Cárteles, con mejor armamento

PAULINO CÁRDENAS

Uno de los problemas que tienen que enfrentar las autodefensas de Michoacán que aceptaron dejar de portar armas de uso exclusivo del Ejército, proceso que todavía continúa, es que se quedarían en muy desigual circunstancia para hacerle frente a los cárteles que han tenido sometidos a decenas de comunidades de esa entidad federativa, ya que los grupos criminales cuentan con armamento bastante más sofisticado, equiparable incluso al que utilizan las Fuerzas Armadas. Nada menos que en Apatzingán, principal bastión de los Templarios, atraparon el martes a cinco sujetos que trasladaban un lanzagranadas, dos granadas calibre 40 mm y de fragmentación así como tubos cilíndricos con las características propias para carga de propulsión de granadas. El Ejército y la Armada han hallado y decomisado cohetes antitanque, lanzacohetes y lanzagranadas que se usan en las grandes guerras, que poseían varios cárteles.

En México, las organizaciones del tráfico de drogas se han abastecido cada vez más de sofisticado y poderoso armamento que es adquirido en Estados Unidos a través de los corredores de armas de alto poder, mafias que trabajan en la clandestinidad. Los grandes beneficios económicos que obtienen los cárteles con la venta de drogas y otras actividades delincuenciales, les permite corromper funcionarios en las aduanas en tierra y en las zonas marítimas de ambas fronteras para ingresar armamento pesado que los grupos comunitarios civiles ni siquiera conocen. Menos ahora que varios de ellos, creyendo en el gobierno federal, se sometieron a no portar a la vista armas reglamentarias, sino solamente fusiles de caza y pistolas que utilizan balas con ‘calibre de señoritas’ dicen algunos, aunque también matan, y que deben ser registradas.

De esta manera, entre el armamento que usan los grupos delincuenciales organizados y los que utilizan las autodefensas, hay una enorme diferencia. La capacidad de fuego de los cárteles incluye, además de los clásicos fusiles de asalto AK-47 soviético conocidos como ‘cuerno de chivo’, el  R-15 y diversas armas de alto poder como el M14 estadounidense, así como el FN FAL belga y el Heckler y Koch G3, el G36 alemán o el Steyr AUG austriaco entre otras, según ha trascendido por parte de fuentes castrenses. Además cuentan con  armas de guerra verdaderas. Tan solo el año pasado, la PGR, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Marina y Gobernación, dieron a conocer que el Cártel del Golfo y Los Zetas fueron las organizaciones a las que les aseguraron el mayor número de armas de fuego, las cuales tienen características especiales por su potencialidad lesiva, alcance y penetración.

Destacan armas tipo cohetes antitanque de tipo M72 y AT-4, lanzacohetes RPG-7, lanzagranadas MGL calibre 37 mm, aditamentos lanzagranadas calibre 37 y 40 milímetros, granadas de fragmentación, fusiles Barret calibre 0.50, así como armas de nueva generación como la subametralladora y la pistola FN Herstal de fabricación belga, importada por EU, conocida como Five-Seven, capaz de traspasar los blindajes de keblar y crisat, llamada también ‘mata policías’. Aunque con menor impacto, otro de los cárteles golpeados fue el de los hermanos Arellano Félix, a cuyas células operativas se les han decomisado fusiles Barret, lanza cohetes y subametralladoras FN Herstal, calibre 5.7 x 28.

En armas largas, los estados que más decomisos tienen son Michoacán, Tamaulipas, Sinaloa, Sonora, Baja California y Chihuahua; en municiones son Tamaulipas, Baja California, Michoacán, Sonora, Sinaloa y Chihuahua; en granadas Tamaulipas, Michoacán, Chiapas, Sinaloa y Nuevo León. Oaxaca también aparece en la lista de decomisos a cárteles de cohetes antitanque, lanzagranadas y material bélico pesado. Cifras de la Sedena refieren que del primero de diciembre del 2006 al 30 de noviembre del 2012 aseguró 125 mil 554 armas.

El tráfico de armas venido de EU para proveer a los cárteles de armamento sofisticado, incluye granadas de fragmentación de uso bélico en guerras como Afganistán, que al estallar lanza con gran fuerza esquirlas metal que hieren o matan al enemigo. En 2008 la Secretaría de la Defensa Nacional autorizó a las policías estatales a incrementar el calibre de sus armas y, en consecuencia, su poder de fuego, a raíz de la violencia que enfrentaba el país y que persiste hasta la fecha. La Sedena precisó qué tipo de armas pueden utilizar en el combate a la delincuencia organizada, la forma de adquirirlas y la vía para solicitarlas, incluso en el extranjero. En aquella fecha al menos 10 estados de México pidieron permiso para adquirir armas de uso exclusivo del Ejército.

La razón que pudo haber incidido para que los grupos comunitarios armados hayan accedido a someterse a las reglas que les marcó el gobierno federal y quedar bajo el mando de las Fuerzas Armadas en sus tareas de autodefensa contra el crimen organizado, pudo ser primordialmente la superioridad de armamento con el que cuentan los cárteles, equiparable al que utiliza el Ejército o la Armada o quizá hasta más sofisticado. Accedieron a ello cambio de andar como vigías custodiados por el Ejército y la Policía Federal. El asunto es que no siempre podrán las fuerzas castrenses andar de pilmamas ni como chaperones de los grupos comunitarios. ¿Qué sucedería si los regimientos destacados en Michoacán reciben la orden de concentrarse en sus respectivas zonas en caso de un suceso que requiera su ayuda, como las consecuencias de un terremoto o las graves afectaciones de los huracanes?

Anuncios

Comentarios desactivados en Cárteles, con mejor armamento

Archivado bajo Cárteles mejor armados

Los comentarios están cerrados.