Justicia por propia mano, no

PAULINO CÁRDENAS

El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva Meza, declaró ayer en Querétaro que hoy, cuando muchos mexicanos temen por su integridad y la de su familia –como en el caso de Michoacán, Guerrero y otros estados de la República en donde los pobladores de muchas comunidades han quedado expuestos a las leyes que les impone el crimen organizado–, es preciso insistir en que las respuestas se encuentran dentro de la Constitución y no fuera de ella, con lo que el ministro presidente de la SCJN rechazó los intentos de hacer justicia por propia mano, refiriéndose, sin mencionarlos, a los grupos de autodefensa que han proliferado para defenderse del crimen organizado, cosa que es obligación de las Fuerzas Armadas y las Policías Federal y Municipales hacerlo y que no lo han hecho con la cabalidad que ordena la Constitución.

Hay varias razones; una de ellas es que miembros de esas corporaciones –por supuesto con sus respetables excepciones– han caído en actos de colusión con los mandos criminales. Y en estricto rigor lo que ha sucedido es que los titulares de los poderes ejecutivos de los tres niveles de gobierno –los de ahora y los que los antecedieron–, no han cumplido con esa obligación constitucional, pese a que presupuesto no les ha faltado. Las otras causas son de índole económica que deviene en mejores oportunidades; es decir, ha habido falta de incentivos para mejorar el ingreso para tener una mejor calidad de vida, con una educación más igualitaria, y donde los actos de corrupción siguen en su apogeo y la justicia es prácticamente inexistente en donde solo vale para los que tienen para pagarla a su favor.

Silva Meza fue orador en el 97 Aniversario de la Carta Magna en la ceremonia celebrada en Querétaro, entidad que dentro de tres años se vestirá de gala cuando se conmemoren los 100 años de la promulgación de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos. El ministro presidente de la Suprema Corte se animó a hacer una crítica al propio órgano juzgador. Dijo: “Sabemos que la sociedad reclama y necesita jueces honestos y confiables, los merece la sociedad. Por eso los más de mil 200 juzgadores federales repudiamos la deslealtad constitucional de algunos pocos, que manchan y denigran el trabajo de compromiso y responsabilidad de la inmensa mayoría”. Aceptó de hecho que hay jueces deshonestos.

Respecto a esa autocrítica de Juan Silva Meza, habría que recordar que recién llegado al cargo en la Suprema Corte de Justicia, tuvo una seria discrepancia con el entonces presidente panista Felipe Calderón, quien venía criticando al aparato de justicia y específicamente a los jueces venales. En repetidas ocasiones los culpó de dejar en libertad a detenidos por crímenes cometidos correspondientes al fuero federal y llamó al Poder Judicial a revisar su estructura y evitar ‘la impunidad’. En enero de 2011 Calderón criticó la forma en que resolvieron los jueces en Chihuahua el caso de Rubí, la hija asesinada de Marisela Escobedo, al señalar que “por un formalismo” no condenaron al homicida confeso.

En otra ocasión, el 4 de junio de 2011, Jorge Hank Rohn se convirtió en presunto responsable de acopio de armas sorprendido en flagrancia por el Ejército en el momento en que es descubierto un arsenal en su domicilio. Se dijo que una voz anónima dio el ‘pitazo’, por lo que se activó el operativo militar. El ex alcalde de Tijuana fue detenido sin una orden judicial. Aún así fue llevado al penal de Tecate, Baja California. Pocos días después salió libre. Se discutió si fue por fallas en el debido proceso o porque pudo haber algún arreglo para que quedara en libertad y el asunto quedara en la impunidad. Marisela Morales quiso acusar a Hank Rhon de actividades vinculadas con la delincuencia organizada, en vísperas de las elecciones en el Estado de México, pero una juez se encargó de descubrir que el parte militar, base de la acusación, no se apegó a la realidad. Quien quedó mal fue Calderón.

En septiembre de ese mismo año, tras decirse cansado de que el gobierno detenga a criminales y los jueces los liberen, el ex mandatario panista criticó que Néstor Moreno Díaz, ex directivo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) acusado de enriquecimiento ilícito, haya sido liberado a unas horas de su detención. Igual sucedió en el caso de la participación en el ataque al Casino Royale de sujetos que ya tenían antecedentes penales; el mandatario advirtió que hay una brecha entre la verdad real y la verdad legal, pues criminales son liberados por cuestiones técnicas en los juicios. “La impunidad se da o porque no agarramos a los delincuentes, que en este caso sí lo habíamos agarrado (referente al Casino Royale), o porque en el juicio se encontró algún detalle, algún argumento raro, y lo sacan”, afirmó.

“Yo digo la verdad real, la que le importa al ciudadano: es que el señor es un ratero y está libre y ahora volvió a matar a 52 gentes; esa también es la impunidad que a mí me molesta, yo también le preguntaría al juez ¿por qué lo dejaste ir?, ¿por qué lo sacaron? y que se le exija rendición de cuentas. No es que yo la traiga contra el juez, los aprecio y todo, pero pues ya también uno empieza a cansarse, uno los agarra, los agarra, los agarra, y los jueces los sacan, los sacan y los sacan”, expresó Calderón. Todas esas críticas fueron mal vistas por el Poder Judicial y el asunto llegó hasta la Suprema Corte. Juan Silva Meza quien, recién llegado al cargo, decidió ir a Los Pinos a pedirle pruebas de sus dichos al entonces mandatario panista. Al parecer el asunto quedó ahí.

Lo que sucede es que ahora, ya en su calidad de ex presidente, la SCJN empezará a revisar expedientes del último tramo de la gestión administrativa de Felipe Calderón, referidas a presuntas violaciones a los derechos humanos y al debido proceso, varias de ellas relacionadas con el crimen organizado.  Lo paradójico del caso es que esa misma instancia judicial es a la que el ex mandatario panista no solo criticó, sino que tildó de presuntos actos de corrupción. Habrá que ver cómo le va en ese proceso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por lo pronto, Silva Meza aceptó en Querétaro que repudiaba la deslealtad constitucional de algunos pocos jueces, que manchan y denigran el trabajo de compromiso y responsabilidad de la inmensa mayoría. El mensaje fue: sí hay jueces deshonestos.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Justicia por propia mano, no

Archivado bajo Justicia por propia mano no

Los comentarios están cerrados.