Nacen escuadrones antibullying

PAULINO CÁRDENAS

Como en otros países, de manera sigilosa en México han comenzado a aparecer escuadrones antibullying de estudiantes que de manera soterrada van y castigan a quienes en las escuelas insultan, amenazan y golpean, y a veces provocan la muerte de niños, niñas y jóvenes de ambos sexos indefensos, por parte de pandillas estudiantiles con mentes desquiciadas y criminales. Ha trascendido que en varios centros de estudio han comenzado a formarse esa especie de grupos vengativos, para tratar de frenar esas prácticas irracionales de estudiantes abusivo contra compañeros que son pacíficos, problema en torno al cual las autoridades educativas se abstienen de actuar.

De hecho desde 2008 especialistas de la UNAM advirtieron que el bullying era un problema en ascenso en México que derivaría en muertes y suicidios de menores de edad. Las autoridades y los legisladores pusieron oídos sordos a esa advertencia. Ha sido necesario que mediáticamente ese tipo de acosos ocupen las primeras planas de los diarios o sean nota importante en los medios electrónicos, para las autoridades reaccionen. Incluso el 30 de abril de 2012, al encabezar un festejo del Día del Niño en el Lienzo Charro del Pedregal, andando en campaña Enrique Peña Nieto se comprometió a emprender una política pública en contra del bullying. Es hora que no hay nada al respecto.

A últimas fechas, al cobrar fuerza mediáticamente ese problema en las escuelas, la SEP dio a conocer que pondría en marcha un programa piloto en las escuelas contra ese flagelo. Pero los legisladores deberían poner también su parte. Sobre el tema, se dice incluso que hay al menos tres propuestas congeladas de ley en el Congreso, que deberían ser estudiadas y aprobadas para erogar una ley antibullying. Urge, ya que en México siempre llegan demasiado tarde las medidas para intentar resolver los problemas que afectan a la sociedad. Y los niños y jóvenes que son víctimas del bullying, son parte de esa sociedad.

Uno de los casos más indignantes de ese tipo de acosos fue el de Héctor Alejandro, quien falleció después de haber sido azotado contra la pared por un grupo de estudiantes con mente criminal, el menor de 12 años de edad sufrió heridas que lo llevaron a la muerte; el trágico suceso fue el pasado 20 de mayo en la Escuela Secundaria No. 7 de Ciudad Victoria, Tamaulipas. Están también los casos del niño Bruno Antonio que fue envenenado por sus compañeros en mayo pasado en una escuela de Mérida, Yucatán; o el del niño Oswaldo Joaquín que murió en Jilotepec, estado de México en 2012, asfixiado por sus compañeros en el baño de su escuela. Por supuesto que debe haber más casos, pero no se reportan o son ocultados.

“A veces el acoso que se vive en las escuelas refleja el nivel de violencia que se vive afuera, en las calles”, dijo el presidente Enrique Peña Nieto, durante una visita a Ciudad Victoria, donde acababa de morir el menor Héctor Alejandro. Esa declaración es una tácita aceptación de que el gobierno está en deuda con los mexicanos sobre el combate a la delincuencia -organizada o no- de donde parte el mal ejemplo para muchos jóvenes que ven en la violencia una forma de destacar sobre los demás. Es el mimetismo de la violencia que se enseñorea por todas las latitudes del país; el combate a la violencia es una asignatura pendiente del gobierno federal; un problema que cada día crece más en el país, mucha de ella provocada por los cárteles de la droga.

Cierto es que el acoso, el maltrato y las agresiones no solo se ven en los centros escolares. El bullying también se da en el noviazgo, en los matrimonios disfuncionales e incluso contra personas de la tercera edad, ya no se diga en centros de readaptación y sobre todo en las cárceles. Incluso las redes sociales son utilizadas por mucha gente con mentes distorsionadas para ofender, lacerar y mostrar su odio con el prójimo. El propio presidente Peña Nieto ha sido víctima del bullying cibernético que se da en las redes sociales en contra de él y de su familia casi a diario. Es un fenómeno, pues, que está muy generalizado no solo en el país sino en todo el mundo. Y sus causas son similares.

Aunque ese fenómeno de acoso y violencia no es nuevo, a últimas fechas parece haberse incrementado en todo México, al grado que ya las autoridades educativas y los gobiernos de los estados y municipios parece que por fin han decidido entrarle al problema. Hay muchos casos que se han venido sumando a esa práctica de abusos en las escuelas por parte de estudiantes que han hecho del bullying un deporte cotidiano. Por ello, varios grupos de estudiantes han invitado a otros a integrarse a esos escuadrones antibullying en México, utilizando el mismo esquema que usan esos grupos vengativos en países como Canadá, Estados Unidos y varias naciones de Europa. De manera sigilosa estén comenzando a formarse escuadrones dispuestos a hacer pagar a los maltratadores, bajo el principio de ‘paliza por paliza’; ojo por ojo, pues.

Se dice que los resultados han sido positivos en cuanto a que han ido disminuyendo esas prácticas de abuso contra niños, niñas y muchachos que con nadie se meten. ¿Cómo operan esos escuadrones?, se le preguntó a uno de los jóvenes que quisieron compartir esa información a condición de guardar su identidad. Dijeron que sus miembros consiguen direcciones de quienes practican el bullying, siguiéndolos a sus casas; los abusadores empiezan a ser vigilados; en su momento los interceptan cuando van solos; les aplican su paliza y les dejan advertencias claras de que si continúan, les va a ir peor. De esta manera, se afirma, se ha logrado disuadir a los que insultan, sobajan o golpean en ‘bola’ a otros en las escuelas o fuera de ellas.

Muchas amenazas comienzan a través de Internet en donde empiezan a ser hostigados. Las víctimas casi nunca se atreven a denunciar los abusos y amenazas a sus padres o hermanos mayores por miedo a las golpizas que podrían recibir, como muchas veces sucede si ‘rajan’. Muchos niños y jóvenes acaban siendo ‘esclavos’ de sus victimarios. Incluso hay a quienes les piden ‘cuotas’ al estilo de las mafias. El suicidio ha sido la salida para algunos de ellos. Bueno sería ver un video en YouTube bajo el titulo ‘Niños dieron poderoso mensaje’ antibullying. Es un genuino grito de auxilio de un par de jovencitos ingleses. El problema pues, es mundial.

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Nacen escuadrones antibullying

Archivado bajo Nacen escuadrones antibullying

Los comentarios están cerrados.