¿Cómo le habrá ido a Obama?

PAULINO CÁRDENAS

Todos estaban de fiesta en el homenaje luctuoso a Nelson Mandela, porque así es la costumbre en Sudáfrica durante las honras fúnebres. Mientras tanto, en la tribuna de los VIPS para jefes de estado, primeros ministros e invitados especiales, el presidente Barack Obama dio un inesperado show con la primera ministra de Dinamarca, Helle Thorning-Schmidt con quien estuvo chacoteando cutsotodiados, por un lado por el primer ministtro británico David Cameron, y por otro lado, por la propia esposa del mandatario norteamericano, a quien se le vio inopinadamente seria, con un gesto más que adusto reflejando más bien celos y coraje, mientras su marido seguía departiendo alegremente con la güera. Los tres mandatarios fueron captados en el momento en que se tomaban un “selfie” o autorretrato con un celular, mientras Michelle Obama sin parpadear miraba al frente. Para muchos no fue más que un asunto sin importancia. ¿Lo habrá sido para la primera dama estadounidense?

Después de hablar en el podio de invitados y referirse a la vida y obra del prócer sudafricano, Obama regresó a su lugar, con la sorpresa que la primera dama de Estados Unidos ya se había puesto en el asiento que ocupaba originalmente junto a la dama blanca, para evitar que siguiera echando relajo con su marido e ignorándola como si hubiera ido solo al evento,  todo lo cual que fue aprovechado por los fotógrafos y camarógrafos que se dieron vuelo con la nota que estaba dando el mandatario estadounidense, chisme que se volvió de inmediato un trending topic en las redes sociales, en donde de inmediato surgieron los famosos ‘memes’ que cada país le acomodó. Su marido, entendiendo el mensaje del cambio de lugar, le dio un beso en la mano a su esposa en son de paz. ¿Cómo le irá a ir a Obama de regreso de Johannesburgo a su país en el Air Force One?, es la pregunta que millones se preguntan en todo el mundo.

Hasta antes de ese affaire, la nota era que Barack Obama había saludado con gran afecto a Raúl Castro, presidente de Cuba, lo que muchos interpretaron como una señal de probable próxima distensión entre los gobiernos estadounidense y cubano, después de más de medio siglo de relaciones más que frías, prácticamenrte rotas. De inmediato, organizaciones del exilio cubano en Miami calificaron de decepcionante el apretón de manos entre ambos mandatarios. Las abiertas críticas contra el saludo de Obama a Castro fueron unánimes entre las organizaciones del exilio cubano, que no ahorraron calificativos a este acto de hipocresía diplomática e insensibilidad hacia las víctimas de la represión castrista en Cuba.

“Da tristeza que Obama le de la mano a un dictador (Raúl Castro) que tiene la suya embarrada de sangre”, y que lo haga precisamente hoy, aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, dijo a Efe Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia. En opinión de Sánchez, hubiera sido un gesto digno, por parte de Obama, no extenderle la mano a un dictador que asedia a los opositores de forma encarnizada. Criticó además que fuera, “aparentemente”, el propio Obama el que iniciara el apretón de manos durante los funerales de Nelson Mandela. Los grupos anticastristas tacharon de “desacertado” el gesto del mandatario norteanericano, “más aún en el día de los Derechos Humanos”. Por su parte, el presidente Raúl Castro calificó como “normal” y de gente “civilizada” el apretón de manos que se dio en Johannesburgo con el mandatario estadunidense.

Otro saludo que fue motivo de chismorrero fue el que se dio el presidente de EU con la presidenta de Brasil, Dilma Rouseff, quien algo le dijo en el oído al abrazarle y darle un beso en al mejilla. Dicen que le habría susurrado: ‘Te sigo espiando Dilma’. Como se recordará la mandataria brasileña se molestó mucho con el gobierno norteamericanop y con Obama mismo, porque según los trascendidos de Edward Snowden, el ex empleado de la CIA, la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos a doña Dilma la han venido espiando y saben vida y milagros de ella, de sus principales allegados y de la empresa Petrobras. Por ello ‘tronó’ y despotricó contra quien en Johannesburgo, la abrazó como si nada hubiese sucedido. Y ella que se dejó, ya que no opuso resistencia al apapacho de Obama.

Alrededor de 100 personalidades de la élite mundial han asistido a los festejos fúnebres de quien liberó al pueblo sudafricano del apartheid, una forma de gobierno que legalizó la segregación racial en Sudáfrica. Contra este sistema luchó Nelson Mandela. Logró derrotarlo. Por esa lucha estuvo 27 años en prisión convirtiendose en el primer presidente negro de Sudáfrica.. En considerado como un padre para los sudafricanos negros. Uno de los asistentes fue el presidente de México, Enrique Peña Nieto. Pero de todo, el toque de color sin duda lo dio Helle la primera ministra de Dinamarca, y el mandatario norteamericano, teniendo como testigo de juego al primer ministro británico, David Cameron y dejando a un lado, cion un palmo de narices, a Michelle Obama quien al parecer fue la unica que se tomó e serio y con mucha solemnidad las honras fúnebres de Mandela, conocido en su país como Madiba. Una multitud aplaudió bajo una persistente lluvia a todos los oradores menos a uno: el presidente sudafricano, Jacob Zuma.

Fuera del show que de manera inpensada dio con la manistra danesa, el presidente Obama, además de que fue recibido con gran alegría por parte de los asistentes, pronunció uno de los discursos más emotivos. “Aunque nunca alcanzaré el ejemplo de Madiba, me hace querer ser mejor hombre”, dijo durante su discurso en el funeral oficiado en el estadio de Johannesburgo. “La dignidad y la esperanza de ustedes se vieron reflejadas en su vida. La libertad y democracia son su preciada herencia”, agregó el mandatario estadounidense, quien considera a Mandela “un gigante de la historia”. De cómo le habría ido con Michelle después del rejuego que se traía con la güera Helle Thorning-Schmidt, nada ha trascendido. Habrá que estar pendiente.

http://www.paulinocardenas.wordpress.com

 

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Cómo le habrá ido a Obama?

Archivado bajo ¿Cómo le habrá ido a Obama?

Los comentarios están cerrados.