Planean más agitación en el país

PAULINO CÁRDENAS

Después de lo sucedido hace tres semanas en 18 municipios de Michoacán con los atentados por parte de grupos subversivos a las instalaciones de la CFE además de los incendios provocados en seis gasolinerías de aquella entidad con el fin de aterrorizar a la población o la forma en que como viles vándalos, en Oaxaca unos dizque ‘maestros’ rescataron a pedradas y a palos la escuela primaria ‘Monte Albán’ de Santa Cruz Xoxocotlán, o lo que sucede en Chiapas en donde los maestros federalizados del SNTE, sección 7, adheridos al Bloque Democrático, bloquean tramos carreteros sin que autoridad alguna lo impida, más lo que han venido haciendo la misma disidencia y otros grupos radicales en Guerrero o Veracruz, son muestras de que los planes de agitar más al país que se han venido advirtiendo son reales y que los retos por parte de los grupos antagónicos al gobierno federal siguen, incluida la violencia que continúan propiciando los cárteles de la droga.

Los actos de violencia y provocación son por parte de la llamada izquierda que está eventualmente unida en contra de la reforma energética que propone Enrique Peña Nieto, en cuyas acciones participan grupos agraviados en este sexenio, en el pasado y anteriores, buscan cebar sus corajes, frustraciones y odios en contra del actual gobierno el cual, ciertamente, le ha quedado a deber mucho a los mexicanos, en lo económico, social y político. Esos grupos antagónicos están seguros de que el gobierno peñaniestista pende de un hilo llamado Pacto por México al que le han venido rezando el réquiem desde hace meses, pero que se resiste a morir. ¿Qué haría el mandatario priísta sin la existencia del Pacto? ¿Y si la reforma energética, como sucedió con la reforma hacencaria, no logra alcanzar los objetivos que pretende su principal promotor? Es lo que se preguntan los integrantes del cártel antiPeña.

Quizá por esa visión de futuro muy poco promisorio, es que esos grupos antagónicos al régimen peñanietista, han comenzado a realizar protestas y reclamos cada vez más frecuentes y violentos contra las reformas educative, laboral, hacendaria y aún contra la que viene, la energética en la que tiene apostado todo su capital político Peña Nieto,  tomando las calles de la capital del país y de otras entidades, manifestándose con epítetos que van de lo reclamativo al insulto abierto, generalizándose cada vez más una agitación política llena de inconformdiades que empieza a preocupar al gobierno federal y a algunos gobiernos estatales, al ver que es una estrategia evidentemente concertada, ya que varios de esos grupos se han ido repartiendo misiones para socavar la paciencia de la actual administración y sobre todo en espera de la reacción que puedan tener ante los diferentes retos que le están planteando.

En la llamada ‘madre de todas las reformas’, la energética, existe el convencimiento del antipeñismo de que subyace la pretensión del gobierno de que el Congreso apruebe una mayor participación privada en la industria petrolera e incluso que no solo pudiera pagársele a las empresas extranjeras en efectivo sobre las ganancias obtenidas por la venta de crudo, sino en especie, es decir, con petróleo exraído del subsuelo mexicano en aguas profundas o en aguas someras o del que se saque de yacimientos localizados en tierra firme. En contra están las diversas tribus perredistas y de otros partidos de izquierda encabezados por sus líderes morales e inmorales. También en esa gesta estarán los grupos antiPeña, como la disidencia magisterial -en donde el gobierno de Peña Nieto sin querer queriendo le allanó el camino a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación quitándole de enmedio a la maestra Elba Esther Gordillo-, y los sindicatos agraviados por el régimen calderonista como el Sindicato Mexicano de Electricistas, los de Mexicana de Aviación y los miles de trabajadores industriales que en varias entidades del país y en la frontera norte han perdido su trabajo.

Lo que es un hecho es que la disidencia magisterial, junto con el perredismo y los partidos dizque de izquierda, más los demás gremios y organizaciones antiPeña, han puesto en marcha una agitación política generalizada, que de hecho ya comenzó en varias entidades del país. Esto, junto con el avance de los cárteles de la droga que siguen teniendo en un puño a muchas comunidades y municipios, sin que haya autoridad, ni local ni federal que lo impida, dan idea de lo que le espera al país y a los mexicanos. Porque no podrá negarse que sigue habiendo ejeciciones, y la aparición cada vez más frecuente de fosas clandestinas en donde aparecen cadáveres al por mayor, o casos de indocumentados que son asesinados a mansalva para vender sus órganos a bandas criminales internacionales que a esos se dedican.

Vienen actividades mucho más radicales en varios estados de la República, aunque será el DF la principal caja de resonancia, ya que los grupos antiPeña actúan con la complacencia del gobierno capitalino. De hecho, por esa ‘toma de la capital’ por parte de la disidencia magisterial y los grupos antagónicos al gobierno federal, es que no habrá desfile el 20 de noviembre, fecha en la que todos los regímenes priístas –y hasta panistas– conmemoraban año con año la Revolución Mexicana. Para el ‘nuevo PRI’, aunque repleto de dinosaurios, esa fecha parece no tener ya la menor importancia, lo que seguro habrá de incidir en los textos oficiales de la educación primaria. Pero ese es otro tema. Por lo pronto parece inevitable que habrá días aciagos. Por ello se dice que habrá un operativo especial de seguridad este fin de año.

http://www.paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en Planean más agitación en el país

Archivado bajo Planean más agitación en el país

Los comentarios están cerrados.