PwC cabildeaba contra Peña

PAULINO CÁRDENAS

La firma transnacional especializada en auditorías, PricewaterhouseCoopers (PwC), que además venía trabajando con la camiseta de empresa cabildera en el Congreso de nuestro país, ha sido motivo de escándalo, no solo por lo que se disponía a cobrar por sus honorarios, sino primordialmente porque su trabajo en el Legislativo venía consistiendo en evitar que se aprueben artículos de la reforma fiscal propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto. Esa prestigiada firma internacional buscaba convencer a legisladores a votar en contra del artículo 29 de la iniciativa de la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR) y contra la propuesta federal de aplicar un impuesto de 10 por ciento a las ganancias de las personas físicas en la Bolsa Mexicana de Valores, lo que estaría beneficiando a empresas privadas. Con ello, esa firma cayó en una suerte de conflicto de intereses, ya que la mejor carta que siempre había ofrecido a sus potenciales clientes, era precisamente las excelentes relaciones que tenía a los más altos niveles del Gobierno federal. El caso es que esa carta, al menos para la actual administración, habrá quedado maltrecha.

Y no es que sea ilegal el cabildeo en sí, sino que se dice que en los altos niveles del Gobierno federal causó mucha molestia conocer de la decisión de PwC de alquilar sus servicios para ir en contra de propuestas del mandatario priísta, cobrando además tanto dinero en dólares. Según lo dio a conocer El Universal este lunes, por cada artículo que lograse modificar, PricewaterhouseCoopers cobraría un millón de dólares más IVA, y si lograba cambiar ambos apartados –el artículo 29 de la iniciativa del ISR y el impuesto de 10 por ciento a las ganancias de las personas físicas en la BMV– esa firma cobraría dos millones de dólares más IVA. Además, por cada entrevista que realizaría con cualquier legislador la cuota sería de 70 mil dólares más IVA, y cinco mil dólares más IVA por cada hora invertida en el análisis, señalaron en su nota los reporteros de ese diario, Horacio Jiménez y Mario Alberto Verdusco. PwC ofrecía a los “afectados” de la reforma hacendaria “establecer una ruta crítica” que permita influir en los “tomadores de decisiones”.

Ese escándalo provocó inmediatas reacciones en las dos Cámaras del Congreso de la Unión. Legisladores del PAN y PRD en el Senado criticaron la presencia de empresas trasnacionales como PricewaterhouseCoopers para cabildear a favor de cambiar aspectos de la reforma hacendaria del presidente Peña Nieto. La vicecoordinadora del PRD, Dolores Padierna, califico de ‘vergonzoso’ que en el Poder Legislativo mexicano se den ese tipo de prácticas como las de la firma especializada en auditorías que cobra un millón de dólares por cabildear, además de ir en contra de una propuesta enviada por el jefe del Ejecutivo federal. El senador por el PAN, José Luis Lavalle, dijo ver con preocupación ese cabildeo. Ambos partido coincidieron en señalar que, ante el poder de esos consorcios, esperan que los legisladores lleven a cabo su función viendo por el bien de México y no por el de intereses particulares.

En la Cámara de Diputados las cosas estuvieron peor, ya que por culpa de PwC, se pasaron a rasurar a otras empresas de cabildeo mexicanas, que desde hace años han venido realizando sus tareas en un marco de negociaciones a través del diálogo. Fue aprobado un dictamen por unanimidad, para que se restrinja la labor de los cabilderos en general, y prohiba a los legisladores recibir dádivas a cambio de enderezar su voto hacia determinada causa, en vez de anteponer el interés de las mayorías ciudadanas. El dictamen aprobado por 457 votos, va en contra también del tráfico de influencias y prohibe que ningún familiar de diputados o funcionarios de la Cámara baja, hasta en cuarto grado, lo cual incluye a padres, hijos, abuelos, nietos, e inclusive primos. El dictamen aprobado también incluyó que el número de cabilderos acreditados por Comisión no rebase en número de 20. Además, cada persona moral solo podrá acreditar a dos integrantes de su institución para realizar esas labores. De acuerdo con le registro de cabilderos dado a conocer el 31 de octubre de 2012, la lista de negociadores era de poco más de 250.

El caso es que la decisión de PricewaterhouseCoopers de alquilar sus buenos oficios a diversos grupos privados que están en contra de que haya incrementos en determinados impuestos que les perjudican, por cantidades insospechadas de dinero y que salieron a la luz pública una vez que el diario las dio a conocer, señalando incluso a Eduardo Méndez, socio de Impuestos y Servicios Legales de PwC México, como quien encabeza la representación de esa firma en San Lázaro, en donde incluso tiene –o tenía– un espacio para las tareas de cabildeo con legisladores de diferentes partidos, alcanzó grado de escándalo en la Cámara de Diputados y de Senadores, que obligó a una revisión inmediata de las reglas del juego entre cabilderos y legisladores, que alcanzó a las empresas que no habían manifestado de manera tan clara sus ambiciones de ganar tanto dinero en tan pocas horas de ‘lobbying’.

El cabildeo en México de manera formal data de 1997 cuando el PRI perdió la mayoría en la Cámara de Diputados y las fuerzas de la oposición lograron hacer suyas prácticamente todas las decisiones en San Lázaro. Entonces los legisladores dejaron de responder a los dictados del Ejecutivo, cuando los directivos de las empresas privadas iban a Los Pinos y a las oficinas de los secretarios de gabinete para ver si les favorecían no aprobando tal o cual iniciativa de ley o artículo en particular de la misma que les afectaba. A partir de 2010 en San Lázaro las tareas de cabildeo o lobbying fueron realizadas por personal de despachos profesionales. Desde 2011 cada empresa debía estar acreditada ante la Mesa Directiva, teniendo que informar de los asuntos que tratarían y ante qué Comisión. Pero lo de PwC, empresa transnacional, le dio un vuelco a todo. Habrá que ver como queda esa firma con el gobierno peñanietista.

paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en PwC cabildeaba contra Peña

Archivado bajo PwC cabildeaba contra Peña

Los comentarios están cerrados.