No hay recesión: Presidencia

PAULINO CÁRDENAS 

Mientras que el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, el CEESP, señaló que lo que parecía un retraso “se convirtió en una recesión” y agregó que la Secretaría de Hacienda debería reconocerlo, la Presidencia de la República señaló que en materia económica en México hay una ‘tendencia positiva’. De hecho, aunque no lo dijeran los indicadores económicos, los mexicanos viven en carne propia esa recesión, ya que sigue habiendo escasez de empleos, hay una carestía galopante, los sueldos no alcanzan, la gasolina sigue aumentando cada vez siendo su incremento el más inflacionario de todos, muchas empresas han entrado en una etapa de crisis con sus gastos corrientes, el pago de personal y el pago de impuestos cuando esa recesión ha motivado la baja en el consumo y en las compras de productos y servicios que se ha generalizado en todo el país.

Para el común de los mexicanos el diagnóstico no es tan complicado ni lleno de números ni de cifras inentendibles; es muy simple; la gente dice algo más sencillo: la situación económica está muy mal. Así de simple. A los sectores tocados por el estigma de la pobreza, del olvido y de la miseria, no hay que explicarles nada; saben perfectamente que la situación del país ha ido para atrás, por más que los discursos oficiales digan otra cosa. De alguna forma esto coincide con lo que asume el organismo empresarial en su análisis semanal, de que hasta ahora no se refleja un mayor crecimiento económico en el país. El CEESP indicó en su análisis que aunque el gasto público se ha ejercido en tiempo y forma, “su destino no ha sido el más efectivo para incidir en el crecimiento de la economía”, como muestran los datos acerca de la actividad industrial de marzo, publicados por el Inegi.

Agregó que las autoridades afirmaron que la reforma fiscal aprobada para 2014 sería un detonador del crecimiento, cuando en realidad “fue un factor que hasta ahora ha inhibido los incentivos para invertir y limitó el consumo de los hogares, convirtiéndose en un lastre para la actividad económica”. Luego de señalar que lo que parecía un retraso en la recuperación económica finalmente “se convirtió en una recesión”, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado sostuvo que las autoridades hacendarias debían aceptar “rotundamente” que la economía mexicana se encuentra en dicha situación.

A esas declaraciones del organismo cúpula empresarial, la Presidencia de la República respondió que hay una ‘tendencia positiva’ en lo que se refiere a la economía nacional. A través de su página web, detalló varios indicadores que muestran una “evolución económica en la dirección correcta”, como la producción industrial en marzo, el empleo formal y las ventas en las tiendas de autoservicio y departamentales. Para el primer caso señala que la producción industrial de marzo tuvo un crecimiento anual de 3.4 por ciento, estimación mayor a la prevista por los analistas económicos, pues se esperaba 3.2 por ciento. Dentro de los componentes de la producción industrial destacó el crecimiento de 6.8 por ciento anual de las manufacturas.

En materia de empleo, citando cifras del IMSS, dijo que en abril se reportó un crecimiento anual de 489 mil 394 plazas, equivalente a 3 por ciento. “Debe señalarse que el empleo creció en todos los sectores, hecho que no ocurría desde abril de 2013”, sostuvo. Agregó que, en términos del dinamismo del empleo destacan los sectores de la construcción (4.7 por ciento anual), los de transportes y comunicaciones (4.1 anual), y las manufacturas (3.6 anual).

De igual forma, dio cuenta de los últimos datos de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (Antad), donde las ventas reportan un crecimiento nominal anual de 2.4 por ciento, mientras el consenso esperaba 1.5 por ciento. Destaca que las ventas totales de la Antad, presentaron una expansión nominal anual de 6.8 por ciento, equivalente a 3.2 por ciento real.

Insistió Presidencia que, además de la “tendencia positiva” por la que atraviesa la economía nacional, el gobierno federal tiene el firme compromiso de mantener la estabilidad macroeconómica como elemento indispensable para el crecimiento económico y para crear un mayor número de empleos. Como sea, el caso es que hay discrepancia entre lo que señala el análisis semanal del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, y lo que opinan en Los Pinos sobre la situación de la economía. Sin embargo, a los que les tocaría opinar en todo caso sería a los millones de mexicanos que no solo han perdido sus empleos o no los han podido conseguir, sino las familias mexicanas cuya economía doméstica ha sufrido un serio deterioro en lo que va del sexenio.

Ya no se diga aquellos que viven marginados en las zonas más deprimidas del país, que conforman a los miserables en los que se incluyen a muchas comunidades indígenas a las que eventualmente el gobierno federal -los gobiernos todos por mejor decirlo-, los voltean a ver para ofrecerles dádivas, como una caridad. Ellos si saben de recesión porque la sufren y la padecen todos los días. A esos millones de mexicanos no se les puede engañar ni con cifras ni con discursos mareadores. Las cifras de pobreza en el país siguen siendo aterradoras. Las desigualdades ni se diga. La razón es el estancamiento económico que algunos expertos incluso califican de retroceso.

Los números, las cifras y estadísticas muchas veces son frías y no reflejan la realidad. En el caso de la pobreza, acaso son útiles para conocer la verdadera situación social del país. Tanto organismos nacionales como internacionales que se dedican a cruzar estadísticas, coinciden en señalar que las cosas no han mejorado. La condición de pobreza y de miseria que viven millones de mexicanos, no solo afecta a quienes tienen empleo, sino a millones de niños, mujeres, ancianos, familias enteras a las que el dinero no les alcanza para su sustento. Esas cifras nada halagüeñas de la economía que se han venido dando periódicamente, no solo denotan el deterioro de la vida de muchos mexicanos, sino que seguirá siendo causa primordial de muchos otros problemas que padece el país, como la inseguridad.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en No hay recesión: Presidencia

Archivado bajo No hay recesión: Presidencia

Los comentarios están cerrados.