Videgaray: panorama catastrófico

PAULINO CÁRDENAS

La noticia fue una carambola de varias bandas. Primero, porque lo que debió decir el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, lo dijo el titular de Hacienda, Luis Videgaray al hablar de un tema que bien a bien no le corresponde, como es la situación de inseguridad que prevalece en Michoacán y en el país. Segundo porque por primera vez un funcionario se refiere tan claramente a que, por la inseguridad, está amenazado el Estado mexicano y el estado de Derecho; y tercero, porque oficialmente se reconoce que la nación está enfrentando uno de los mayores retos de su historia reciente. Después de eso, para estar a mano Osorio Chong podría hablar libremente de cómo se ejercerá el gasto en 2014 o como serán el fortalecimiento de las finanzas estatales, de la miscelánea fiscal o de la ley de ingresos. ¿Videgaray hablando de inseguridad? ¿Habrá derecho de réplica del titular de Gobernación? ¿Hubo ‘línea’?

Hace unos días en este mismo espacio decíamos que en el gobierno federal hay desorden. Y es evidente que lo hay. Si el titular de Gobernación hubiese declarado que con lo que sucede en Michoacán está amenazado el Estado Mexicano, igual que el estado de Derecho y que la nación enfrenta uno de sus mayores retos, el asunto se hubiese escuchado preocupante, pero natural. Sin embargo, muchos dudan que Osorio Chong se hubieses ido hasta la cocina y hubiese declarado que por la inseguridad, está amenazado el Estado mexicano y el estado de Derecho, y menos hubiese dicho el funcionario federal que la nación está enfrentando uno de los mayores retos de su historia reciente. La otra es que Videgaray no habría hablado porque simplemente se le ocurrió; es obvio que llevaba línea de su jefe al reunirse en esa entidad con el gobernador Fausto Vallejo.

Podrá decirse que luego de lanzar esos petardos tan de alto calibre, contextualizó, y dijo que ‘por eso estamos aquí’ y dedicarse a lo suyo y anunciar un programa de apoyos financieros para el saneamiento de las finanzas del estado y una asignación recursos para el fortalecimiento de sus instituciones y para apuntalar la capacidad de respuesta gubernamental, para lo cual dio a conocer un apoyo del gobierno federal de 7,000 millones de pesos. Dijo que la entidad será dotada con un crédito por 4,112 millones de pesos que serán entregados a distintas administraciones programadas, con base al cumplimiento que tenga el ejecutivo estatal de los acuerdos con Hacienda. Por su parte el gobierno estatal se comprometió a mejorar la recaudación, a administrar de manera más eficiente los recursos y a no sobrepasar su capacidad de endeudamiento. Eso estuvo muy bien porque fue dentro de sus atribuciones.

Lo extraño del caso es por qué habló como si fuese el encargado de seguridad y se haya lanzado a decir lo que difícilmente se le hubieses escuchado decir tan clara y vehementemente a Osorio Chong quien ha sido criticado incluso por ser exageradamente cuidadoso con sus declaraciones. ¿Acaso por eso le ordenaron a Videgaray decir lo que dijo? ¿Se habrán medido los alcances de esas declaraciones que finalmente resultan catastrofistas venidas de un funcionario público de tan alto rango? ¿Para efecto de inversionistas extranjeros esas declaraciones no resultan demasiado riesgosas? ¿Decir que el Estado mexicano y el estado de Derecho están amenazados por la inseguridad y reconocer oficialmente que la nación está enfrentando uno de los mayores retos de su historia reciente no podría desanimar al capital nacional y extranjero a salirse de México o a no hacer más planes de inversión?

¿Fue parte de una estrategia? ¿Qué se busca con poner en duda la estabilidad del país en voz de una de las principales figuras del gobierno federal, delfín presidencial incluso para el 2018? ¿Le pidieron al titular de Gobernación decir lo que dijo Videgaray en Michoacán y se rehusó? De por si se ha venido diciendo desde hace meses que la relación entre uno y otro no es lo tersa que muchos creían. Parece que hay resquemores y reclamos mutuos vinculados con tareas en torno a las famosas reformas estructurales enviadas al Congreso de la Unión por el jefe de ambos. Parece también que la multitud de tareas asignadas a Osorio Chong son menos vestidoras que las que tiene quien maneja los recursos del erario público ya que todos prefieren estar lejos del que manda y cerca del que paga.

Lo que dijo Luis Videragaray, aunque en términos de recursos financieros beneficia al gobierno de Michoacán, en términos de impacto mediático y sobre todo de percepción pública, hacia dentro y hacia fuera del país, parecen ser declaraciones más bien desafortunadas que oportunas o halagüeñas, sobre todo que se suman a las cifras y datos rojos en cuanto al diagnóstico que han venido realizando los especialistas de la economía, del empleo y de las expectativas de corto y mediano plazos para México, que no acaba de tener señales positivas que permitan augurar un mejor futuro para el país, cuando está por concluir el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, cuyo saldo dejará mucho qué desear para el gobierno federal y para los mexicanos.

Por lo pronto, el turno al bat en el Congreso es de la reforma política que con sus asegunes, sin duda pasará sin muchos tropiezos, aún con la pretendida idea de desaparecer el IFE y crear el INE para efectos electorales propuesto por el PAN.  La que estará muy discutida es la llamada ‘madre de todas las reformas’, la de la industria petrolera que va envuelta en la energética, la cual podría recibir más modificaciones de lo esperado pero la cual podría quedar aprobada en 12 de diciembre, según cálculos del agorero tropical, Andrés Manuel López Obrador. Como sea, la noticia seguirá siendo por lo pronto lo que dijo Videgaray en Michoacán acerca de un presunto panorama nacional catastrófico a causa de la inseguridad. ¿Habrá derecho de réplica de Osorio Chong?

http://www.paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en Videgaray: panorama catastrófico

Archivado bajo Videgaray: panorama catastrófico

Los comentarios están cerrados.