultó que con la iniciativa de reforma energética que presentó ayer Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, lider moral y fundador del PRD, en el Monumento a la Revolución en donde reposan los restos de su padre Lázaro Cárdenas del Río, como se esperaba apareció como un andamiaje distinto al propuesto por la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto, en busca de modernizar a la industria petrolera, pero sin privatizar Pemex. La propuesta perredista difiere de la del jefe del Ejecutivo federal en que su partido no busca modificar la Constitución para mejorar la operación de cada una de las filiales de la empresa, y en cuanto a la conceptualización de un diseño prospectivo, su propuesta asegura que si bien habría la participación de capital privado en esa industria, que la renta petrolera no quede sujeta a las veleidades de los señores del dinero que pudieran venir a inyectarle recursos a la primera industria del país para su rehabilitación y su óptimo desempeño.

De esa manera el ex gobernador de Michoacán –por el PRI de aquellos entonces–, ayer marcó su raya en torno a la reforma energética, que incluye otra para la CFE. Dijo que con la reforma que propone el Ejecutivo federal, “Pemex quedará excluido a manos de particulares, y permitirá que las compañías expropiadas en 1938 vuelvan a tener el control del sector”. Se trata, dijo de la propuesta presidencial, de una iniciativa privatizadora y antipatriótica, “dígase lo que se diga”. Aseguró que se puede modernizar la industria petrolera, pero sin privatizarla. Antes había comentado en entrevista televisiva que el partido del sol azteca no anda en busca de que caigan cabezas en la paraestatal, incluida la del lider del sindicato petrolero Carlos Romero Deschamps. “Eso le toca resolverlo al gobierno” no a su partido, puntualizó. Al exaltar las bondades de la reforma que propuso a nombre del PRD, afirmó que tiene una visión nacionalista y progresista, y no es entreguista.

Hace unos días en un artículo que escribió, había criticado que la propaganda del gobierno federal a favor de la propuesta del presidente Peña Nieto, en la que se utiliza la figura de su padre quien  expropió la primera industria del país hace 75 años, “es una campaña falaz y ofensiva” ya que tergiversa el fondo y razón de la medida expropiatoria. Ayer indicó que la iniciativa presidencial  “permitirá que las compañías expropiadas en 1938 vuelvan a tener el control del sector”. Indicó que en el discurso que apoya esa reforma, “se hacen referencias vagas a posibles reformas secundarias”. No cabe pues, dijo, sustentar la reforma en la figura de su padre. “Es falaz, y ofende a quienes verdaderamente se identifican con el ideario de Lázaro Cárdenas”. Indicó que la reforma más perjudicial será la del artículo 28 Constitucional pues desde su punto de vista el Estado no debe perder la propiedad de los recursos energéticos.

Afirmó que su iniciativa se enmarca con objetivos claros como prolongar las reservas; disminuir gradualmente las exportaciones de los recursos; desarrollar las cadenas productivas; aumentar la capacidad de producción, y refinación, además de construir nuevas instalaciones. Puntualizó que su iniciativa busca conceder autonomía presupuestal y de gestión tanto de Pemex como de la CFE; reducir la carga fiscal dela paraestatal; impulsar la transición energética; dar un nuevo destino a los recursos con el Fondo para Recursos Excedentes Petroleros, al cual deberá autorizar el Congreso la ejecución de gasto. Recalcó que la reforma perredista quiere convertir a Pemex en una empresa pública, contrario a lo que busca la de Peña Nieto.

Ciertamente, como lo plantea Cárdenas, debe dársele a la industria petrolera autonomía técnica y operativa, y esperar resultados que por supuesto no serán a corto plazo. Es importante acotar y establecer claros límites sobre lo que se pretende para reactivar a la primera industria del país, dejada de la mano de Dios por dos factores principales: la negligencia de los gobiernos en turno, y porque aunque ya sea una vaca flaca, se le sigue exprimiendo la leche presupuestaria que va directo a completar el ‘chivo’ del erario público, incluso a costa de endeudar anticipadamente cada año a Pemex. Esto ha sucedido por sexenios, y ahora que anda dando tumbos la empresa –aunque hay quienes aseguran que no está quebrada sino que ha estado muy mal administrada y ha sido la caja grande del gobierno del color que sea–,  cuando está a medio morir se quiere revivir a la gallina de los huevos de oro.

Y aunque Cárdenas Solórzano haya dicho que su partido no va tras la cabeza de nadie, ni siquiera la de Romero Deschamps, porque, puntualizó, no es su papel, sí debería ser compromiso del Partido de la Revolución Democrática ese nocivo haber, ya que no puede hablarse de una nueva generación de reformas para México sin que antes haya transparencia, rendición de cuentas y erradicación de la corrupción, no solo en Pemex y en la CFE, sino en todas las instancias del Poder Ejecutivo, del Poder Legislativo y del Poder Judicial. Sería histórico ese logro. Más que la reforma energética. Este tema debía hacerlo suyo el lider moral perredista, ya que al gobierno federal le hace falta un acicate precisamente moral, para que se avoque a lograr que haya transparencia y rendición de cuentas en donde se utilicen los recursos públicos. Su empuje personal podría ser muy valioso.

paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en Modernizar sin privatizar: CC

Archivado bajo zozobra y sicosis

Los comentarios están cerrados.