‘La Tuta’ se pitorrea de todos

PAULINO CÁRDENAS

Empezando por Alfredo Castillo Cervantes -el comisionado plenipotenciario enviado personalmente por el presidente Enrique Peña Nieto a Michoacán-, el dirigente de los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez alias ‘La Tuta’, se pitorrea de medio mundo, gozando de plena libertad y haciendo lo que le bien en gana, como el hecho de sobornar y grabar el momento de sus reuniones con funcionarios, políticos y hasta periodistas, como fue el caso del corresponsal de Televisa en aquel estado, Eliseo Caballero Ramírez, y de José Luis Díaz Pérez, director de la agencia de noticias Esquema. Ambos podrían ser llamados por la PGR.

Esa cantaleta de que las autoridades federales y estatales andan tras del delincuente más famoso del momento, es puro cuento, a juzgar por los días, semanas y meses que han pasado desde que se anunció con bombo y platillo que irían tras él, lo que hasta ahora ha quedado en meras intenciones. Lo cierto es que ‘La Tuta’ sigue teniendo el control de la situación y cuenta con muchos cómplices de alto y mediano nivel estatal e incluso federal, lo que le ha permitido al cártel que dirige seguir operando en Michoacán y otros estados.

El pasado 19 de septiembre autoridades federales informaron que Aquiles Gómez Martínez, hermano del líder de los Templarios, había aparecido muerto en su departamento, ubicado en un fraccionamiento de Lázaro Cárdenas, Michoacán. Su cadáver fue encontrado en la recámara y presentaba una herida por disparo de arma de fuego en la boca, por lo que las autoridades presumen que se trató de un suicidio, supuestamente al verse acorralado por militares. Aquiles era uno de los tres hermanos varones de “La Tuta”, los otros han sido identificados por la Procuraduría General de la República, como Flavio y Luis Felipe.

Los hermanos Gómez Martínez son considerados desde 1997 como los principales operadores del crimen organizado en la zona costera y de Tierra Caliente del estado. Controlan juntos con un puñado de 25 lugartenientes -varios de ellos ex integrantes de los grupos de elite de los Kaibiles guatemaltecos preparados para conducir operaciones especiales y considerados ‘maquinas de matar’-, las actividades ilícitas del crimen organizado, desde hace por lo menos 17 años, indicaron las autoridades federales. ‘La Tuta’ es el cabecilla de ellos desde que formaban parte de La Familia Michoacana, organización delictiva que encabezó Nazario Moreno hasta que fue muerto ‘por segunda vez’.

La Familia Michoacana se integró en 2006 por algunos integrantes que formaban parte de otras organizaciones criminales como Los Zetas y el Cártel del Golfo. Algunos de sus integrantes decidieron separarse y crear una nueva organización delictiva, formándose en 2011 el cártel de Los Caballeros Templarios, con Servando Gómez Martínez como su dirigente. Una de las principales fuentes de ingresos de la organización criminal de los Caballeros Templarios es la extorsión a comercios así como el cobro de ‘derecho de piso’. Controlan el mercado de la ‘piratería’, pero la cereza del pastel de sus ingresos ha sido el envío de mineral de hierro a China, extraído de las minas de Michoacán y enviado a aquella nación de manera ilegal.

En Michoacán, al igual que en estados como Guanajuato, extorsionan a gobiernos municipales cobrando un porcentaje sobre obras públicas. También hacen lo mismo con agricultores y ganaderos. Los comerciantes han pasado años por el mismo suplicio, sin que las autoridades locales ni federales hayan hecho algo al respecto. Quienes se oponen a sus exigencias son secuestrados, ejecutados o sus comercios e instalaciones son quemadas. A centenares de familias michoacanas las han tenido sometidas durante años bajo amenaza de muerte y no matarlos a cambio de obedecer sus órdenes.

‘La Tuta’ ha logrado cooptar autoridades de todos los niveles en Michoacán e incluso a instancias federales. Presidentes municipales y legisladores, así como importantes personajes del más alto rango político, incluida las familias de gobernadores como la de Fausto Vallejo, han caído en sus redes. Un asunto que se ha convertido en escándalo mediático en esta semana fue el del corresponsal de Televisa en Michoacán, Eliseo Caballero, quien aparece en un video que dio a conocer Carmen Aristegui en su noticiario de radio, en donde se ve a ‘La Tuta’ dándole dinero, lo mismo que al periodista José Luis Díaz Pérez, director de la agencia de noticias Esquema. Esto habría sido en 2013.

La conductora de Noticias MVS en su edición matutina entrevistó a ambos periodistas y en el curso de la plática se contradicen, titubean y en momentos se perturban. Ambos alegan que fueron llevados de manera obligada con ‘La Tuta’ y que negarse a recibir dinero de él hubiese significado quedar a expensas de ser ejecutados, conociendo como se las gasta el capo que ha mantenido su jettatura en Michoacán desde hace años. Por lo pronto, Televisa, en un comunicado, dio a conocer que “decidió dar por terminados los servicios que nos prestaba la agencia de noticias Digital Diprosa, SA de CV, a través de Eliseo Caballero Ramírez”.

Hace unas semanas había surgido a la luz pública el caso del hijo menor del ex gobernador Fausto Vallejo, Rodrigo Vallejo Mora, quien había dicho también que fue ‘obligado’ por sicarios de ‘La Tuta’ a un encuentro con él, por lo que la PGR intervino y encarceló a quien los mismos personeros de Servando Gómez Martínez le endilgaron el apodo de ‘El Gerber’. Otro caso más fue el del líder de los transportistas y ex diputado del PRI, J. Trinidad Martínez Pasalagua, quien igualmente fue a prisión por estar vinculado con e dirigente de los Templarios. Uno más fue el propio secretario de gobierno de Fausto Vallejo, y ex gobernador interino en ausencia de éste, Jesús Reyna, quien se halla tras las rejas por lo mismo.

Y pese a que el comisionado plenipotenciario, Alfredo Castillo Cervantes, ha seguido insistiendo en que ‘ya merito’ atrapan a ‘La Tuta’, la verdad es que a él también parece tenerlo cooptado el dirigente de los Caballeros Templarios, ya que éste sigue tan campante desplazándose por todo el estado custodiado por soldados kaibiles y protegido por infinidad de cómplices que tiene en prácticamente todas las esferas de influencia y decisión de Michoacán. Dicho en términos coloquiales, ‘La Tuta’ se pitorrea de todos. Y todos son todos.

Anuncios

Comentarios desactivados en ‘La Tuta’ se pitorrea de todos

Archivado bajo 'La Tuta' se pitorrea de todos

Los comentarios están cerrados.