Narco preocupa a EU y al Papa

PAULINO CÁRDENAS 

La narcoviolencia que prevalece en México preocupa a EU y al papa Francisco. El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, está en México, en su primera visita de trabajo, para dar seguimiento a una agenda bilateral que tiene su lado público que comenzaría con su presencia para participar en una reunión ministerial en la Secretaría de Relaciones Exteriores y otra parte de carácter privado, en la cual se incluyó una reunió ayer por la tarde en Los Pinos con el presidente Enrique Peña Nieto. De hecho en la conferencia de prensa que ofreció con el canciller mexicano José Antonio Meade antes de ir a la residencia oficial, dio la pauta a lo que realmente vino. Señaló que en ese primer encuentro se habló de migración y de educación, pero también se habló del tema de seguridad.

Habló sobre las prácticas de espionaje que ha tenido su gobierno -a través de la Agencia de Seguridad Nacional (National Security Agency, conocida como NSA)- siendo uno de los espiados el presidente Peña Nieto cuando era candidato a la presidencia. Dijo al respecto que el presidente Barack Obama “tiene la responsabilidad fundamental de proteger a nuestro pueblo, y ayudar a gente en el mundo que son blanco de terroristas”. Comentó que “gracias a nuestra habilidad de recopilar inteligencia, hemos frustrado ataques que tendrían como resultado pérdidas humanas”. Como es costumbre, hubo generalidades en esa primera conferencia con reporteros, pero ningún dato específico.

Sería en la reunión privada con el presidente Peña Nieto donde Kerry hablarían sobre lo que realmente preocupa al gobierno de Washington, al Departamento de Estado norteamericano y al Pentágono, cuya información, que sin duda tiene la NSA sobre los cárteles de la droga y el crimen organizado, podría convertirse en una amenaza para el vecino país del norte, en virtud de que en nuestro país el gobierno no ha logrado aplacar las actividades del narco y de las bandas criminales que sigue azotando comunidades enteras, no obstante que el gobierno se empeña en dar a conocer periódicamente cifras sobre los crímenes dolosos que, asegura, han ido disminuyendo. Pero en Washington piensa de otra manera. No confía en las cifras sino en datos duros y en la información documentada.

Simplemente con ver los casos de Michoacán y de Tamaulipas, más los que comienzan a reactivarse en otras entidades federativas del país de manera acelerada, es para alertar y preocupar a cualquiera. Más si la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense le ha proporcionado información de inteligencia -esa sí efectiva, oportuna y veraz- a las instancias de seguridad nacional de la Unión Americana. La primera pista de ello es lo que comentó Kerry de Obama, al puntualizar que “tiene la responsabilidad fundamental de proteger a nuestro pueblo, y ayudar a gente en el mundo que son blanco de terroristas”. Algo debe saber el alto funcionario estadounidense, que en México se ignora o se trata de minimizar.

Obvio es que de lo hablado en privado entre John Kerry y Peña Nieto, no aparecería en el comunicado oficial que dio a conocer la oficina de la Presidencia de la República. Son asuntos que quedan en el más íntimo secreto; son secretos de estado. Es información confidencial, privada y sensible que, por seguridad, debe ser muy restringida y de preferencia mantenerse en secreto. Sin duda el problema de la inseguridad que sigue prevaleciendo en el país y el temor a que México sea plataforma o santuario de probables extremistas islámicos, en cuyo territorio pudieran tramarse actos terroristas, para EU es suficiente preocupación ‘para proteger a su pueblo’.

Además de discutir temas bilaterales y de interés mutuo en la agenda global, Kerry estaría en la ceremonia de lanzamiento del Foro Bilateral sobre Educación Superior, Innovación e Investigación, cuya creación fue anunciada hace un año por los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama y que busca impulsar el intercambio escolar entre ambos países. Su visita a la ciudad de México incluye también recorridos turísticos. Tenía programado asistir a la Feria de las Culturas Amigas en el Zócalo y posteriormente hacer un recorrido por los murales de Palacio Nacional. Pero el tema toral fue sin duda el de la inseguridad.

Hasta al papa Francisco le preocupa la violencia que se ha generalizado en México. Al recibir a un grupo de obispos mexicanos en el Vaticano el pasado lunes, el llamado príncipe de la iglesia católica hizo a un lado el discurso que tenía preparado para la visita de los integrantes de la Conferencia del Episcopado Mexicano, prefiriendo entregar el escrito al presidente de la misma, y hablar con los prelados en términos coloquiales sobre las “preocupaciones” que le habían planteado al pontífice en una carta, sobre la inseguridad que prevalece en el país. El papa Francisco recibió en el Palacio Apostólico al consejo de presidencia de la CEM en representación de los 118 obispos que desde el pasado 12 de mayo realizan la visita Ad Limina al Vaticano.

Francisco citó a los indocumentados que entran por el sur de México, “quienes atraviesan la frontera” con el afán de llegar a Estados Unidos, y refiriéndose “a los que no consiguen llegar a la otra parte”, dijo que son “hijos que mueren; hijos que son asesinados por manos de sicarios”, citando también el problema “de la droga”. Para describir este flagelo, según el Vaticano, el papa puso como ejemplo el de un campesino que piensa: “si cultivo maíz, vivo un mes; si cultivo opio, vivo todo el año” lo cual resulta un atractivo para muchos jóvenes que no tienen futuro.

El cardenal José Francisco Robles Ortega, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, en el mensaje que llevó al papa Francisco, señaló que debido a la presencia y actividad del “negocio del narcotráfico”, México experimenta una “profunda división, muchas muertes, daños a la salud física de la juventud y a la salud moral de las familias además de la ruptura social”. Añadió que el pueblo mexicano está “padeciendo en carne propia el grave problema de la inseguridad, la delincuencia organizada en la violencia, situaciones que también han afectado a los miembros de la Iglesia católica”. La CEM lamentó ante el pontífice que en el territorio nacional se esté “enseñoreando la cultura de la muerte”.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Narco preocupa a EU y al Papa

Archivado bajo Narco preocupa a EU y al Papa

Los comentarios están cerrados.