La insurgencia magisterial

PAULINO CÁRDENAS

Seguridad Nacional e Inteligencia Militar ya debe tener informes de los pormenores que se alistan para echar a andar a partir de hoy la ‘insurgencia magisterial’ y deben saber quiénes son los patrocinadores de esa medida radical que podría desembocar en una revuelta popular inédita. Todo, justo en ausencia del presidente Enrique Peña Nieto que anda en Rusia. No solo los maestros disidentes que a juzgar por sus tácticas parecen estar adiestrados con base en los viejos manuales de la guerrilla urbana, sino otras agrupaciones que nada tienen que ver con el magisterio, como organizaciones guerrilleras que todavía pululan en el país, podrían aprovechar la coyuntura para sumarse a los disturbios desestabilizadores con el pretexto del rechazo de la CNTE a la reforma educativa y a sus leyes reglamentarias que le quitan privilegios y prebendas. Vienen días aciagos.

Ricardo Monreal, el coordinador del partido Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados, podría estarse frotando las manos. El pasado viernes escribió que habría un “atencazo” contra los maestros “que disienten de la reforma educativa”. En un artículo publicado en el sitio de internet Diputados en Movimiento, planteaba la hipótesis de que la represión policiaca contra los manifestantes sería entre la noche del pasado viernes y la madrugada del domingo. Su pronóstico no fue acertado. Igual que cuando en diciembre pasado, durante la revuelta contra Peña Nieto en las afueras del Palacio Legislativo de San Lázaro, había asegurado desde tribuna del Congreso que ‘el gobierno represor’ ya había cobrado su primera víctima con un muerto que estaba en las afueras del recinto legislativo, lo cual fue mentira. Esta vez estará apostando que sí habrá represión.

Ciertamente, por lo que volvió a verse ayer en calles y avenidas del DF, el ambiente empieza a oler a disturbios desestabilizadores. Andrés Manuel López Obrador pidió a los maestros del SNTE que se unan a la lucha callejera de la CNTE. Los dirigentes de las secciones magisteriales en rebeldía han amenazado también con un paro nacional de maestros. Se supone que los servicios de inteligencia del gobierno federal y de las Fuerzas Armadas ya habrán dado con los detalles de los planes de ese movimiento de rebeldía, de una izquierda que pretende reciclarse y unirse contra las reformas de Peña Nieto, incluida por supuesto la educativa. Con ese pretexto han anunciado el inicio de una insurgencia del magisterio disidente que para muchos podría acabar siendo una revuelta social de organizaciones que están en contra del sistema.

Sabiendo que los organizadores de esa ‘insurgencia’ traen la consigna de parar de cabeza no solo al Distrito Federal como ha sido hasta ahora a manera de prueba, sino a otros estados de la República, empezando por Oaxaca, Guerrero, Michoacán, y Chiapas, además de la capital del país, es fácil suponer lo que pasaría si, como ha trascendido,  junto a los contigentes de docentes inconformes, empezarán a manifestarse también integrantes otras muchas organizaciones. Entre ellos estarán los despedidos del Sindicato Mexicano de Electricistas y muy probablemente otras agrupaciones urbanas que están al servicio de las diferentes ‘manos negras’ que mueven los hilos de la pretendida desestabilización, grupos radicales como el Frente Popular Francisco Villa, Unión Popular Emiliano Zapata y el Partido Revolucionario Obrero Clandestino Unión del Pueblo, así como los llamados ‘100 perredes’. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional, como ya se convirtió, se da por hecho que no se mezclará con los revoltosos sin causa; no se juntan con la chusma.

Ahí estarán por supuesto los niños hérores de AMLO del YoSoy132, además de la adherencia de agrupaciones campesinas que le han venido reclamando al gobierno federal y a los gobiernos locales sin resltados, atienda sus necesidades ingentes para salir de la pobreza y el olvido. Estarán pos supuesto los grupos de ‘anarquistas’ que han venido actuando en diferentes marchas de protesta no solo para apoyar a la disidencia magisterial sino que son pagados por las cabezas del cártel antiPeña para realizar actos vandálicos en la capital de la República y en otras importantes ciudades del país. En Jalisco un supuesto grupo rebelde acaba de señalar que si hay represión a los maestros disidentes, ‘habrá respuestas revolucionarias’. Ese grupo acaba de reivindicar en un planfleto aparecido en Guadalajara, el incendio provocado el pasado 30 de agosto por la noche en las instalaciones del PRD partido al que tacha de ‘traidor’ a la causa magisterial.

Los líderes de varias secciones de la CNTE han señalado que tan solo en el Zócalo capitalino y sus alrededores podrían llegarse a concentrar alrededor de 500 mil manifestantes, aunque no todos ‘profesores’.  El asunto es que a partir de hoy, iniciaría una ‘insurgencia magisterial’ o lo que eso signifique. Sin duda el Comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón y Kalb; el titular de la Sedena, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, así como el secretario de la Marina Armada, almirante Vidal Francisco Soberón, deben tener instrucciones. Y ni se diga el titular de Seguridad Pública del DF, Jesús Rodríguez Almeida a quien le toca la peor parte, aunque el domingo y el lunes aplicó una buena estrategia para contener a los revoltosos. Miguel Ángel Mancera y su secretario de gobierno, Héctor Serrano, así como el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, tendrán mucho que ver en una estrategia conjunta que seguramente ya está trazada para evitar que la ‘insurgencia magisterial’ no se salga de madre.

paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en La insurgencia magisterial

Archivado bajo La insurgencia magisterial

Los comentarios están cerrados.