Se arman en más estados

PAULINO CÁRDENAS

El asunto no es menor. Aunque el gobierno federal en lugar de actuar esté a la expectativa ante la fragilidad de los gobiernos locales, es un hecho que más estados de la República están siguiendo el ejemplo de Michoacán, de constituir grupos civiles armados para defenderse del crimen organizado, en virtud de que los militares y las policías federal y locales parecen tener la orden de no atacar frontalmente a los sicarios de los diferentes cárteles que siguen asolando a poblados enteros en varias entidades federativas del país. En otros casos el problema es la colusión de los uniformados y sus mandos con los delincuentes que violan y matan a mansalva a personas inocentes si no cumplen las órdenes que les da el crimen organizado. Los capos de los cárteles parecen tener maniatados a los gobiernos estatales y municipales, en tanto el gobierno federal solo ‘estudia’ el fenómeno sin decidirse a actuar.

Se estima que hay al menos media docena de estados en los que bajo el mismo esquema se están alistando para hacerle frente a los cárteles por la nulidad de las fuerzas gubernamentales armadas. Las entidades que registran mayores grupos de autodefensa son Michoacán, Guerrero, Oaxaca y el Estado de México. La Comisión Nacional de Derechos Humanos dio a conocer a través de un informe el número de policías comunitarios y grupos de autodefensa que se ubican en el país. Según los datos, son 11 entidades las que registran estos grupos armados que, en algunos casos, son apoyados por los propios gobiernos estatales, como en Guerrero.

En Michoacán se tiene un registro de 44 grupos de autodefensa que se ubican en 45 regiones, de 19 municipios en la zona de Tierra Caliente. Morelos sería el estado número 12 que estaría en vías de armarse civilmente. Todo ello pese a que el pasado 21 de noviembre, el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam aseguró que el Estado garantizaría que los grupos de autodefensa no se extenderían más. Se ha dicho que no hay justificación para que haya autodefensas. Mas bien sí la hay, después de poner atención en lo que ha venido narrando el doctor Mireles Valverde.

Cierto es que por órdenes del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, Enrique Peña Nieto, han sido enviados miles de militares y policías federales a estados como el de Michoacán, supuestamente para poner orden ante las violaciones a los derechos humanos de los pobladores de al menos una veintena de municipios agobiados por el crimen. Pero las comunidades se quejan de que, a sabiendas de donde se esconden los criminales, ni militares ni policías se deciden a actuar.

Hay un relato de la periodista Laura Castellanos para el diario El Universal, basada en una entrevista que le hizo al doctor Mireles Valverde hace unos meses, en donde el hoy líder de las autodefensas michoacanas narra el por qué decidió, junto con un grupo de ganaderos de Tapalcatepec  y empresarios de Buenavista Tomatlán, iniciar una lucha en contra de los delincuentes por cuenta propia. Le dijo el líder moral del Consejo General de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán, con presencia en 22 municipios del estado, que platicando con un grupo de amigos, coincidieron en narrar las fechorías de los narcos, que quisieron llevarse a su ahijada de 15 años y como no pudieron, raptaron a la prima. Un empresario le dijo que el cártel también intimidó a su hija y a las de otros ganaderos. La plática se abrió al resto de los invitados e hicieron cuentas de cómo 25 mil habitantes del municipio podían enfrentar a 90 narcos bien armados que los tenían en jaque, sin que las autoridades hicieran nada, ni tampoco las fuerzas del gobierno federal destacadas en Michoacán, pese a sus reiteradas quejas entre las cuales había la de violaciones a niñas por parte de los delincuentes.

El ímpetu por levantarse le vino al doctor Mireles durante el último cuatrimestre de 2012: como médico atendió a 40 niñas embarazadas por violaciones o estupro infantil por parte de Los Templarios. “Puras niñas de 11 a 14 años; la más vieja era de 14 años”, dice. “De septiembre, octubre y noviembre fueron 26 niñas de los ranchos” que habían sido raptadas, violadas y echadas al campo. “Así como te digo”, le comentó a la periodista Laura Castellanos. Por eso fue que decidió junto con varios grupos de empresarios, ganaderos y profesionistas de varias regiones michoacanas, ponerle un hasta aquí a tantas vejaciones. Eso fue el 24 de febrero de 2013. A sabiendas de esas quejas, las autoridades federales y locales hicieron mutis. La garantía de seguridad para las comunidades se las pasaron por alto, por temor o por colusión.

El pasado 26 de octubre, el mismo día que Mireles encabezó la toma simbólica de Apatzingán, con una caravana desarmada de alrededor de 3 mil guardias civiles, pues el Ejército les impidió ingresar armados, dice que el general de zona lo convocó a él y a otros líderes del Consejo a una reunión para dos días después. Para su sorpresa, afirma que el encuentro fue con el procurador general Jesús Murillo Karam. El médico no detalla los acuerdos de la reunión. Comenta que el procurador le dijo al general de zona: “Apoyo tu decisión de permitirles que se defiendan y bien armados, pero quiero que sepas que no deja de ser ilegal”. Y el general le respondió: “Lo sé, pero tú sabes que en legítima defensa todos los ciudadanos se pueden armar, y eso es lo que ellos están haciendo”.

Afirmó que el grupo de civiles armados solamente busca acudir a los llamados de auxilio porque el gobernador, Fausto Vallejo, “está tan contaminado que no puede hacer nada por su propio estado”, aseveró Mireles en entrevista con Jonathan Pardiñas en Milenio Televisión. “Sabemos que lo tienen maniatados los del crimen organizado que están involucrados en su gabinete”.  Luego de encabezar el desarme de la policía municipal de Parácuaro, el sábado anterior el médico Mireles sufrió un accidente aéreo salvando milagrosamente la vida. Desde el hospital donde se encuentra en el DF, ha pedido protección a las autoridades federales. Se infiere que continuará su lucha. Se cree que una célula del cártel de los Caballeros Templarios habría tenido que ver con el accidente. La PGR investiga. Sin embargo, ahora corre la versión de que Mireles podría estar del lado del cártel jalisciense Nueva Generación. Pero esa es otra historia.

Anuncios

Comentarios desactivados en Se arman en más estados

Archivado bajo Se arman en más estados

Los comentarios están cerrados.