Por Al Qaeda, Obama la piensa

PAULINO CÁRDENAS

Aunque dice la revista Foreing Policy que la inteligencia norteamericana espió llamadas para corroborar el ataque químico en Siria, el gobierno de Washington entró en un dilema sobre si debe atacar instalaciones militares de Siria o no, ya que hay una versión que estarían sopesando sus asesores de guerra de que tal vez con esos ataques Estados Unidos le haría un favor a Al Qaeda, organización islámica extremista a quien culpa el gobierno de Damasco de haber realizado el ataque con armas químicas usando gas sarín que mató a miles de sirios, entre ellos mujeres y niños, y no el gobierno de Bashar al Assad.

El grupo terrorista Frente Al Nusra, se sumó a Al Qaeda como parte de los opositores al gobierno sirio que ha advertido que si Estados Unidos y sus aliados atacan instalaciones militares estratégicas, sin demostrar que su ejército uitilizó armas químicas y cancelar la vía diplomática por la vía armada, “Siria está preparada para defenderse de un ataque por todos los medios posibles”. El vicecanciller sirio Faisal Maqdad declaró a periodistas que había presentado a los inspectores que envío la ONU, evidencia de que ‘grupos terroristas armados’ habían usado ese mortal gas en todos los lugares donde hubo ataques hace unos días.

El gobierno de Obama no quiere equivocarse como sucedió con los ataques a Irak, Irán y Afganistán que le arruinó en su momento la imagen a Estados Unidos ante el mundo, más en estos días que no está en buena forma por el escándalo que motivó el asunto del espionaje mundial de Washington que destapó públicamente el ex empleado de la Agencia Nacional de Seguridad norteamericana, Edward Snowden, lo que podría debilitar aún más la credibilidad de la actual administración norteamericana ante el mundo. Los ataques a instalaciones militares sirias estaban supuestamente programados para este jueves.

Asesores del mandatario norteamericano le habrían aconsejado que no era buena idea fijar una fecha específica para los posibles ataques ‘relámpago’ a instalaciones militares sirias, ya que esos ataques supondrían una masacre igual o peor que la registrada la semana pasasa con el bombardeo a la población con armas químicas. Coinciden varios internacionalistas que una intervención militar extranjera en Siria amenazaría la seguridad y estabilidad de la región. Estiman que las fracasadas experiencias pasadas de ataques y de presencia militar en Irak y en Afganistán, podrían impedir que Estados Unidos cometa otro error y se precipite en otro pantano.

Por otra parte, esa versión de que grupos terroristas como el Frente Al Nusra que se sumó a Al Qaeda y que se afirma que están del lado de los rebeldes que quieren derrocar al presidente sirio Bashar al Assad, parece no ser tan descabellada. Según el gobierno, los grupos opositores más radicales al régimen sirio están vinculados a Al Qaeda del Frente Al Nusra, cuya presencia ha ido creciendo y diversificándose cada vez más en varias regiones del conflicto. Supuestamente eso es lo que ha hecho que Obama no dé el paso definitivo porque al atacar instalaciones militares estratégicas sirias, podría estarle haciendo la tarea a Al Qaeda. Estaría sopesando las consecuencias de un ataque ‘relámpago’. Pero hay quienes lo animan a que dé la orden.

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, sin presentar pruebas, ha asegurado que ‘no hay duda’ de que hubo un ‘atroz ataque químico’ el 21 de agosto a las afueras de Damasco, lo que supone una violación de una norma internacional “esencial”. Durante un discurso ante veteranos de la Legión Estadounidense en Houston, Biden, insistió en señalar al gobierno de Bashar al Assad como autor del bombardeo del pasado miércoles, en el que según los rebeldes sirios cientos de civiles perdieron la vida. “Se han usado armas químicas. Todo el mundo lo reconoce. Nadie duda de que hombres, mujeres y niños inocentes han sido víctimas de ataques con armas químicas en Siria”.

Y el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que si hubo esos ataques con armas químicas, ‘tiene que haber una respuesta’ porque ‘sería contraproducente para los intereses norteamericanos permitir que otros regímenes crean que pueden utilizar impunemente armas químicas’. Funcionarios estadounidenses señalaron que la información de inteligencia apunta de manera contundente hacia el gobierno de Bashar Assad como el culpable, una acusación que el presidente calificó de absurda. Y ahí nace el dilema para Obama. Atacar o no atacar instalaciones militares sirias, porque, uno, se corre el riesgo de empeorar la imagen mundial que tiene EU después de lo de Irak, Irán y Afgnaistán y, dos, porque esa imagen se deterioró más a últimas fechas con lo del espionaje mundial realizado por Washington para evitar supuestos ataques de grupos extremistas como Al Qaeda o Hezbolá.

El propio presidente norteamericano dijo durante una visita a Jordania, en marzo pasado, que le preocupaba que Siria se estuviera convirtiendo en un “enclave para el extremismo”. Desde diciembre pasado el Departamento de Estado norteamericano había incluído al Frente Al Nusra dentro de la lista de aliados de Al Qaeda, luego de que esa agrupación terrorista jurara lealtad a Al Qaeda y su líder, Ayman al Zawahiri. Y para colmo, se acerca el aniversario número 12 de los ataques terroristas a las torres gemelas de Nueva York y contra el Pentágono el próximo 11 de septiembre, atribuidos a Osama Bin Laden, fundador de Al Qaeda. Pero Obama la sigue midiendo por las consecuencias que habría. Ojalá no se equivoque.

paulinocárdenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en Por Al Qaeda, Obama la piensa

Archivado bajo Obama la piensa por Al Qaeda

Los comentarios están cerrados.