Niños migrantes; tráfico de órganos

PAULINO CÁRDENAS

El gobierno de Barack Obama trae a cuestas el problema moral de los niños migrantes que a últimas fechas por miles han estado llegando a territorio norteamericano provenientes de varios países centroamericanos incluido el nuestro, quienes acaban siendo detenidos por el ICE (Immigration and Customs Enforcement) que es el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, en espera de ser devueltos a sus países, tarea que ya comenzó, medida que aplauden quienes no quieren en EU más indocumentados, y que condenan los que se niegan a que los niños sean devueltos a su lugares de origen por razones humanitarias ya que, dicen, serían regresarlos al infierno del que sus padres buscan que escapen. Los niños llegan solos llevados al lado americano por ‘polleros’ que solo les sacan dinero a sus padres prometiéndoles lo que no es posible.

Las autoridades migratorias están seriamente preocupadas y han advertido al mandatario norteamericano que esa crisis humanitaria podría estarse convirtiendo en muy poco tiempo en una amenaza para la seguridad nacional del vecino país del norte. El asunto ha empezado a preocupar aún más por las graves advertencias de la organización humanitaria Save The Children a las autoridades del mundo, del tráfico de órganos de niños migrantes que viajan solos quedando en manos de las mafias y que es un fenómeno que podría estarse dando en la frontera de México y Estados Unidos, como ha sucedido en otros países. Habrá que recordar que el Papa Francisco viajó a Lampedusa el año pasado para “llorar” por indocumentados que mueren en el Mediterráneo.

Incluso un artículo publicado en el periódico del Vaticano, L’Osservatore Romano, denunció que en muchos países desarrollados “un elevado número de personas salvan sus vidas” gracias al tráfico de órganos, tejidos o sus componentes, de menores indocumentados. Señala el escrito que el pedido de órganos está aumentando considerablemente en los países occidentales, “mientras que el número de donantes ha bajado”. Añade la autora del artículo, Lucetta Scaraffia, que el tráfico de órganos de menores de edad se trata de un crimen organizado relativamente nuevo, debido al mejoramiento de las técnicas de trasplante en los últimos treinta años, lo que ha creado una situación en la que la demanda supera por mucho la oferta.

Se supone que las únicas instituciones autorizadas a recibir y distribuir órganos y tejidos humanos son los bancos de órganos que dependen en su totalidad de donaciones, debido a las leyes que regulan la situación en la mayoría de los países, señala la autora. Sin embargo todo indica que se ha desatado la búsqueda de potenciales ‘donantes’ entre la población infantil y han puesto la mira en los menores que viajan solos sin que nadie los reclame, quienes, si desaparecen, no hay quien los reclame. El propio Papa Francisco condenó hace pocos días esas prácticas criminales.

Se teme que este nuevo factor se añada al conflicto de crisis humanitaria por el que atraviesan miles de niños no acompañados que han entrado ilegalmente a EU, lo que para algunos consejeros presidenciales podría convertir en muy corto tiempo en un problema de seguridad nacional. En Guatemala, hace unos días, el vicepresidente estadunidense, Joseph Biden, dijo que el problema de los niños migrantes es un problema de seguridad para su país y anunció que se han dispuestos varias partidas presupuestales fuertes para ayudar a los países de donde salen principalmente esos niños y muchachos, en busca de mejores oportunidades según sus padres que los dejan viajar solos.

La principales naciones que están mandando a niños y jóvenes solos a EU son Guatemala, Honduras y El Salvador, aunque también hay niños mexicanos cuyos padres los mandan solos a EU en busca de una vida menos miserable y más segura. El flujo de migración infantil hacia Estados Unidos ha aumentado en pocas semanas de manera alarmante y ha provocado un fuerte sacudimiento en la Casa Blanca poniendo en aprietos al mandatario norteamericano. Sus enemigos políticos han señalado que además de ser ‘el peor presidente’ de la Unión Americana de todos los tiempos, dicen que el mandatario norteamericano no sabe qué hacer con las grandes cantidades de niños sin sus padres que han llegado a territorio norteamericano hambrientos, sedientos, exhaustos, asustados y vulnerables.

Se cree que las mismas mafias que se dedican al tráfico de órganos empezarán a buscar menores en la frontera norte de México y la frontera sur de EU, para secuestrarlos y someterlos a ‘donaciones’ forzadas. Esas mafias parecen haber hallado otra rica veta criminal con la venta de órganos infantiles sometiéndolos a la extracción de hígados, riñones, etc. Son las naciones ricas las que demandan órganos que requiere gente que puede pagar a las mafias los órganos que son implantados en hospitales clandestinos. De ello han habido eventuales denuncias en varias partes del mundo.

A la crisis humanitaria que puede convertirse en un problema de seguridad nacional para Estados Unidos, el tema del tráfico de órganos infantiles, ya que no se sabe cuántos niños que viajan solos en busca de una supuesta mejor vida en el vecino país del norte, acaban desapareciendo y sin que nadie reclame su paradero. Es el escenario perfecto para las mafias dedicadas al tráfico de órganos de menores, los cuales venden a precio de oro a organizaciones criminales internacionales.

No tardarán en aparecer fosas clandestinas en donde sin duda comenzarán a aparecer cadáveres de infantes mutilados que habrían sido ‘donantes’ obligados. Este es un tema sobre el cual las autoridades siempre dicen no tener pruebas y consideran que son meras leyendas urbanas. Habrá que ver al paso del tiempo si la organización humanitaria Save The Children y la autora del artículo de L’Osservatore Romano, Lucetta Scaraffia, tienen razón o no.

Por lo pronto, los niños migrantes que son arrestados en diversas parte de la frontera sur de EU, están viviendo en condiciones deprimentes, comiendo alimentos que no les nutren y hacinados en galerones que se han improvisado de manera emergente por el número cada vez mayor de menores indocumentados que entran solos a territorio norteamericano acarreados por ‘polleros’ al servicio de los cárteles de la droga y las mafias del crimen organizado de nuestro país. Hay que recordar que los migrantes venidos de Centroamérica viajan por decenas diariamente en el lomo del tren de carga conocido como ‘La Bestia’.

Anuncios

Comentarios desactivados en Niños migrantes; tráfico de órganos

Archivado bajo niños migrantes y tráfico de órganos

Los comentarios están cerrados.