Cuba: subversión ideológica

PAULINO CÁRDENAS

Cuba enfrenta una permanente campaña de subversión política e ideológica que pretende desmantelar el socialismo desde adentro, denunció el presidente  de ese país, Raúl Castro Ruz. Durante la celebración del aniversario 55 del triunfo de la Revolución Cubana, el mandatario señaló que se perciben intentos de introducir sutilmente plataformas de pensamiento neoliberal y de restauración del capitalismo necolonial. Tales campañas, expresó, están enfiladas contra las esencias mismas de la revolución socialista, a partir de una manipulación premeditada de la historia y de la situación actual de crisis general del sistema capitalista. El mandatario denunció que esos propósitos favorecen el individualismo, el egoísmo y pensamiento mercantilista, en menoscabo de los valores, identidad y cultura nacionales.

Ante comandantes y combatientes históricos del proceso revolucionario, otros dirigentes y una representación del pueblo de Santiago de Cuba, denunció que esas campaña –que aunque no dijo de dónde provienen ni quiénes la instigan se sabe que el Instituto Republicano Internacional (IRI), relacionado con la Fundación de Aznar, que tiene el objetivo de destruir a la revolución y propiciar la llamada “transición a la democracia”– tratan de vender a los más jóvenes las supuestas ventajas de prescindir de ideología y conciencia social, manifestó el gobernante en su discurso.

Con ello, advirtió, pretenden inducir la ruptura entre la dirección histórica de la Revolución y las nuevas generaciones, así como promover incertidumbre y pesimismo de cara al futuro. Todo con el propósito de desmantelar desde adentro el socialismo en Cuba, exclamó. Dijo estar seguro de que la Revolución saldrá victoriosa en esta batalla ideológica. Para ello, refirió, contamos con la pujanza y compromiso patriótico de los intelectuales, artistas, profesores y maestros revolucionarios, universidades y el estudiantado.

Los empeños de diseminar ideas que niegan la vitalidad de los conceptos marxistas leninistas y martianos deberán contrarrestarse con una creativa conceptualización teórica del socialismo posible en las condiciones de Cuba, como una alternativa de igualdad y justicia para todos, aseveró Raúl Castro. Instó a la nueva generación de dirigentes que paulatinamente van asumiendo responsabilidades a no olvidar “que esta es la revolución socialista por los humildes, de los humildes y para los humildes”. Finalmente llamó a continuar perfeccionando y profundizando la democracia en Cuba y seguir el principio de consultar de manera directa con la población las decisiones vitales para el desarrollo de la sociedad.

Desde la renuncia de Fidel Castro a la jefatura gubernamental, el 19 de febrero de 2008, cuando en Estados Unidos apostaban a que era el fin del socialismo, se equivocaron. Incluso la sucesión del poder en la isla ocurrió sin sobresaltos. La estafeta se la pasó Fidel a su hermano Raúl Castro, quien desde entonces, y ciertamente con la guía del hermano en retiro, ha llevado las riendas del gobierno cubano sin que el país se haya colapsado ni que haya sobrevenido el caos. Fidel Castro siempre fue un líder excepcional, un gran estadista y estratega. Pero sin la voluntad política del pueblo cubano y su capacidad de participar, pensar, decidir y autogobernarse, esa revolución ética, humanista, internacionalista y solidaria, de impronta caribeña y latinoamericana, que colocó al hombre y la mujer concretos como centro del proceso, no habría sobrevivido.

Fidel se retiró del gobierno. Pero como pocos lo imaginaban, con su habitual maestría política, manejó los tiempos con precisión y exhibió que Washington no tenía una estrategia para un escenario que pocos esperaban: una sucesión del poder en la isla sin caos ni sobresaltos. Desde entonces, el Instituto Republicano Internacional, una organización no gubernamental de Estados Unidos, de ideología conservadora y asociada al Partido Republicano, ha sido criticado por sus intentos de intervencionismo en Cuba y otros países como Haití y Honduras. Sus programas en general se enfocan en promover la democracia a través de “programas de democratización”, además de que suministra capacitación para partidos y candidatos de derecha de distintos países en temas como “valores” y “buen gobierno”.

El IRI –financiado por el Fondo Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés), responde al Departamento de Estado norteamericano–, además de insistir en el intervencionismo contra Cuba, lo han acusado de estar detrás de los golpes de estado de Haití y Honduras. Se le ha asociado también con la asistencia en la creación de una gran coalición de partidos conservadores en Polonia y cierta relación con algunos grupos durante la Primavera Árabe en Egipto. Opera en más de 70 países y tiene su sede en Washington. Su presidente es el ex candidato republicano John McCain. De ahí que Raúl Castro, al hablar con motivo del 55 aniversario del triunfo de la Revolución Cubana, haya denunciado que Cuba enfrenta una permanente campaña de subversión política e ideológica que pretende desmantelar el socialismo desde adentro.

Pero el histórico apretón de manos durante la exequias de Nelson Mandela entre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, el primero que mantienen públicamente mandatarios de Estados Unidos y Cuba en los últimos 54 años, generó esperanzas en una aproximación en las relaciones de ambos países, según medios y analistas consultados. El pasado 9 de noviembre, Obama había adelantado en Miami que Estados Unidos debía revisar su política hacia Cuba. “Tenemos que seguir revisando nuestras políticas”, dijo el mandatario en una actividad para recaudar fondos electorales, pues “cuando Castro llegó al poder yo acababa de nacer. Así que la idea de que las mismas políticas que desarrollamos en 1961 serían todavía tan efectivas hoy en la era de internet y Google y del viaje global no tiene ningún sentido”, dijo. Por su parte el presidente Peña Nieto, que tiene programado ir este mes a Cuba, busca resarcir la relación de México con el gobierno de la isla, que quedó deteriorada desde aquel ‘comes y te vas” de Vicente Fox.

Anuncios

Comentarios desactivados en Cuba: subversión ideológica

Archivado bajo Cuba: subversión ideológica

Los comentarios están cerrados.