Repunta la narcoviolencia

PAULINO CÁRDENAS 

En materia de seguridad, las bondades de la nueva ‘estrategia’ de seguridad no se ven por ningún lado, y sigue la obsesión del actual gobierno de no querer parecerse al anterior, por lo que no quiere que la nota diaria sea la de los enfrentamientos en el país entre sicarios y federales; se ha preferido el repliegue del Ejército, la Armada y la Policía Federalde los puntos de conflicto, dejando a la deriva a muchos poblados en el país, en donde por esa razón sus habitantes se han tenido que organizar y defenderse a como pueden de las agresiones de que son víctimas por parte de los cárteles de la droga, sobre todo en territorios que se ubican en los estados de Michoacán, Guerrero, Sinaloa, Chihuahua, Jalisco, Coahuila y Tamaulipas, entre otras entidades federativas donde ha ido creciendo la actividad delictiva de los grupos organizados.

Otro problema que no ha podido erradicar el nuevo gobierno es el de la corrupción que hay dentro de las propias corporaciones. Aquí algún funcionario ha fallado. ¿Manuel Mondragón y Kalb? Es el caso de la banda de 18 secuestradores que fue desmantelada en Guerrero hace unos días, de los cuales 13 eran policías federales en activo –dos de ellos incluso que habían sido soldados- y que dizque habían aprobado los exámenes de control y confianza en abril de 2012. Y con las bandas que operan en el DF sucede lo mismo; también hay policías e incluso mandos en activo metidos a plagiarios, como quedó al descubierto hace unos días con el caso del secuestro de un presunto delincuente colombiano.

Los problemas de inseguridad, secuestros, extorsiones, decapitados, colgados y desmebrados no ha terminado, como han querido hacer creer las autoridades. Una cosa es que no se de cuenta de esos hechos de manera oficial y otra cosa es que no sucedan. Hay varios estados en donde ha vuelto a repuntar la actividad criminal de los cárteles, en donde por más que se le ha recomendado a los medios ‘bajarle’ el tono a la nota roja, sobre todo a la vinculada con las organizaciones de la droga, no han tenido más remedio que dar cuenta de los hechos de sangre que siguen ocurriendo y que incluso han repuntado. Tan cómodos se sienten en México que los cárteles han buscado introducir sus actividades fuera de México, incluso llegando hasta Asia según el periódico Reforma.

Hay al menos 15 estados de la República en donde la ola de sangre y muerte ha vuelto a aparecer. Entre ellos están con mayor incidiencia, Michoacán, Guerrero, Sinaloa, Chihuahua, Jalisco, Coahuila, Tamaulipas y Baja California. Igual que en la administración de Felipe Calderón Hinojosa, en la de Peña Nieto los “datos preliminares” permanecen como oficiales. En este gobierno, el estado de Guerrero ha sido el más violento, relacionado con el crimen organizado. En segundo lugar figura Chihuahua; después, Estado de México y Jalisco, y en el quinto aparece Sinaloa, con homicidios dolosos relacionados con las organizaciones criminales de la droga.

En realidad no han disminuido los asesinatos relacionados con el crimen organizado en la gestión de EPN. Entre las ciudades donde ha repuntado la violencia vinculada a los cárteles son Ciudad Juárez, Tijuana y Acapulco. Este puerto es la ciudad con más homicidios dolosos en el año. De acuerdo con información federal y estatal, en Guerrero 17 grupos de la delincuencia organizada disputan el control tanto de esa entidad como en especial del puerto de Acapulco, donde los secuestros han aumentado.

Entre los cárteles en disputa están el de Sinaloa, Beltrán Leyva, Independiente de Acapulco (CIDA), La Familia Michoacana (aliado con el Cártel del Golfo), Los Zetas, La Barredora, El Comando del Diablo, La Resistencia, Ejército Libertador del Pueblo; además de Nuevo Cártel de la Sierra, El Comando Negro, El G1, Los Rojos, Nueva Alianza de Guerrero, Los Pelones, Luzbel del Monte, Los Temerarios, La Tejona, El Vengador del Pueblo, Los Calentanos, Pueblo Pacifista Unido y La Empresa. Si a esto se le agrega lo que han sufrido los habitantes de ese puerto por los embates de ‘Manuel’ –y los fenómenos meteorológicos que vuelven a amenazar al puerto guerrerense para esta semana–, el asunto se complica para el gobierno federal.

Respecto a los plagios, el Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), integrado por diversas organizaciones sociales, en un informe reciente señaló que el primer semestre de 2013 ha sido “el peor desde 1997 en cuanto al número de secuestros”, con 878 casos en los primeros siete meses de la administración de Enrique Peña Nieto, cifra que triplica los plagios registrados en el mismo periodo del gobierno de Vicente Fox, con 275 casos; y los reportados de diciembre de 2006 a junio de 2007 durante el mandato de Felipe Calderón, con 287 denuncias. Se ha registrado aumento de secuestros en el Distrito Federal, estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Puebla y Tlaxcala.

Poco se sabe respecto al repliegue militar de las zonas conflictivas en la lucha contra los cárteles de la droga. Se dice que es a causa de la nueva ‘estrategia’ que incluye la integración de la Policía Estatal en cada entidad. Tambiém se dice que no se le quiere dar al combate al narcotráfico prioridad presupuestal, ya que ese gasto se le dará a otros rubros como el fomento al empleo, educación, y otros aspectos sociales para la población; se dice también que el repliegue militar es por el reiterado reclamo de los gobiernos estatales del elevado costo que les ha significado la permanencia del Ejército, la Marina y de la Policía Federal en los puntos conflictivos donde se supone que se estaba dando la lucha contra los cárteles de la droga y el crimen organizado. De un extremo en el sexenio de Calderón, se pasó en el de Peña Nieto a otro diametralmente opuesto. Se infiere que por ese repliegue, la violencia en México ha vuelto a repuntar.

paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en Repunta la narcoviolencia

Archivado bajo Repunta la narcoviolencia

Los comentarios están cerrados.