Bullying a izquierda opositora

PAULINO CÁRDENAS

La rabia de las izquierdas que se oponen a que la industria petrolera sea privatizada, ha comenzado a manifestarse en la capital el país y en diferentes estados de la República, cuyos protagonistas de plano han sufrido bullying por parte de las fuerzas policiales al protestar en las calles por lo que consideran la entrega del petróleo mexicano a consorcios extranjeros voraces lo que significa un grave retroceso. Uno de los principales opositores, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, ha manifestado que la reforma planteada por el PAN y el PRI “regresa” al sector energético a un estatus del porfirismo. Otro de ellos, Andrés Manuel López Obrador, que sigue sin aparecer públicamente debido a su convalecencia, lo menos que ha mandado decir es que ese acto legislativo es una traición a la patria.

Por lo pronto, hasta ayer, con Yucatán iban ya 14 congresos locales que habían aprobado la reforma energética, y en eso estaban ayer por la tarde en Puebla, por lo cual se cree que hoy mismo o cuando mucho mañana, podría decretarse que el periplo obligado constitucionalmente ha sido cubierto en forma y en tiempo record, al conseguir la mínima aprobación por parte de 17 congresos para que el Poder Ejecutivo la publique y entre en vigor, por lo que esta misma semana estaría decretándose formalmente su constitucionalidad. La verdadera batalla vendrá ahora por las leyes secundarias, en donde habrá de quedar clarificada la forma en que quedará abierta la industria petrolera mexicana al capital privado y a los emporios petroleros extranjeros, para la exploración, extracción y explotación de los hidrocarburos mexicanos, como establece la iniciativa de reforma energética.

El hecho es que durante las diversas sesiones legislativas que se han llevado a cabo para aprobar ‘fast-track’ la reforma, se han dado actos de protestas y manifestaciones en contra de la llamada ‘madre de todas las reformas’, en donde los grupos que han reaccionado en contra los Poderes Legislativos que han ido aprobando la reforma que les fue turnada por la Cámara de Diputados con el aval del Senado de la República que fue Cámara de origen, donde acusan al presidente Enrique Peña Nieto de obedecer y someterse a intereses ajenos a los mexicanos, ya que México cederá soberanía a las grandes trasnacionales extranjeras. Las protestas y actos de resistencia han corrido a cargo de miembros del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y militantes de partidos de izquierda, aunque también se unieron otras agrupaciones de gremios sindicales, del magisterio disidente y diversos grupos antiPeña.

Hubo refriegas, connatos de broncas, golpeados, gases lacrimógeno, vidrios rotos e incluso detenidos, por parte de los contingentes que realizaban sus reclamos en las afueras de las instalaciones legislativas de varios estados del país como Jalisco, Campeche, Nayarit, Quintana Roo y Tlaxcala entre otros, aunque hubo entidades como Baja California Sur, Sonora y Coahuila en donde prácticamente no se dieron incidentes de consideración. Hubo pintas en las paredes de los inmuebles donde se celebraban las sesiones aprobatorias, algunas en las que se leía ‘putos’, mientras que en las afueras de otros recintos se escuchaban gritos de  “¡vayan y privaticen a su puta madre!” por parte de los inconformes.

Los grupos que no están de acuerdo con la reforma energética, señalan que al haber sido aprobada, regresa al sector energético a un estatus del porfirismo, de explotación casi a placer con un manejo voluntarioso en contra de la clase laboral por parte de las empresas petroleras extranjeras, por lo que el 18 de marzo de 1938 el presidente Lázaro Cárdenas expidió el decreto expropiatorio de la industria petrolera de nuestro país. Ahora, según el reclamo de los inconformes, acusan que el presidente Peña Nieto, con esa reforma que el PAN propuso abrir todavía más al capital privado nacional y sobre todo extranjero, resulta un acto que va en sentido contrario al de otras naciones, que lo que tratan es de asegurar su soberanía energética.

Los reclamos y la furia de las izquierdas es porque, según sostienen, Peña Nieto, el PRi-gobierno y el PAN, han preferido cambiar soberanía por negocios. Lo que les queda ahora es entablar una lucha para presionar sobre las leyes secundarias de la reforma energética, ya que esa será la clave para evitar que la entrega al capital privado y a los emporios petroleros extranjeros, tenga límites. Los dirigentes de los partidos que se oponen a esa reforma, como el PRD, el PT y Movimiento Ciudadano, además de Morena, estarían dispuestos a bajarle a sus rencillas y odios, con tal de unirse en un solo frente para tener el peso político suficiente que pudiera incidir en la ‘letra chiquita’ de las leyes reglamentarias, que tendrán que ser discutidas y aprobadas a la brevedad posible. ¿Será eso posible?

El buen pretexto podría ser la consulta popular que se celebraría el primer domingo de julio de 2015, misma fecha en que habrán de celebrarse las llamadas elecciones intermedias. El pero es que para entonces ya habrá nueva dirigencia en el PRD, Morena quizá se convierta en partido y las ambicione para el 2018 estarán para entonces a todo lo que da por parte de los aspirantes de las izquierdas divididas. Dos son los personajes que podrían hacer el milagro de que las tribus radicales, moderadas y derechizadas se unan en un solo frente: Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador. Eso si el destino no dicta otra cosa. El tiempo dirá quien sigue activo para entonces.

Anuncios

Comentarios desactivados en Bullying a izquierda opositora

Archivado bajo Bullying contra izquierda opositora

Los comentarios están cerrados.