Rubido, especialista en seguridad

PAULINO CÁRDENAS

Quien hasta ayer fue Secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido García, fue designado titular de la Comisión Nacional de Seguridad, cargo al que renunció el pasado fin de semana Manuel Mondragón y Kalb. Aunque es apartidista, siempre recibió el apoyo del Grupo Atlacomulco desde la época en que el actual secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, fue titular de Gobernación de 1995 a 1998 en la administración de Ernesto Zedillo, dependencia donde Rubido fue director de Investigación y Análisis cuya creación había sido a propuesta suya. Su especialidad ha sido desde entonces el espionaje político. Durante la presidencia del panista Felipe Calderón Hinojosa, estuvo al frente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). En marzo de 2013, apenas iniciado el sexenio de Peña Nieto, asumió el cargo que ayer dejó.

Rubido García contribuyó a diseñar el Cisen, cuyo director fundador fue Jorge Carrillo Olea en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. Fue en el sexenio de Zedillo, cuando a propuesta del nuevo comisionado, se creó el área de Investigación y Análisis en la Secretaría de Gobernación, que tenía fines y propósito muy específicos. Se recordará que a Zedillo le endilgaron la matanza de Acteal cuando el titular de Gobernación era Chauyffet Chemor. El proceso de la información, el análisis y el ordenamiento de temas de los dimes y diretes del momento, fueron atribuidos a Rubido García. En esa época lo acusaron de haber creado una estructura de espionaje para su jefe el titular de la Segob, pero la PGR acabó exculpándolo y deslindándolo de esas acusaciones. Lo cierto es que es un funcionario que como pocos conoce los intríngulis de las actuaciones de los grupos criminales.

En su larga carrera en las instancias de investigación y seguridad le achacaron varios asuntos, como la acusación en su contra de una presunta red de espionaje político que operaba el gobierno mexiquense encabezado por Arturo Montiel. entre 2001 y 2003, caso que fue investigado por la Procuraduría General de la República, instancia que lo deslindó de responsabilidad. También, partidarios de Elba Esther Gordillo le atribuyeron la autoría y difusión del texto ‘Elba de Troya o Lady Mcbeth Gordillo’, que contenía la transcripción de 45 conversaciones telefónicas de la maestra con algunos de sus aliados políticos entre ellos, el ex canciller Jorge G. Castañeda, y el dirigente magisterial Rafael Ochoa Guzmán.  Otra autoría que le atribuyen es la de un informe sobre el surgimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que sirvió de referencia para la publicación de dos libros sobre ese movimiento.

Ademas de haber ocupado diversos puestos directivos en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) hasta llegar a ser secretario ejecutivo de ese órgano dependiente de la Secretaría de Gobernación, también fue titular de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Pública. A últimas fechas, al pasar Eduardo Sánchez a la instancia de vocería de Los Pinos, Rubido asumió el papel de vocero del gobierno federal para asuntos de seguridad que tenía aquel, sin dejar este la titularidad del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad. A últimas fechas ha sido el encargado de dar a conocer a la opinión pública los resultados de las operaciones de las fuerzas gubernamentales armadas contra los cárteles de la droga, entre ellas las aprehensiones de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán y de Nazario Moreno apodado ‘El Chayo’, quien ‘ahora sí’, fue muerto en un escarceo a tiros al enfrentarse con algunos de los suyos  con el Ejército.

El 16 de enero de 2012 Rubido García tomó posesión como secretario ejecutivo del Cisen, en sustitución de Gustavo Mohar. En marzo de 2013, asumió el cargo de Secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública que ayer dejó para encargarse de la Comisión Nacional de Seguridad. El presidente Enrique Peña Nieto habrá de enviar al Senado la propuesta para que el funcionario sea ratificado en su nuevo cargo. Mientras tanto, Monte Alejandro habrá de ordenar la estrategia de trabajo, en donde tendrá como reto principal coadyuvar con la Policía Federal que queda a su cargo, a las tareas que llevan a cabo las Fuerzas Armadas en el combate a los cárteles de la droga y a los capos del crimen organizado.

Su sobrada experiencia podría permitirle a Peña Nieto pero sobre todo a su jefe nominal, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, los elementos necesarios para que la lucha contra la criminalidad organizada tenga ahora sí una mayor dosis de inteligencia que se complemente con la fuerza de las armas en cuanto a oportunidad y precisión de las operaciones coordinadas con el Ejército, la Armada y la Policía Federal. Tendrá, entre otros pendientes, la depuración verdadera de las policías a su cargo. La Comisión Nacional de Seguridad, viene a ser el culmen de su carrera. Su designación ha sido tomada con beneplácito por quienes lo conocen y con reserva por quienes consideran que fue un error deshacerse de Manuel Mondragón y Kalb.

Quienes lo conocen señalan que su mejores atributos son la experiencia acumulada en cuatro décadas, así como su disciplina y lealtad. Tiene fama de hombre probo y con profunda visión y conocimiento de su materia, además de buen trato y sobre todo carácter para la compleja misión que le han asignado. Sin embargo, las fracciones partidistas de izquierda parece que no comulgan con los atributos que muchos le ven a Rubido García; sin duda serán quienes cuestionen al nuevo funcionario en el Senado de la República donde tendrá que  ser ratificada su designación.

Monte Alejandro habrá de encargarse de darle una sacudida fuerte y de fondo a la Policía Federal, además de fortalecer los sistemas de inteligencia, así como implantar una estrategia eficaz que cumpla con el propósito de erradicar la corrupción de las corporaciones, acabar con la colusión que sigue persistiendo entre mandos y subordinados policiacos, y las mafias criminales, y ver la mejor forma de que la Policía Federal coordine acciones con las Fuerzas Armadas. Un pendiente es unificar en un solo mando a las policías por estado, y concluir la conformación y puesta en marcha de la Gendarmería Nacional programada para que arranque en junio, entre otras cosas.

Anuncios

Comentarios desactivados en Rubido, especialista en seguridad

Archivado bajo Rubido especialista en seguridad

Los comentarios están cerrados.