Mafia no quiere ley educativa

PAULINO CÁRDENAS

A los gobernadores que por complicidad, miedo o negligencia se han dejado chantajear por la mafia que integran los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, el titular de Educación Pública, Emilio Chuayffet les mandó un mensaje claro. Declaró hace unos días que las nueva Ley educativa y sus leyes reglamentarias deberán aplicarse ‘sin excepción de ningún tipo’. En teoría, esa declaración debería echar por tierra las ‘negociaciones’ de los maestros con los gobiernos de los estados a través de minutas y mesas de trabajo entre ambas partes. El mensaje del funcionario federal va dirigido a los gobernadores de Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Michoacán y Chiapas. Y otros que andan agazapados. Esa actitud de ciertos mandatarios le echan a perder al titular de Educación mucho del proyecto que le ha sido encomendado por el presidente Peña Nieto. Eso sin contar con los daños que provocaron ‘Ingrid’ y ‘Manuel’ en cientos de escuelas.

Entre otros, el mensaje va dirigido al aliancista Gabino Cué, quien llegó al cargo con el apoyo de Andrés Manuel, personaje de quien se dice es beneficiario frecuente de lo que el gobierno local le da al magisterio a través del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, el IEEPO, respecto a lo cual, el periódico La Razón documentó el pasado jueves el desvío de más de 119 millones de pesos del mencionado Instituto, hacia la Sección 22 de la CNTE. Con diversos justificantes –como el de desempeño y desarrollo profesional, compensación por apoyo a la integración educativa, ayuda de transporte, desempeño de educación indígena, apoyo a supervisores y jefes de sector y pago pro-jubilación–, la autoridad educativa de Oaxaca pagó a maestros que ocupan cargos de elección popular, que no dan clases, que no se encuentran en sus plazas de trabajo o que están adscritos a centros educativos que ya no operan.

La nota del periódico se basa en un reporte de la Auditoría Superior de la Federación, en el cual se exhiben detalladamente los malos manejos, desvíos y abusos de los pseudo maestros. Pero ese es un solo botón de muestra ya que la cruda realidad es que la educación, para la mafia de la disidencia magisterial ha sido un botín del que ha vivido por deácadas, con la complacencia de los gobiernos actual y pasados, que se dejan chantejear y no son capaces de aplicar la ley de fiscalización y rendición de cuentas. Se olvidan que el dinero es del pueblo, de los impuestos que con rigor exige el gobierno su pago a la ciudadanía que trabaja. Cué es el gobernador que más dinero ha aportado a los maestros disidentes. Hoy pretende hacerse el héroe al señalar que no pagará a los a maestros que andan de revoltosos en la capital, hasta que regresen a dar clases.

En Chiapas, los maestros disidentes optaron por tomar instalaciones de Pemex, al estilo de López Obrador cada vez que no ganaba la elección de su estado, lo cual, intent varias, veces, luego de lo cual venía al DF y tomaba el Zócalo en fechas cercanas al 15 de septiembre, y solo se iba cuando recibía fuertes cantidades de dinero por parte de los entonces priístas Manuel Camacho que era regent de la ciudad, y Marcelo Ebrard que era su personero para aceptar el chantaje del tabasqueño. La misma escuelita ha seguido puntualmente la CNTE, ya que se habló de que hubo de por medio 15 millones de pesos para que dejaran el Zócalo antes del festejo patrio la noche del 15 y el desfile del 16 de septiembre, esto aparte de los 119 millones que habría soltado el gobierno de Cué para dizque regresaran a dar clases a Oaxaca, lo que la mayoría de los maestros disidentes de ese estado no aceptaron, prefiriendo seguir en la capital del país, con el fin de seguir chantejeando al Gobierno federal y sacarle más dinero. Ya se dieron cuenta que sus autoridades son ‘barcos’. O cómplices.

Ante eso, en donde el propio gobierno que encabeza Peña Nieto se presta a la corrupción y chantaje que ejerce el magisterio disidente, sobre todo el oaxaqueño de la sección 22 de la CNTE, el titular de la SEP se topará con un gigantesco muro por más exhortos que haga, ya que hay una mafia magisterial que lo impide. A tal grado es la afrenta de los maestros que quieren que se derogue la ley educativa –en especial la ley de Servicio Profesional Docente que le anula a los seccionales manipular las plazas–, que ante la incapacidad o complicidad del gobierno de Oaxaca en un acto que puede calificarse de justicia por propia mano, padres de familia decidieron iniciar el ciclo 2013-2014 después de siete semanas de que los niños no han tenido clases porque los pseudomaestros que deberían estar dando clases, han preferido seguir en plantones, bloqueos y movilizaciones en la capital del país, soñando en que podrán preservar sus privilegios.

Ya amenazaron con que, al no tener respuesta del Gobierno federal a sus exigencias, habrán de tomar acciones ‘más drásticas’. Es de esperarse que el Gobierno federal sin mayores miramientos haga lo propio. Por lo pronto han amenazado que este 2 de octubre, con motivo del 45 aniversario de la matanza estudiantil en Tlatelolco, los integrantes de la CNTE se sumarán a los grupos y organizaciones que harán suya las principales calles y avenidas de la capital del país, con los infaltables actos vandálicos, en otro ‘cale’ y reto frontal al gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto. Harán lo que quieran hacer porque saben que cuentan con la complacencia del jefe de gobierno capitalino, quien para efectos mediáticos ha hecho un ‘llamado’ a todos los actores para que mañana se manifiesten ‘de forma pacífica’.

paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en Mafia no quiere ley educativa

Archivado bajo Mafia no quiere ley educativa

Los comentarios están cerrados.