¿Por quién voté en 2012?

PAULINO CÁRDENAS

La percepción de los mexicanos es que un gobierno débil es un gobierno bueno para nada. De ahí la pregunta de millones de mexicanos: ¿Por quién vote en el 2012? Porque la CNTE parece haber doblegado a los gobiernos capitalino y federal, los mexicanos, sobre todo los que viven en el DF y quienes tienen que transitar por las principales calles y avenidas de la ciudad de México, están condenados a seguir soportando los abusos de unos y la tibieza de otros. ¿Por cuánto tiempo? Por lo pronto el acoso de los ‘profesores’ disidentes ha anulado al jefe de gobierno capitalino, trae fintos a los capitalinos y ha pretendido acotar al gobierno federal, obligando incluso al presidente Peña Nieto a cambiar su agenda casi completa, cosa que debe estar festejando Miguel Ángel Mancera, pero más quienes lo tienen agarrado por los huesos y que pertenecen al cártel antiPeña. Todos saben quiénes son. Ellos han de estar festinando lo que millones de mexicanos lamentan. No obstante, en una cosa se equivocan quienes dicen que el conflicto magisterial obligó a cambiar la hora y fecha del informe que dará a la Nación el jefe del Ejecutivo federal.

Lo que pudo ser una pifia se enmendó, como bien lo señaló ayer el titular del ciberdiario informativo y de análisis “Pulso Político”, Francisco Cárdenas Cruz: “Los tiempos se le cuatrapearon a los organizadores de este último evento, anunciado para el domingo a las 11:00 horas en el Campo Militar Marte y que tras la cancelación del viaje del Presidente a Turquía, permitirá cambiar formato, hora y lugar del mismo”. Señala en su columna que el artículo 12 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, establece que “el día 1º de septiembre, a las 17:00 horas, se reunirán las dos Cámaras en el Salón de Sesiones de la de Diputados para el solo efecto de la apertura del Congreso”. Y pregunta: “¿Acaso nadie advirtió que el mensaje presidencial se le dirigiría a la nación, antes de la sesión de Congreso General con el que se abrirá el periodo ordinario de sesiones?”. Una vez instalado el Congreso y entregado por escrito el informe presidencial, el mensaje a la Nación será pues, el lunes 2 de septiembre a las 10:00 horas en la residencia oficial de Los Pinos, anuncio la Presidencia.

De cualquier forma, la percepción que tienen los mexicanos de Mancera y de Peña Nieto –después de más de dos semanas de manifestaciones, bloqueos y vandalismo magisterial que han hecho lo que han querido en las calles del DF con la complacencia del jefe de gobierno, lo que obviamente los tiene hartos–, es de incapacidad para resolver los problemas, y se preguntan: ¿si con las leyes secundarias de la reforma educativa, el movimiento magisterial disidente ha parado de cabeza a gran parte de la capital del país, qué pasará cuando en unos días más el tema de las discusiones sean las reformas energética que de entrada es controvertida, y la hacendaria que trae la carga antisocial de ampliar el IVA a medicinas y alimentos y que por tanto ambas serán también duramente rechazadas y miles de manifestantes ganarán las calles? ¿De qué se está tratando todo ese asunto?, se cuestionan todos los sectores de la sociedad.

Y para justificar lo injustificable vienen los eufemismos y argumentos chabacanos y pseudojurídicos de un lado y de otro. Mancera dice que su papel como jefe del Ejecutivo local es garantizar la libre manifestación de las ideas y reclamos, al tiempo de propiciar un ambiente neutral donde todos los actores políticos y sociales puedan expresarse. Los que votaron por él se preguntan por qué cuando era procurador general del DF aplicaba la ley, pero ahora como jefe de gobierno se abstiene de hacerlo. Mancera está con las manos atadas a expensas de lo que le ordenen los malos de la película que tiene a su alrededor, del cártel antiPeña. Y el procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, lanzó una frase muy discutible: Los gobiernos fuertes son los gobiernos tolerantes. Al referirse al conflicto magisterial, sin mencionarlo, comentó en Querétaro a los periodistas que la línea que separa a la firmeza del autoritarismo es muy tenue y, cuando hay desconfianza, “el cuidado de no transgredir esa línea, es lo que permite mantener la paz”.

Defendió la existencia de autoridades firmes, pero prudentes, capaces de ser tolerantes. Reconoció que el Estado se enfrenta “muchas veces a este dilema y tiene que tomar decisiones basadas en los valores superiores que definen a un Estado de derecho, que no es más que un Estado de prevalencia de valores”. ¿Y la ciudadanía? ¿Y los afectados por esa tolerancia gubernamental? La debilidad de unos es la fortaleza de los otros en el conflicto del magisterio disidente que solo busca defender sus prebendas, sus privilegios y su modo de hacer como que hacen y nada hacen por la educación.

Una prueba es que hay millones de niños sin clases en Oaxaca, Michoacán, Guerrero, Chiapas y Tabasco entre otros estados. Y la CNTE, además de todo lo que han hecho burlándose de la autoridad y de la ciudadanía en el DF, ha anunciado un ‘paro nacional’ en unos días más. Pero un gobierno fuerte es un gobierno tolerante según Murillo Karam. La percepción de los mexicanos es que un gobierno débil es un gobierno bueno para nada. De ahí la pregunta de millones de mexicanos: ¿Por quién vote en 2012? ¿Quién velará por mis derechos? ¿La CNDH que solo hace recomendaciones que por desgracia casi nadie cumple? Su titular dijo que hay omisiones por parte del gobierno del DF que son del orden penal. ¿Y?

paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Por quién voté en 2012?

Archivado bajo ¿Por quién voté en 2012?

Los comentarios están cerrados.