2018: ¿Cárdenas o AMLO?

PAULINO CÁRDENAS

Hay quienes dicen que hay gato encerrado en el PRD. Cuauhtémoc Cárdenas, quien primero dejó abierta a la interpretación que podría volver a  dirigir el partido del que fue su fundador, si los estatutos eran modificados, como lo fueron durante el XIV Congreso Nacional de ese partido celebrado en Morelos, y que luego sorpresivamente declinó, ha dicho en recientes entrevistas que lleva buena relación con las cabezas de las diversas tendencias perredistas y que incluso ha conversado con el también ex candidato presidencial que lo fue en 2012 por todas las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador.

Muchos siguen preguntándose por qué, aquel 26 de febrero de 2011, en la presentación de su libro ‘Sobre mis pasos’, el llamado líder moral del PRD dijo a los medios que, una fórmula para desactivar las confrontciones entre las tribus perredistas, es que la dirección de ese partido se pusiera a disposición del tabasqueño. ¿Podría revivir aquello? ¿Podría ser el giro inesperado en 2014 en lo que llega el 2018? ¿Así la izquierda unida jamás sería vencida? ¿Quién sería el candidato presidencial del PRD y de las izquierdas? ¿Otra vez López Obrador? ¿Cárdenas Solórzano? Por lo pronto, en Morelos se acordó por mayoría que el PRD deja un pie en el Pacto por México, pero condicionado a que si se afecta “el interés superior del país”, se saldría.

Durante el XIV Congreso Nacional se aprobó que el PRD seguirá impulsando sus propuestas en el marco del Pacto por México, “pero en caso de que este mecanismo de diálogo y negociación sea utilizado a favor de cualquier interés particular, individual, partidario, de grupo, gremial, y éste se sobreponga al interés superior del país”, entonces el PRD se retiraría del Pacto, dizque. De hecho eso es lo que ha sucedido desde que fue creado el 2 de diciembre de 2012. Y en vísperas de la renovación de la dirigencia perredista, la mesa de Estatuto del 14 Congreso Nacional del PRD aprobó en el mismo foro, por amplia mayoría, la derogación del candado que prohíbe la reelección del dirigente nacional, estatal y municipal.

Esto le pone un escollo al actual dirigente Jesús Zambrano por los términos en que quedó redactada la modificación, pero automáticamente le abre la puerta al lider moral de ese partido, Cuauhtémoc Cárdenas, de volver a ser dirigente nacional del sol azteca a lo que primero había jugado con la idea de que podría suceder, aunque de última hora sorpresivamente declinó. Pero la misma oportunidad tiene Andrés Manuel López Obrador quien fue su dirigente de 1966 a 1999. De hecho el panorama perredista se puede ver en tres pistas.

Una en la que sigue habiendo una  lucha interna por el control de ese partido. La pugna la personifican por ahora Marcelo Ebrard junto con Alejandro Encinas que están de acuerdo en que habría que recuperar al sol azteca de las tribus cuyas corrientes internas ambicionan tomar el poder. Otra es las visiones distintas que tienen Zambrano y Ebrard respecto de la reforma energética en la que el dirigente perredista está de acuerdo con Cuauhtémoc Cárdenas en que haya una reforma integral de la industria petrolera y eléctrica, pero sin que se modifique la Constitución. El todavía dirigente afirma que Ebrard no está informado de lo que habría sido propuesto por su partido en cuanto a la reforma energética.

El ex jefe de gobierno capitalino ha dicho que el PRD debe decidir si encabeza la posición crítica ‘o vamos a dejar que nos pisotee el gobierno federal’. Le preocupa, ha dicho, que “el dirigente del PRD se convierta en el vocero del Pacto por México, en el tema de la reforma energética” (…) “Si yo fuera dirigente del PRD, me saldría del pacto, no se hubiera sumado, fijaría otras condiciones y dejaría que los temas torales transite en los parlamentos, donde se convocaría acuerdos permanentes y trasparentes en las dos cámaras, la de diputados y la senadores, y no en una mesa que sustituya y donde nadie sabe cómo se acuerda”. Ebrard reconoció que el Pacto por México solo ha sido instrumento para beneficiar las posturas del PRI y del gobierno.

Por otra parte habría que ver lo que pretende Andrés Manuel López Obrador con su Movimiento de Reconstrucción Nacional, quien ha dicho que dejó al PRD porque ‘es un partido de corruptos’. Parece que se le olvidó que él fue dirigente del sol azteca y parece haber olvidado las porquerías políticas que le hizo al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas. Pero en política no hay nada escrito. Por ello, lo que dijo aquel 26 de febrero de 2011, en la presentación de su libro ‘Sobre mis pasos’, cuando el llamado líder moral del PRD comentó a los medios que una fórmula para desactivar las confrontciones entre las tribus, es que la dirección de ese partido se pusiera a disposición del tabasqueño.

En febrero de 2012, antes de la elección presidencial, el fundador del Partido de la Revolución Democrática, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, y el precandidato de entonces de la izquierda a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, realizaron un pacto de unidad. Ahí se dijo que estaban unidos “para logra un cambio verdadero y salvar México”, por lo que había que “sumar esfuerzos para hacer valer el cambo verdadero, más allá de sacar al PAN de Los Pinos o evitar el regreso del PRI, lograr el renacimiento de México; es necesario, para salvar a nuestra patria”. ¿Volverá a verse otro pacto similar? ¿Quién sería el candidato presidencial del PRD y de las izquierdas para 2018? ¿Otra vez López Obrador? ¿Cárdenas Solórzano?

http://www.paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en 2018: ¿Cárdenas o AMLO?

Archivado bajo 2018 ¿Cárdenas o AMLO?

Los comentarios están cerrados.