Se alertó y no hubo previsiones

PAULINO CÁRDENAS

El titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, dijo que desde el 12 de septiembre se avisó a entidades de posibles afectaciones por lluvias e inundaciones por los fenómenos meteorológicos que se estaban formando, uno en el Golfo de México y otro en el Pacífico. “Se emitieron alertamientos a través del Sistema de Alerta Temprana para ciclones tropicales a todas las entidades federativas que podrían ser afectadas por ambos fenómenos, así como a las dependencias que integran el grupo interinstitucional”, explicó el funcionario durante la reunión de Evaluación de Zonas de Desastre, encabezada por el presidente Enrique Peña, celebrada este miércoles en Palacio Nacional. ¿Qué pasó entonces? Es obvio que no hubo las previsions necesarias, entre otras cosas porque con motivo del ‘puente’ por los festejos patrios, muchos funcionarios andaban en lo suyo, menos en la responsabilidad que tienen encomendada.

El funcionario federal precisó que desde el 13 de septiembre se instaló el grupo interinstitucional, donde Protección Civil, dependiente de Gobernación, informó a todas sus unidades de los posibles riesgos que podrían ocasionar los ciclones tropicales. Sin embargo, varios miembros de la oposición señalaron que Protección Civil hizo caso omiso de las advertencias que había hecho la Comisión Nacional del Agua, con la información del coordinador general del Servicio Meterológico Nacional, responsables de advertirle a la población a tiempo de los riesgos y del potencial peligro que se avecinaba, dadas las características de los dos fenómenos que empezaban a tomar fuerza en ambos litorales del país. Acusan que los niveles de alerta por las altas precipitaciones comenzaron desde el 14 de septiembre y que el nivel de alerta se mantuvo en amarillo hasta el 16 de septiembre, cuando prácticamente el nivel de lluvias por la tormenta tropical ‘Manuel’ estaba en su máxima intensidad y el semáforo debía estar en rojo.

Según los reportes, disponibles en la página de Internet de Protección Civil, entre esos dos días, el crecimiento en los niveles de agua fue drástico y el nivel de alerta no subió a rojo sino hasta después del 16 de septiembre en el estado de Guerrero. De ello le echan la culpa al titular de Protección Civil, Luis Felipe Puente. De ahí que el titular de Gobernación haya salido en su defensa el miércoles declarando que sí había avisado a todas sus unidades de los posibles riesgos que podrían ocasionar los dos fenómenos tropicales. Como era de esperarse, la oposición, sobre todo la del ala radical, comenzó a rascarle para hallar culpables en el gobierno federal de las tragedias que afectaron a dos terceras partes del país siendo Guerrero al parecer la más entidad más dañada de al menos 22 estados afectados. Hasta ahora el drama de La Pintada ha sido el peor evento fatal.

El senador Alejandro Encinas Rodríguez afirmó que el 13 de septiembre a las 10:30 de la noche, cuando la Conagua emitía alertas por las lluvias torrenciales, el director del Fonden, José María Tapia Franco, “andaba de parranda en Las Vegas, cantando con mariachi, allá en el Hotel Encore, en el restaurante Misumi”. Dijo que, pese a las alertas, fue hasta la noche del domingo 15 de septiembre cuando Luis Felipe Puente convocó a los integrantes del Comité Nacional de Emergencias para anunciar la situación de emergencia. “¿Por qué el coordinador nacional de Protección Civil no dio la alerta a tiempo; no reaccionó sino 48 horas después de que la Comisión Nacional del Agua diera a conocer el riesgo que enfrentaba la población?”, cuestionó. Por ello exigió la destitución del cargo del funcionario de Gobernación. La izquierda más radical quería que el Senado llamara también al titular de la Conagua cuyo titular es David Korenfeld, y Juan Manuel Caballero, del Servicio Meteorológico Nacional para deslindar responsabilidades, pero la Cámara Alta sólo aprobó que éstos envíen un informe detallado. A la búsqueda de culpables se unió el PAN.

El líder de ese partido en el Senado, Jorge Luis Preciado, señaló que el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, debe ser investigado porque incurrió en negligencia al no alertar a la población a tiempo sobre la presencia del huracán “Manuel” y sus consecuencias, dijo, quien no descartó una posible denuncia del blanquiazul ante la Procuraduría General de la República o un juicio político por esos hechos. Dijo que este tipo de fenómenos son previsibles; “con muchísima anticipación, incluyendo horas y días” se sabe incluso cuándo va a tocar tierra, y se pueden tomar ciertas medidas que van desde evacuar las zonas de alto riesgo hasta dar información a la población de lo que puede llegar a suceder, máxime cuando se tiene dos tormentas que vienen por los dos litorales.

Por lo pronto, según el Sistema Meteorológico Nacional y la Comisión Nacional del Agua, provocado por un fenómeno  de baja presión, persistirán las lluvias que podrían ser intensas en algunas zonas de los estados del litoral del Pacífico mexicano. Se desplazaba al Oeste-Noroeste a 16 km/hr. Para Guerrero, Michoacán y Colima se pronosticaban lluvias que podrían ser intensas, y en Oaxaca, Jalisco, Chiapas, Veracruz, Puebla y el Estado de México, las precipitaciones se preveían muy fuertes. El arrastre de humedad provocado por ese sistema, aunado a otros fenómenos meteorológicos, propiciará intervalos de chubascos con tormentas fuertes en Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí, Tabasco, Tlaxcala y el Distrito Federal. Los capitalinos tendrán pues, que soportar más lluvias fuertes, además de los bloqueos de maestros de la CNTE en el DF.  Pero lo más preocupantes es que persistirá temporal de lluvias por baja presión que se halla ubicada frente a las costas de Guerrero.

paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en Se alertó y no hubo previsiones

Archivado bajo Se alertó y no hubo previsiones

Los comentarios están cerrados.