Se multiplican autodefensas

PAULINO CÁRDENAS

El hartazgo de miles de pobladores de Michoacán llegó a su clímax y decidieron ponerle un hasta aquí a la delincuencia organizada, ante la impasibilidad y colusión de las fuerzas policiales y militares que más bien trabajan para los cárteles que se disputan territorios y cometen un sin fin de tropelías, abusos, violaciones, extorsiones, cobros de cuotas en todas las actividades productivas y comerciales, y crímenes cuando la gente no accede a sus exigencias. Ya no creen en promesas ni en discursos. Eso es muestra del rotundo fracaso del gobierno que encabeza Fausto Vallejo, y del que encabeza Enrique Peña Nieto. El movimiento lo encabeza el médico veterinario José Manuel Mireles Valverde, quien ha convocado a los habitantes de varias comunidades de una veintena de municipios de esa entidad, a unirse en un solo frente y combatir a quienes operan esas actividades criminales para distintos cárteles.

A través de asambleas generales, el dirigente de los grupos de autodefensa ha venido convocando en los últimos días a los pobladores de varios municipios y comunidades michoacanas, a unirse para luchar contra la delincuencia organizada. Los convocados han respondido al llamado del doctor Mireles, quien se ha encargado de desmentir antes los medios las versiones de que los integrantes de autodefensa estén siendo armados por los cárteles que se disputan el territorio y mantienen azuzada a la población, como pudieran ser los Caballeros Templarios o el cártel de Jalisco Nueva Generación, como afirmaba en este último caso la firma de seguridad estadounidense Stratfor allá por el mes de mayo, antes de la retención de más de dos decenas de soldados por parte de un grupo de civiles que se percataron de que en lugar de velar por la paz de los habitantes, los militares más bien se coludían con la delincuencia.

Stratfor afirmaba entonces que ‘el narcotráfico utiliza a los grupos de autodefensa, con civiles armados, en su lucha por conservar territorios’. La misma firma había alertado antes sobre una creciente falta de control de los máximos jefes del narcotráfico en México, sobre organizaciones más pequeñas que querían independizarse. Advertía de una tendencia hacia la división o ‘balcanización’ de los grupos delincuenciales, que conduciría a la aparición de grupos más compactos y a que, desde sus regiones, empezaran a desafiar a los cárteles mayores. Como prueba de su afirmación, la firma señalaba que al menos 8 de los 34 civiles armados capturados en Buenavista, a principios de mayo, eran del cártel jalisciense Nueva Generación,

Otro es el caso de organizaciones más poderosas como el cártel de Sinaloa (o del Pacífico) o los Zetas, que operan nacional e internacionalmente, pero a nivel local optan por alguno de estos tres caminos: luchar contra las organizaciones regionales, trabajar con ellas o cobrarles renta de territorio. Diversas voces políticas como la de Manlio Fabio Beltrones, líder los priístas en la Cámara de Diputados, ha señalado que la existencia de guardias comunitarias y grupos de autodefensa, es signo de ingobernabilidad y ruptura del Estado de derecho, mientras que el Consejo Coordinador Empresarial ha planteado la urgencia de frenarlas.

Beltrones afirma que las autodefensas ya han fracasado en muchos países; “debemos aprender de esa experiencia”. Añade que han devenido incluso en grupos paramilitares como en Colombia, “y eso no lo podemos permitir” porque en México no debe otorgarse autoridad a esas “guardias comunitarias”. Por su parte el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, ha dicho al respecto que esos grupos de autodefensa “ponen en riesgo el Estado de derecho en el país, y no pueden permitirse. De hacerlo, se llegaría a la venganza personal o pública (…) se rompería el principio fundamental que es el monopolio del Estado sobre la fuerza pública”.

Como quiera que sea, el doctor Mireles Valverde que encabeza a esos grupos en Michoacán, ha dicho y reiterado que los grupos de autodefensa no son armados por los cárteles, que tampoco son guerrilleros, no pertenecen a ninguna organización delictiva que  son de las que se defienden, y que tampoco tienen tácticas militares. La decisión de hacer un llamado a las comunidades a que se unan para luchar contra los delincuentes que tienen agobiada a la población, es porque los militares ni la policía destacados en ese estado del país,  están combatiendo ni sometiendo a nadie. No cumplen con su función de garantizar la seguridad de los habitantes y la situación ha llegado al punto del hartazgo total.

Por más que los grupos de autodefensa les dicen a los militares y policías a donde están las guaridas de los delincuentes, no se atreven a irlos a buscar. Lejos de eso, muchos acaban por coludirse con los malos en lugar de cuidar a la población. Ante la ausencia y corrupción de las autoridades, son más las comunidades que están decidiendo defenderse solas. Es la labor que encabeza el doctor Mireles Valverde en Michoacán. Por lo pronto el grupo de autodefensa que coordina ya tomó la cabecera municipal de Churumuco y la tenencia de Poturo de esta misma jurisdicción, ubicada a unos 15 kilómetros de La Huacana. Unos 300 habitantes respaldaron el movimiento durante un mitin efectuado en la plaza pública el pasado fin de semana. El dirigente de los grupos de autodefensa en Michoacán dijo que esta misma semana podrían tomar el control de la seguridad en los municipios de Turicato, Huetamo y Ario de Rosales.

Ese movimiento rebelde está creciendo en ese estado de la República y podría ser imitado en otras entidades del país y convertirse en algo mucho más preocupante que el de una medida de autodefensa en contra de la delincuencia organizada. Las causas de su surgimiento son profundas y dolorosas. Van desde la extorsión y las amenazas de muerte cumplidas, hasta la violación de niñas de 11, 12, 13 y14 años. Es un fenómeno social que en Michoacán está tomando dimensiones muy peligrosas. Los pobladores de muchas comunidades ya no creen en promesas ni en discursos oficiales. Eso es muestra del rotundo fracaso del gobierno que encabeza Fausto Vallejo, y del que encabeza Enrique Peña Nieto. Y no vaya a ser el Diablo.

Anuncios

Comentarios desactivados en Se multiplican autodefensas

Archivado bajo Se multiplican autodefensas

Los comentarios están cerrados.