Ahora protestarán por liberación

PAULINO CÁRDENAS

Las protestas no pararán. Ahora será por la liberación de los vándalos detenidos y consignados. De hecho ya comenzaron. En Chilpancingo estudiantes de la normal de Ayotzinapa, tomaron radiodifusoras por unos minutos para exigir la liberación de los estudiantes detenidos por los disturbios del pasado 20 de noviembre en el zócalo capitalino, y por la aparición con vida de sus 43 compañeros. Once de los vándalos que fueron arrestados por los hechos violentos registrados en el zócalo de la capital del país la noche de ese jueves, incluidas tres mujeres, habían sido acusados de terrorismo, delincuencia organizada, tentativa de homicidio y motín. Al parecer los cargos de terrorismo y delincuencia organizada les habría sido retirados para que no sea pretexto de marchas y más vandalismo por esa causa.

Contra esos once, el Ministerio Público de la Federación adscrito a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, ejercitó acción penal y los consignó ante el Juzgado 17 de Distrito con sede en Xalapa, Veracruz; ellos fueron internados en el Centro Federal de Readaptación Social No. 5, ubicado en Villa Aldama, Veracruz. Las mujeres detenidas y consignadas fueron puestas a disposición de la autoridad jurisdiccional en el Centro Federal Femenil, localizado en Tepic, Nayarit. Los detenidos habrían sido informados, de manera extraoficial, que se estaban retirando los cargos de terrorismo y asociación delictuosa, que alcanzaban penalidades de 60 años sin derecho a fianza.

A otros 15, por los enfrentamientos con los granaderos cuando intentaban llegar al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, solo a once les fincaron cargos por ataques a la paz pública, portación y fabricación de objetos aptos para agredir, y ultrajes a la autoridad. Por ser delitos no graves, los once tuvieron que pagar una fianza de 6 mil 500 pesos para quedar en libertad. Otros cuatro que seguían arrestados habrían salido también después de pagar una fianza. Un menor que también fue detenido, fue entregado a sus padres. En total habían sido detenidos 31 vándalos. Otro que sus compañeros afirman que fue confundido, fue un estudiante de arte que estaba en vías de ser liberado.

Sobre los hechos del jueves pasado hubo quejas. “Fueron detenidos en la plancha del zócalo a distintas horas; hubo personas que por la pura apariencia los detuvieron; como son delitos graves pueden pedir la duplicidad del término de 48 a 96 horas”, mencionó uno de los abogados defensores de los detenidos. La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal y la Comisión Nacional de Derechos Humanos reprobaron la violencia, e informaron que estaban en espera de los reportes de sus visitadores para emitir una opinión de si existieron o no detenciones arbitrarias. El estudiante de origen chileno, Laurence Maxwell y Ilabaca, de 47 años, quien realiza en la UNAM un posgrado en Literatura, detenido también acusado de terrorismo, fue asistido por el consulado de su país.

Según el canciller chileno Heraldo Muñoz, el detenido no tuvo participación alguna en los enfrentamientos entre manifestantes y antimotines de la policía en el Zócalo del Distrito Federal, durante la protesta por los 43 normalistas desaparecidos. Declaró que el estudiante chileno efectivamente fue a la marcha, en bicicleta, pero negó haber participado en los choques que se desataron contra los granaderos. Laurence Maxwell fue dirigente estudiantil en Chile durante la década de los años 80 y participó activamente en la Comisión Profeses, junto a los actuales ministros Álvaro Elizalde y Víctor Osorio, informó el diario La Jornada. Ha sido conocido por la realización y participación en documentales y es autor de varios libros.

Sin duda esas detenciones, pero sobre todo las acusaciones de terrorismo y delincuencia organizada contra los arrestados, entre ellos tres mujeres, la noche del pasado jueves que participaron en los disturbios en el zócalo de la ciudad de México, pesaban demasiado e iban a servir de pretexto para que siguieran las marchas y mítines, y de la mano los disturbios y actos vandálicos ‘contra el Estado represor’, contra el gobierno de Peña Nieto y contra el mandatario mismo, por lo que se habría optado por retirarle esos cargos a los detenidos que fueron llevados a cárceles de alta seguridad.

De cualquier modo, los estudiantes que apoyan a los detenidos, alegan que hubo irregularidades en la detención de los revoltosos, que a algunos les inventaron declaraciones y que cambiaron algunos nombres de los detenidos. En conferencia de prensa, organizaciones defensoras de derechos humanos dieron a conocer que los jóvenes detenidos en la marcha del 20 de noviembre y enviados a un penal de Veracruz y de Nayarit a donde fueron llevados después de haber sido detenidos. En el juzgado 17 de Distrito con sede en Xalapa, se estaban radicando todas las denuncias de los hombres y mujeres detenidos el pasado día 20.

Sin embargo, dieron a conocer que habían sido informados, de manera extraoficial, que ya se habían retirado de las denuncias penales los delitos de terrorismo y asociación delictuosa, que alcanzaban penalidades de 60 años sin derecho a fianza. De cualquier forma, un grupo de estudiantes normalistas, señalaron que el haber sido recluidos enseguida de haber sido detenidos, con cargos de dos delitos graves, además de motín y tentativa de homicidio, fue “absolutamente desproporcionado” y tiene el objetivo de “amedrentar” a la población que hasta ahora ha apoyado a los estudiantes de Guerrero, señaló Dante Hernández Castrejón, alumno de la Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’ de Iguala. Incluso se habría dicho que es una forma de desalentar a los estudiantes a manifestarse.

Como sea, se da por hecho que a las manifestaciones exigiendo que los normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, aparezcan con vida y que haya justicia y se castigue a los culpables, se unirán las protestas públicas para que los detenidos por los actos vandálicos del pasado jueves 20 de noviembre por la noche, queden en libertad. Esos vándalos son subvencionados por padrinos que el gobierno federal sabe quiénes son, pero que alguna razón no se atreven a ir por ellos. Por esa tibieza, a sabiendas de que el gobierno peñanietista sabe de quiénes son las manos que mecen esa cuna desestabilizadora, no se atreve a ir por ellos. ¿Por qué? Eso sigue siendo un misterio. ¿De qué quejarse entonces?

Anuncios

Comentarios desactivados en Ahora protestarán por liberación

Archivado bajo Ahora protestarán por liberación

Los comentarios están cerrados.