Aumentan los secuestros exprés

PAULINO CÁRDENAS 

Una cosa es el discurso protocolario y otra la realidad. El presidente Peña Nieto dijo ayer, con motivo de la entrega de reconocimientos a personal de la Defensa, Marina y Fuerza Aérea, que la detención de líderes y capos del narcotráfico ha sido el resultado de la actuación eficaz de las Fuerzas Armadas. Sin embargo no por haber encarcelado a algunos capos, la amplia gama de delitos federales ha dejado de crecer en México. La situación de las víctimas de violencia e inseguridad siguen en sus diferentes modalidades criminales, como amenazas de muerte, extorsiones, levantones, trata de personas, tortura, migración forzada, ejecuciones, descuartizados, matanzas a mansalva multitudinarias, y por supuesto los secuestros, los cuales han cambiado de enfoque; antes la mayoría era contra personas de altos ingresos; ahora son secuestros exprés por los que los delincuentes piden montos de rescate bastante más bajos. Y ese tipo de plagios ha ido en aumento.

Muchos de esos secuestros los ejecutan jóvenes sin mucha experiencia pero que están dirigidos vía telefónica por delincuentes que operan desde las cárceles a través de celulares, esos que mil veces han jurado las autoridades que ya no habría en los centros penitenciarios, pero que ahí siguen como herramienta principal de esas operaciones que ninguna autoridad policial, local o federal, ha podido evitar o no ha querido por los ‘moches’ que reciben de la delincuencia. Dice el coordinador nacional antisecuestro, Renato Sales Heredia, que la única manera de terminar con ese delito, es que los ciudadanos confíen en las unidades especializadas antisecuestros y que se hagan denuncias.

Solo que ahí hay dos problemas: unidades especializadas para atender los plagios no hay mas que en tres estados de la República -Chihuahua, Nuevo León y Puebla-, y la condición que guardan las demás en el resto de las entidades federativas no se corresponde con las necesidades para el combate a este ilícito; lo otro es peor: los familiares de las víctimas no acaban de tenerle confianza a las autoridades como para hacer las denuncias respectivas. Las razones son obvias. El funcionario dijo que se trabaja prioritariamente en su equipamiento en las 10 entidades donde se concentra 74 por ciento de la incidencia de dicho ilícito: Morelos, Guerrero, Tamaulipas, Michoacán, Tabasco, Durango, Veracruz, Oaxaca, Zacatecas y estado de México.

En esta última entidad, el gobernador Eruviel Ávila declaró que ante la creciente incidencia delincuencial que reconoce se ha dado en su estado, solicitó al nuevo comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, que le envíe policías federales para apoyar a la policía estatal a contener el avance de las bandas del crimen organizado que poco a poco han ido metiéndose y actuando en algunos municipios mexiquenses. La colindancia que tiene el estado de México con Morelos, Hidalgo, Michoacán, Puebla, Tlaxcala, Guerrero y DF no es para menos. En varios de ellos, como Michoacán y Guerrero, sigue gestándose la violencia y los derramamientos de sangre a diario. Por ello el SOS del gobernador mexiquense a Rubido.

Hay varios factores por las que se ha visto incrementado el secuestro exprés con cobros de rescate de más bajo monto que en la década anterior. Una causa es la carestía de la vida, otra que el modus operandi tradicional era más complicado con plagios de gente adinerada, ya que desde contactar a los familiares de las víctimas, con el riesgo de ser descubiertas sus casas de seguridad,  y luego la larga espera para lograr que se reuniera la cantidad exigida, lapso que llegaba a durar alrededor de un año o más. Por ello las bandas de secuestradores han optado por mutar dicho modus operandi. Les resulta más eficiente y rápido conseguir montos menores, por lo que los secuestros exprés han proliferado en el país.

Otro factor es que las políticas y estrategias establecidas por las autoridades para combatirlos han sido un fracaso. Con otro factor en contra: se sabe del notable incremento en la participación de policías, ex policías y militares en ese tipo de delitos. Participan en promedio en 7 de cada 10 secuestros y aplican los conocimientos adquiridos para proteger a la sociedad, en su contra. Por ello cada intento del Estado por combatir al crimen organizado se ve superado por esa peligrosa coalición de policías y delincuentes. Otro factor que ayuda al secuestrador a conseguir el logro de sus objetivos, es el uso de la tecnología para delinquir. Pueden, por ejemplo, abrir desde afuera puertas eléctricas con el uso de controles cuyos códigos ajustan al que tiene la residencia a robar.

Hoy existen bandas con un alto grado de conocimientos en sistemas de comunicación que les permite intervenirlos, clonar telecomunicaciones y generar pistas falsas sobre la ubicación y origen de llamadas para negociar.
 Se emplean sistemas de espionaje como micrófonos GSM que permiten vigilancias desde cualquier lugar, se compran datos personales como cuentas bancarias, registros de actividad telefónica de la víctima y se aplican sistemas de computación para generar voces falsas y llamadas imposibles de rastrear.
 Además, las bandas de secuestradores han optado por generan alianzas entre ellas para lograr secuestros de alto impacto como ocurrió con el caso del ‘Jefe’ Diego Fernández de Cevallos o con en el caso Martí donde 5 bandas operaron en conjunto, compartiendo conocimientos criminales y policiales.

El tema da para mucho más. Solo hay que recordar que los cárteles de la droga han extendido sus actividades delincuenciales al secuestro y extorsión, echando mano de los llamados levantones, cuyas tropelías de sus sicarios quedan en el rubro del plagio calificado, al que las autoridades no atiende salvo en muy contadas ocasiones. El caso es que los delincuentes dedicados a los secuestros, si no están mucho más preparados que los cuerpos de seguridad municipal, estatal o federal, sí están mejor organizados; mucho más. Las principales fallas han sido a corrupción policial y la falta de coordinación, intercambio de información y 
trabajo de inteligencia entre las diferentes corporaciones dependientes del gobierno federal como la Policía Federal y las Fuerzas Armadas, en donde se ha dado más bien una lucha entre instituciones. De ahí que los esfuerzos que tendrá que hacer el zar antisecuestros Renato Sales Heredia, habrán de ser gigantescos.

 

 

 

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Aumentan los secuestros exprés

Archivado bajo Aumentan secuestros exprés

Los comentarios están cerrados.