Que Peña dará un golpe de timón

PAULINO CÁRDENAS

Lo tiene que hacer. No le queda de otra ante la circunstancia que viven él y su gobierno. Enrique Peña Nieto, presidente de México, está por dar un golpe de timón que, dicen, sorprenderá a propios y extraños. Muchos dirán que ya era hora. Sin embargo, tuvo que esperar a amarrar cosas, someterlo a consenso, afinar criterios. Pero los acontecimientos no pueden ya esperar. ¿De qué tratará ese golpe de timón? El propio jefe del Ejecutivo lo dirá, lo explicará quizá en cosa de horas, pero de seguro que estará enfocado a los vacíos que tiene México en al menos tres materias: justicia, estado de Derecho y corrupción policial. Se trata, en materia delincuencial, de que no haya más pretextos para actuar, de que si el asunto es del fuero común o del fuero federal. ¿O la sorpresa será que se acaba el régimen presidencialista?

Habrá quizá otros temas que habría de tocar, pero esos tres son los esenciales que han colocado a su gobierno al borde del abismo. Será una especie de ‘fuera máscaras’. Se trata, según trascendió, de regresar al orden constitucional la vida de México, de una vez por todas. O lo hace, o de veras los ‘desestabilizadores’ antipeñistas ganarán más terreno del que han ganado hasta ahora y pugnarán porque el mandatario federal priísta se vea en la necesidad de dimitir. El reto es vencer o morir. La lucha es, entre otras cosas, contra la propia debilidad, el engaño, la pusilanimidad y el miedo que ha mostrado su gobierno y los de los estados para actuar con la ley en la mano. ¿Es por eso que el cártel antiPeña hace lo que se la da la gana con sus vándalos a sueldo?

Ojalá se trate de algo muchos más de fondo que pudiera empatar con la propuesta del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, de que es necesario que haya una nueva Constitución, para lo cual se habría de convocar a un Congreso Constituyente, pero no con los que están ahora al frente del Congreso de la Unión y sus adláteres que son parte de un sistema que ya no funciona, sino que quienes legislen un nueva Carta Magna sean gentes pensantes, que no tengan cola que les pisen y piensen por la grandeza del país que tiene todo los recursos para serlo y salir de los atolladeros en los que la nación ha estado metida por culpa precisamente de legisladores que solo ven sus propias conveniencias y la de las mafias del poder.

Se trataría de introducir modificaciones en la Constitución de manera integral en lugar de hacerle parches. La idea sería sustentar y poner a consideración, para ser aprobadas, leyes que permitan dar por terminado el cúmulo de corruptelas e impunidades que hay en materia de justicia, y sustentar otras para hacer cumplir con toda severidad el estado de Derecho, leyes que no permitan ser violadas ni saltadas con vericuetos y chicanadas jurídicas, que pudiera convertirse en un verdadero marco de referencia para que sean castigadas, como sucede en otras naciones, las corruptelas, la impunidad y el libertinaje.

Otro tema que pesa en su administración, heredada del pasado y que no ha habido voluntad política para remediarla, es el de los derechos humanos, que un día sí y otro también, son violados en nuestro país, con el incesante reclamo de propios y extraños contra el gobierno peñanietista, entrampado como está en su propia circunstancia que incluye, entre otras muchas cosas, el delicado tema de la ‘casa blanca’ de Las Lomas que sigue vigente, pese a aclaraciones y declaraciones que no han quitado de la mente de los mexicanos que detrás hubo un conflicto de intereses y del que se sospecha hubo pagos de favores; corruptelas, pues.

Sobre las propuestas que se da por hecho que hará, sin duda habrá una gran diversidad de opiniones y críticas de parte de los dos grupos extremos: las izquierdas exaltadas y las derechas moderadas que se alarmarán ante algunas medidas que pudiera anunciar. Sin embargo, prefiere correr el riesgo, según comentarios surgidos de fuentes allegadas a Los Pinos. No se sabe si será otra especie de ‘Pacto solidario pro México’ o se trate del anuncio que había quedado pendiente sobre un Acuerdo Nacional por la Seguridad y el Estado de Derecho, desde antes de su viaje a China y Australia, pero ahora corregido y aumentado. Se dice que tal anuncio podría ser en esta misma semana, antes de que se cumplan los primeros dos años de su arribo al poder.

De aquel triunfalismo que se le vio con motivo de la aprobación de sus reformas estructurales cuando se hablaba del ‘Mexican Moment’, hoy el panorama para Peña Nieto pasó al status de tener que lidiar con los acontecimientos que lo han puesto contra la pared, con penosos temas como el de la matanza de Tlatlaya a manos de militares, el caso Ayotzinapa, y las movilizaciones para que aparezcan con vida los 43 normalistas, alegando los grupos radicales que ‘Fue el Estado’ -queriendo referirse a su gobierno-, al que culpan de la desaparición forzada de los estudiantes rurales de Iguala, y de hecho de todos los males que aquejan al país.

Y por si faltara algo, existe en el ambiente un ingrediente del que quizá los aparatos de inteligencia del gobierno, del Ejército y de la Marina, lo hayan alertado, de que es cierto que existe una estrategia antipeñista que pretende desestabilizar a su gobierno y que de hecho él ha reconocido. ¿Esa habría sido la razón principal por la que habrá de hacerse un anuncio que, se dice, habrá de darle un giro de 180 grados a la situación que padece su administración, de falta de confianza y pérdida de credibilidad de cara a los mexicanos? O es solo el pretexto.

Lo que es un hecho es que su gobierno pasa por una franca etapa de crisis. Los ven de dentro y de fuera. Y sus alfiles tácitamente ya lo aceptaron. Peña Nieto sabe que hay grupos que no lo quieren al frente del país y que desde el principio han buscado minar la estabilidad e imponerle condiciones al poder gubernamental. No faltará quienes digan que ese golpe de timón debe ser hacia la izquierda. Y habrá, del ala derecha, quienes digan lo contrario. Para algunos lo que viene podría ser ‘la verdadera reforma’ que los mexicanos estaban esperando. Ese anuncio presidencial dicen que será este jueves. Ojalá de veras sea un golpe de timón.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Que Peña dará un golpe de timón

Archivado bajo Que Peña dará un golpe de timón

Los comentarios están cerrados.