¿Volverá a fugarse el ‘Chapo’?

PAULINO CÁRDENAS

Vientos venidos del penal del Altiplano ubicado en el estado de México, han dejado caer suavecito la versión que pudiera estarse tramando la segunda fuga de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. De ser así, sería para el récord Guinness ese segundo escape del famoso capo sinaloense, quien salió por la puerta grande del penal de Puente Grande, Jalisco, aquel 19 de enero de 2001, al inicio del sexenio de Vicente Fox, sobornando custodios y autoridades. Eso es lo que deja escuchar el siseo de aquellos vientos, mientras toda la atención está puesta en Michoacán y Tamaulipas en donde por órdenes del jefe supremo de las fuerzas armadas Enrique Peña Nieto, está concentrado buena parte de los efectivos del Ejército y la Marina, así como de la Policía Federal, por los episodios de violencia originados por los cárteles de la droga que tienen sometidas a muchas comunidades y autoridades en esos dos estados, igual que en mayor o menor medida sucede en otras entidades del país.

Hasta ahora, según ha trascendido, no se advierte ningún reforzamiento de la seguridad ni monitoreo especial de los custodios de ese penal de alta seguridad en donde está preso Guzmán Loera desde que fue aprehendido en Mazatlán, Sinaloa, en febrero de este año. Desde agosto de 2012, había un plan del Pentágono -que no prosperó porque los altos mandos de las Fuerzas Armadas no lo aprobaron-, para atrapar ‘o ejecutar’ al Chapo, bajo un esquema similar al que un comando de elite de la Seals de la marina norteamericana utilizara para asesinar a Osama Bin Laden en Paquistán. El plan se llevaría a cabo exclusivamente por miembros de la Marina de los Estados Unidos, sin intervención alguna de elementos militares o policiacos mexicanos. Con Calderón no prosperó la propuesta; y en la detención del Chapo por parte de la Marina mexicana, participaron agentes de la DEA pero no los ‘marines’.

Los susurros venidos del penal de Almoloya dicen que parece haber registros de llamadas e información transmitida vía teléfono celular relacionadas con el capo recogidas por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en inglés) y entregada al gobierno estadounidense, sobre esa posibilidad. Ese programa recopila metadatos de celulares -origen de la llamada, destino, duración, ubicación y números relacionados- en al menos cinco países, entre ellos México. Hace no mucho, el diario The Washington Post señaló que la NSA es capaz de absorber la información de toda la red telefónica de una nación.

Esa agencia ha construido un sistema de vigilancia capaz de grabar todas las llamadas telefónicas de cualquier país extranjero y revisar estas conversaciones en un plazo de treinta días, según documentos suministrados por el ex contratista de la CIA, Edward Snowden. De esta forma, la NSA cuenta con la capacidad de escuchar y revisar conversaciones sobre todo de personas sospechosas. Además no tiene que pedirle permiso a nadie para hacerlo. Esa información se clasifica y se pasa a diversas instancias, empezando por el Departamento de Estado del vecino país del norte.

El programa de interceptación de voz es conocido como ‘Mystic’ e inició en 2009, mientras que su capacidad de recuperación retrospectiva, es decir, de recuperar llamadas pasadas, -un subprograma llamado ‘Retro’-, está actualmente en su plena capacidad. Se afirma que ese programa de espionaje telefónico solo es usado en otros países, no en Estados Unidos. Registra cada una de las conversaciones en todo un país, lo que implica el almacenamiento de miles de millones de llamadas en un archivo que cada treinta días borra las más antiguas para hacer hueco a los nuevos contenidos. Los analistas escuchan sólo una fracción del uno por ciento de las llamadas, pero los números absolutos son altos. Le ponen mayor atención, obvio, a las llamadas ‘sospechosas’.

Tienen prioridad las conversaciones que en clave o abiertamente hablen de planes terroristas. Pero también lo que escuchen o sospechen relacionado con los cárteles de la droga. Este parece ser al caso de lo que los vientos susurrones venidos del penal del Altiplano en el estado de México, refieren sobre la posibilidad de que pudiera estarse tramando otra fuga del famosos capo sinaloense, quien para algunos especialistas su aprehensión sucedida en Mazatlán pudo haber sido más que otra cosa para protegerlo, ya que tiene amenazas de muerte de varios cárteles que se oponen a que la de Sinaloa siga siendo la organización consentida del sistema.

Otra posibilidad de la que se habla es de que las autoridades de Estados Unidos logren su extradición, ya que en el vecino país podría gozar de un trato superpreferencial para sus actividades a cambio de información sobre modus operandi de otras organizaciones con las que se ha tenido que enfrentar para sostener su supremacía. De hecho el de Sinaloa es el cártel que ‘mejor’ ha surtido de drogas al inacabable mercado de consumo estadounidense, por lo que ha tenido muchas consideraciones para el trasiego de estupefacientes, sin que las autoridades antinarcóticos del vecino país se hayan metido mucho con su organización.

Ese cártel cuenta con gente especializada en la parte administrativa que es la del negocio, en donde se compra y se venden armas por ejemplo, se lava dinero, y se crean negocios ‘limpios’ a través de prestanombres, con gente que se presta para ello, en donde no faltan altos funcionarios del gobierno mexicano, además de que han logrado meter -someter diríase mejor- a ministerios públicos, jueces, mandos militares y marinos, policías federales y locales, así como alcaldes y gobernadores, legisladores y aspirantes a candidatos de cualquier partido.

Por ser quien es, ha tenido -y se dice que sigue teniendo en la cárcel- consideraciones especiales. Las autoridades de procuración de justicia han querido canjear con él ciertas canonjías a cambio de información sobre quiénes -entre gobernadores, funcionarios de primer nivel, legisladores e incluso del poder clerical- han tenido que ver con el cártel que maneja, pero él no accede. Por lo pronto, al parecer continúa habiendo un seguimiento trasfronterizo del famoso capo, por aquello de las dudas. Se dice que hay indicios; y los vientos venidos de Almoloya dejan caer suavecito la versión de la ‘probabilidad’ de otra fuga.

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Volverá a fugarse el ‘Chapo’?

Archivado bajo ¿Volverá a fugarse el 'Chapo'?

Los comentarios están cerrados.