El Chapo da para más shows

PAULINO CÁRDENAS

Hay quienes piensan que lo del Chapo –desde las crónicas entre fantasiosas y peliculescas de su escape la semana pasada por túneles y alcantarillas en Culiacán y su detención el pasado sábado en un departamento de clase media en Mazatlán, pasando por las dudas que todavía persisten de si es o no es el verdadero capo sinaloense el que está en el penal de alta seguridad del Altiplano–, ha sido puro show mediático para distraer a los mexicanos de otros asuntos más importantes relacionados con la famosa apertura energética. Lo cierto es que pocos se imaginan al supercapo más buscado del mundo, multimillonario él, que ocupa un lugar privilegiado en la lista de ‘los hombres más exitosos del mundo’ según la revista Forbes, andar huyendo por malolientes alcantarillas, arrastrando su obesa humanidad entre el estiércol y avanzando por los estrechos conductos de las cañerías hasta hallar los canales de desagüe más grandes de diámetro pero igual de hediondos. Pero bueno.

Ahora resulta que algunos simpatizantes o sicarios de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán –quien dicen que llegó en silla de ruedas al departamento donde fue atrapado según la información oficial–, ‘organizaron’ una  marcha en apoyo del capo sinaloense en la que participaron contingentes integrados por hombres, mujeres, ancianos y niños, por las calles de Culiacán, la capital de Sinaloa, y por las de Guamúchil. Con pancartas en la mano y gritando diversas consignas, desfilaron la tarde-noche del pasado miércoles en el centro de ambas ciudades, pidiendo la liberación del capo recién detenido el sábado en Mazatlán y que ya se encuentra en el  penal ubicado en Almoloya, estado de México; asímismo, uno de los clamores era que no sea extraditado a Estados Unidos. Si el mensaje que se quiso dar con esa marcha fue que al Chapo lo quieren mucho en su tierra porque al parecer ha sido el mecenas de muchas familias sinaloenses durante años, lo lograron.

La convocatoria había aparecido en volantes desde el día anterior en Culiacán, Guamúchil, Salvador Alvarado, y Mocorito. Tanto el gobernador, Mario López Valdez, como el alcalde de Culiacán, Sergio Torres Félix, no creyeron que fuera a celebrarse dicha marcha; sin embargo la tarde del miércoles, tal como había sido convocada, se realizó a partir de las 18:00 horas. Dijo el gobernador que hubo alrededor de veinte detenidos, pero que habrían sido puestos en libertad enseguida bajo el principio constitucional de la garantía ciudadana de la libertad de expresión y la libre manifestación de ideas. Se había dicho que hubo gente armada durante la marcha, pero el dato no se confirmó. La marcha en términos generales fue pacífica.

El caso era llamara la atención de los medios locales y nacionales, lo que en cierta medida se logró. López Valdez cree que quienes organizaron esa marcha a favor del Chapo fueron familiares y amigos del delincuente más buscado del mundo, ya preso nuevamente después de haberse fugado del penal de alta seguridad de Puente Grande, Jalisco, en 2001. Durante trece años gozó de su libertad para cometer actos contra la salud, vínculos con otras redes del narcotráfico y lavado de dinero, por lo que se le acusa. El gobierno de Peña Nieto, dijo el vocero del gobierno federal, Eduardo Sánchez, indagará a quienes hayan tenido que ver con el Chapo y sus andanzas criminales, desde que se fugó de la cárcel el 19 de enero de 2001.

De ser cierto, las investigaciones se llevarán de tiempo al menos lo que resta del sexenio, y pondría temblar a centenares de funcionarios y altos jefes de los tres poderes de la Unión –Ejecutivo, Legislativo y Judicial–, entre los que estarían legisladores, gobernadores, alcaldes, ministerios públicos, mandos del Ejército, la Marina y de la Policía Federal, además de empresarios, jefes aduanales, y un sin fin de gente que habría tenido que ver para facilitarle al capo sinaloense sus actividades criminales durante los dos sexenios panistas, el de Vicente Fox y el de Felipe Calderón, y lo que lleva la actual administración que encabeza Enrique Peña Nieto.

Desde antes de las elecciones del 2012, había quienes afirmaban que si llegaba nuevamente  el PRI a Los Pinos, entre otras cosas vendrían componendas con el crimen organizado y especialmente con los capos de la droga, como habría sido la intención de Felipe Calderón al arranque de su sexenio, según escribió en su libro ‘Los señores del narco’ la periodista Anabel Hernández. La misma autora describe la relación que ha existido durante años entre los líderes del narcotráfico, la política y la sociedad empresarial mexicana. Naturalmente que ese tipo de alianzas son secretas, y por tanto, ni se sabe de ellas, y en todo caso siempre se negarán aunque las hubiera.

Por lo pronto, la detención de Joaquín Guzmán Loera alias el ‘Chapo’, no convence a muchos. La manera en que se dio, primero su supuesto escape la semana pasada en una operación de la Marina mexicana y la DEA en Culiacán, dizque escapando por alcantarillas y el drenaje de la ciudad, y luego la detención del capo en un edificio de clase media en un condominio de Mazatlán, noticia que se dio primero en Estados Unidos y casi ocho horas después fue confirmada en México, en un escenario para televisión al estilo de los montajes que gustaba realizar Genaro García Luna, han hecho de ese hecho casi una telenovela, pero sin mucho suspenso.

El personaje da para mucho más. De manera que los mexicanos y quienes estén interesados por el futuro del capo, tendrán todavía mucho qué leer, oír y ver. Lo de su detención, con el ingrediente de que si era o no era el Chapo, es apenas el comienzo. El caso da para que haya show tras show con el capo más buscado del mundo como estrella principal, que muchos dicen, se ha prestado al juego del actual gobierno en la supuesta lucha anticrimen que lleva a cabo con una estrategia distinta a la de Calderón la cual, además de fallida, dejó una dramática estela de muertes cuya cifra se calcula en al menos 80 mil personas fallecidas, entre ejecutadas, desmembradas, decapitadas, calcinadas, colgadas, enterradas en fosas clandestinas, tiradas en cañadas, etc., etc., etc. Pero volviendo al punto, sin duda el Chapo da para más shows mediáticos. Y si no, como dicen los clásicos, al tiempo.

Anuncios

Comentarios desactivados en El Chapo da para más shows

Archivado bajo El Chapo da para más shows

Los comentarios están cerrados.