PRI por un ‘Fobaproa petrolero’

PAULINO CÁRDENAS

A partir de hoy se esperan reacciones de perredistas y ‘fuerzas progresistas’ en las afueras e incluso dentro del Palacio legislativo de San Lázaro. Uno de los motivos es que dentro de los cuatro debates que hubo sobre las leyes reglamentarias de la reforma energética, el PRI propuso un ‘Fobaproa petrolero’ para rescatar la enorme deuda laboral del sindicato que encabeza Carlos Romero Deschamps, pasivos que al 2013 sumaban nada más y nada menos que un billón 130 mil millones de pesos. Se prevé que antes del miércoles se ratifiquen todas las modificaciones realizadas en el Senado y en las comisiones de los diputados. La dirigencia petrolera podría ser la gran perdedora. ¿Qué pasará con su líder? ¿Ahora sí se irá?

Aunque el sindicato petrolero, a través de su presidente del Consejo General de Vigilancia, Ricardo Aldana Prieto, haya dicho que ese gremio ‘no aceptaría presiones de ninguna naturaleza’, se estima que quedará firme el proyecto de que el Estado -léase los mexicanos con sus impuestos- absorba los pasivos laborales de la paraestatal, a cambio de que el sindicato cambie su contrato laboral con la empresa como insiste el PAN que se apruebe. El legislador veracruzano, uno de los brazos operativos de Romero Deschamps, estuvo de acuerdo en que el gobierno federal asuma los pasivos laborales de la paraestatal, ya que advirtió que sólo de esa manera podrá enfrentar los escenarios de competencia que contempla la reforma energética.

Lo que no quiere es que se obligue al sindicato a cambiar su contrato laboral con la empresa y así se mantengan los sistemas pensionarios de ese gremio, a lo que el PAN se opone tajantemente. La propuesta de rescate que el PRI propuso de inicio, fue secundada por la bancada panista, partido que insiste en que si el gobierno absorbe los pasivos del sindicato, la dirigencia sindical deberá modificar el contrato colectivo de trabajo aplicable en la empresa y sus organismos subsidiarios. El caso es que al trascender esa propuesta priísta de que los mexicanos tengan que pagar los pasivos -las deudas acumuladas, pues- del sindicato petrolero, en una especie de ‘Fobaproa petrolero’, no ha resultado ninguna gracia para los millones de contribuyentes a quienes les inventan cada vez más impuestos.

El enojo popular -encabronamiento, pues- es entre otras cosas por las injusticias que hay entre la clase laboral y las dirigencias sindicales como la de Romero Deschamps, quien se sigue dando una vida que ya quisieran dársela Carlos Slim o Bil Gates; una ‘dolce vita’ de ‘il capo di tutti capi’ de la industria petrolera y de algunos de sus secuaces. Un ejemplo es que mientras el pasado miércoles las fracciones de PRI y PAN en la Cámara de Diputados acordaban la forma de cómo absorber los pasivos del sindicato petrolero, su dirigente encabezaba un pachangón donde hubo comida, mariachis y alcohol, para 2 mil 500 secretarias en la sede de la sección 34 del sindicato en Azcapotzalco.

Esa vida de jeque que se ha dado Romero Deschamps gracias a tantos abusos que ha cometido contra la paraestatal al amparo del cargo sindical y del fuero que tiene como legislador. Esa ostentación la han hecho pública sus hijos, quienes en sus cuentas de Facebook presumen la vida de millonarios que llevan. Pero de esas y muchas transas más, ha logrado salir bien librado el dirigente sindical quien ha sido acusado de varios cargos de corrupción junto con algunos de sus incondicionales, entre ellos el veracruzano Aldana Prieto, pese a que no han sido pocos los intentos de quitarles el fuero constitucional que tienen ambos. ¿Si pierde la partida el sindicato en el Congreso, ¿se irá ahora sí Romero Deschamps?

Por lo pronto el coordinador de los senadores perredistas, Miguel Barbosa, hizo un llamado para que su partido y las fuerzas progresistas del país, impulsen la consulta popular en materia de reforma energética, y exhortó a los legisladores de izquierda a dar la lucha en los debates que iniciarán hoy en lo que se estima será la última etapa de discusiones en el Congreso, para que queden aprobadas las nuevas leyes que regirán los destinos de Pemex y de la CFE empresas paraestatales que, dicen algunos, no tardarán en quedar desmanteladas en el corto plazo, con el pretexto de darle plena autonomía a ambas empresas paraestatales y asegurar su viabilidad financiera y capacidad operativa.

Si bien a Pemex se le pretende crear un nuevo régimen de autonomía también la obligan a que como empresa productiva pague dividendos hasta de 30 por ciento al gobierno, después de cubrir impuestos y derechos, a partir del próximo año. Lo cierto es que Petróleos Mexicanos ha entrado en una franca caída productiva muy peligrosa. Tan solo en el segundo trimestre de este año tuvo pérdidas por 52 mil 226 millones de pesos (unos 4 mil 20 millones de dólares), por mayores costos de ventas, deterioro de activos y una pesada carga fiscal. La producción petrolera está en los niveles más bajos de los últimos 25 años, al promediar 2 millones 522 mil barriles diarios por la pérdida de 81.1 por ciento en la extracción del yacimiento Cantarell en los últimos 10 años, sin que exista otro complejo que compense la caída.

Adicionalmente, el pasivo laboral contingente total (jubilaciones, fallecimiento, invalidez, despido, pensiones, canasta básica, servicios médicos, prima de antigüedad y liquidaciones, entre otros) ya se convirtió en “el reto financiero más importante de la empresa en los próximos años”, al ascender en 2013 a un billón 144 mil 156 millones de pesos, mayor a la deuda total de la empresa que en ese año sumó 822 mil 774 millones de pesos. Representa 6.95 por ciento del PIB a precios de mercado de 2013 que llegó a 16 billones 451 mil 895 millones de pesos, y 30 por ciento del ingreso presupuestal de ese año que sumó 3 billones 803 mil 661 millones de pesos.

Por ello se pretende crearle a ese pasivo laboral del sindicato, un ‘Fobaproa petrolero’ para liquidarlo, lo que para millones de mexicanos resulta un acto por demás deshonesto de los legisladores contra sus supuestos representados, ya que solo buscan congraciarse con quien se casó con la idea de cambiarle el paradigma a la industria petrolera, sin importar que quienes pagarán los platos rotos al final de la película serán todos los mexicanos. Que no se quejen, pues, si toda esa serie de aberraciones las toma de bandera política la oposición con miras a las elecciones de 2015 y 2018. ¿Quién enarbolará esa bandera? ¿Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano? ¿Andrés Manuel López Obrador? Ya empezaron las apuestas.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en PRI por un ‘Fobaproa petrolero’

Archivado bajo PRI por un 'Fobaproa petrolero'

Los comentarios están cerrados.