Surgen grupos ‘mata-narcos’

PAULINO CÁRDENAS

Como consecuencia de la ineficacia, ineficiencia, colusiones y miedos de las fuerzas gubernamentales armadas que supuestamente deberían luchar por la paz y la seguridad en Michoacán, es que han comenzado a proliferar más grupos de autodefensa en ese estado de la República, como respuesta a la creciente ola de abusos, violaciones y crímenes de los cárteles de la droga que se disputan esa plaza y ante la evidente falta de seguridad en muchas poblaciones y comunidades cuyos habitantes están dispuestos a acabar con las cabezas de esos grupos. Por lo pronto, este fin de semana hubo 9 Templarios muertos por los grupos comunitarios. La semana pasada fueron secuestradas cinco personas –el hijo de un empresario de Nueva Italia y 4 familiares suyos que fueron descuartizados y quemados– y el fin de semana se enteraron que dos jovencitas habían sido secuestradas y fueron asesinadas, por lo que decidieron unirse y dar con los criminales.

Luego de saber de los secuestros y de los crueles asesinatos de gente de bien, por parte de los Caballeros Templarios, fue que la gente de varias comunidades se unieron y armadas decidieron enfrentar a los sicarios, en virtud de que las instituciones oficiales no garantizan condiciones de seguridad a los pobladores de muchas comunidades pese al enorme número de  soldados, marinos y policías federales que han sido destacados a últimas fechas en los puntos más conflictivos de Michoacán, y sí hay evidencias para la población local que los grupos de seguridad son partícipes activos de la criminalidad. El asunto por supuesto que es grave, por lo que en varias ocasiones y de manera reiterada, autoridades como el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, han descalificado a los grupos de autodefensa porque ‘ponen en riesgo el Estado de derecho en el país, y no debe permitirse”.

Incluso la orden de soldados y marinos es desarmar a esos grupos, por lo que se han dado diversos enfrentamientos entre militares y civiles. Señalan los grupos comunitarios que de plano no confían en las autoridades armadas del gobierno porque no cumplen su papel. Declaran que los Templarios, que se escindieron de la Familia Michoacana,  según ellos ya habían desplazado a Los Zetas de la región, y prometieron proteger al pueblo, diciéndoles que solo se iban a dedicar al negocio del narcotráfico, pero que les mintieron, ya que además de seguir con el tráfico de drogas y obligar a muchos labriegos a sembrar marihuana y opio, se dedicaron a la extorsión, al cobro de cuotas por todo, y comenzaron a violar niñas de entre 11, 12 y 14 años que incluso van a escoger en los salones de clases o se las llevan de sus casas.

Han señalado que por más que se les ha dicho a los militares destacados en el lugar, en dónde se esconden los sicarios, nadie va por ellos, ‘por miedo’. Incluso las casas de los pistoleros las hemos vigilado con gente nuestra; decenas de gatilleros fueron entregados en febrero pasado al Ejército, que a su vez los remitió al Ministerio Público, pero a las pocas horas todos habían sido liberados. Los militares no están cumpliendo su papel; las tropas no están combatiendo ni sometiendo a ninguno de los sicarios y menos a los capos. Por ello se han organizado y están dispuestos a que las principales cabezas de los cárteles que operan en Michoacán, caigan.

En una entrevista a MVS en su edición matutina, el médico veterinario José Manuel Mireles Valverde dijo ayer que en el enfrentamiento que hubo el pasado sábado en Tancítaro, tras conocer que habían matado a dos jovencitas secuestradas, los grupos de autodefensas de la región se concentraron en Buenavista para ir tras los criminales; tomaron aquel municipio donde se habían refugiado los sicarios y luego de una refriega que duró casi dos horas, el enfrentamiento terminó con un saldo de 9 cadáveres de gente que pertenecía a los Caballeros Templarios. La semana pasada fueron secuestradas otras cinco personas –el hijo de un empresario de Nueva Italia y 4 familiares suyos que fueron descuartizados y quemados– por lo que decidieron unirse y dar con los criminales.

Señaló que le han pedido al gobierno federal ir por las cabezas de los principales nombres de los Templarios, entre los que se encuentran los de Nazario “El Chayo” Moreno, Servando Gómez “La Tuta”, Enrique “El Tío Nicho” Plancarte, Rigoberto, “El Tena”, “El Chicano” y “El Toro”. Mireles reveló que en la región se ha dado que algunos criminales ‘resucitan’ como ha sucedido con “El Chayo” y Plancarte, e incluso dijo que hace tres meses se publicó un video donde “El tío Nicho” retó a muerte a Hipólito Mora, líder comunitario en La Ruana. Afirmó que el gobierno ha empezado acciones positivas como el desarme total en Vista Hermosa y Briseñas pero se necesita seguir cubriendo más en el territorio michoacano, porque siguen los secuestros y los crímenes, y las zonas están contaminadas por el crimen organizado.

Comentó que los grupos de autodefensas seguirán avanzando en su objetivo y dio a conocer que hasta el momento hay policías comunitarias en 45 regiones de 19 municipios en la zona de Tierra Caliente. Como se ve pues, los michoacanos están dispuestos a autodefenderse, en virtud de la ausencia y la corrupción de las autoridades locales y federales. El médico Mireles Valverde se ha convertido en lider del Consejo Ciudadano de Autofedensa en Michoacán y en una autoridad moral ante los suyos y ante el propio gobierno. Y por lo que se ve, esa tendencia de autodefensa comunitaria, lejos de desaparecer, seguirá proliferando en el país. El no sometimiento de los grupos delincuenciales por parte de los gobiernos federal y locales, lo estará propiciando. Por más festejos centenarios al Ejército, la sociedad le reclama la falta de decisión para garantizar la paz en estados como Michoacán, donde su presencia, por más que se diga lo contrario, ha resultado obsoleta.

http://www.paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en Surgen grupos ‘mata-narcos’

Archivado bajo Surgen grupos 'mata-narcos'

Los comentarios están cerrados.