¿Ayudaron Policía Federal y Ejército?

PAULINO CÁRDENAS

Los escándalos contra el gobierno de Enrique Peña Nieto no paran. Si se da por buena la versión de que en el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, su desaparición fue obra de la Policía Federal y del Ejército, que colaboraron con agentes municipales, el fantasma de Gustavo Díaz Ordaz estaría revoloteando en México y entonces sí ardería el país. Esa versión que ha causado revuelo en las últimas horas es producto de una investigación realizada por la periodista mexicana Anabel Hernández del semanario Proceso, y el reportero norteamericano Steve Fisher del Programa de Periodismo de Investigación de la Universidad de California en Berkeley. Si así fuera, ¿quién dio la orden? ¿El propio jefe de las Fuerzas Armadas? Con esa noticia el jefe del Ejecutivo federal vuelve a estar en el ojo del huracán. Pero ahora se suman al escándalo los titulares de Gobernación y de la Defensa.

Maltrecha su imagen, Peña Nieto llegará así a su reunión con Barack Obama en Washington, el próximo 6 de enero. A dos años de haber cumplido el primer tercio de su gobierno, por tantos problemas irresueltos y porque los mexicanos no creen que en lo que resta del sexenio las cosas vayan a mejorar sustancialmente, la imagen presidencial ha quedado muy desgastada. Ha habido una serie de repudios callejeros por la inseguridad y la violencia de los grupos criminales organizados, por la incapacidad para resolver el caso Ayotzinapa de los 43 estudiantes desaparecidos y por el caso del grupo de militares que fusiló a 22 supuestos delincuentes en Tlatlaya, estado de México, cuando estos ya se habían rendido.

A ello se ha sumado la indignación popular por el caso de las mansiones adquiridas por la pareja presidencial -Peña Nieto y Angélic Rivera- y el titular de Hacienda, Luis Videgaray, lo que es muestra de que el priísmo llegó primero a servirse que a servir, mientras que al gobierno federal el país se le sigue deshaciendo en las manos. La realidad es que la actual administración ha dejado mucho qué desear, luego de tantas expectativas que el propio jefe del Ejecutivo había creado sobre el futuro del país, después de haber sido aprobadas sus reformas por parte del Congreso. Sin embargo, el descuido del tema de la inseguridad y la violencia provocada por los cárteles de la droga, le vino a dar al traste a sus planes y proyectos.

También en el rubro económico las cosas le han ido mal al gobierno peñanietista; mientras que el secretario de Hacienda ha venido hablando de que las cosas irán bien, la realidad echa abajo sus pronósticos. Si de por sí México no había podido repuntar y ni siquiera lograr los índices de crecimiento mínimos según los indicadores del INEGI y del Banco de México, ahora con la cotidiana caída del peso frente al dólar, más el descenso en picada del precio del petróleo en el mercado internacional el panorama no es nada halagüeño, ni para el país ni para los mexicanos, ya que esos factores harán que haya ajustes en el gasto público, mientras que el sector privado teme que esos problemas no solo los alcance sino que los rebase.

Las circunstancias negativas que lleva a cuestas el gobierno federal y quien lo encabeza, habrá de repercutir sin duda a la hora de las votaciones en las elecciones intermedias del año próximo. Será una dura prueba para Peña Nieto y su partido, el PRI, y un esperanza para las ambiciones de Andrés López Obrador y su Morena, quien buscará colarse como segunda fuerza electoral para consolidar su candidatura y buscar en 2018, por tercer vez consecutiva, la conquista de la presidencia de la República, si para entonces goza de cabal salud. Ese mismo intento lo hizo en las elecciones de 2006 frente al panista Felipe Calderón, y en 2012 ante el priísta Peña Nieto, perdiendo en ambos casos y reclamando fraude en su contra.

En el caso de los 43 normalistas desaparecidos, acaba de surgir otra versión de los hechos que, de no aclararse, sería de suma gravedad para el gobierno federal. Se dice que la desaparición de los estudiantes en Ayotzinapa fue realizada por fuerzas militares federales, y que no habrían sido sacrificados en la forma en que lo señaló el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam. Esa nueva versión es producto de una investigación realizada por los periodistas Anabel Hernández de la revista Proceso y Steve Fisher del Programa de Periodismo de Investigación de la Universidad de California en Berkeley. Si fuerzas federales participaron en el ataque contra los estudiantes de la normal de Ayotzinapa, el gobierno de Peña Nieto estaría en un grave problema. Eso enturbiaría aún más las cosas para el gobierno priísta, a nivel nacional e internacional.

De hecho, las agresiones de la Policía Federal contra estudiantes de la Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’ de Iguala, Guerrero, siguen. Entre la madrugada y la mañana del domingo en Chilpancingo, la capital guerrerense, hubo una nueva agresión a manifestantes que preparaban un concierto de rock. Hubo un ataque a los estudiantes por parte de la policía federal que dejó 21 heridos. Diversos vehículos fueron quemados por los manifestantes tras los enfrentamientos. De las personas heridas, 14 fueron maestros, padres y alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa y de la UNAM, mientras que otros ocho fueron elementos de la Policía Federal. Esto sucedió mientras se hacían los preparativos para el concierto de rock ‘Festival una luz en la oscuridad’, en el lugar conocido como El Caballito.

Las refriegas ocurrieron entre las 4 y 7 horas del domingo. Las primeras dos fueron entre federales y alumnos y padres de familia; en la tercera participaron alrededor de 250 miembros de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero, quienes llegaron en apoyo a estos últimos. Eso vendrá a alborotar aún más los ánimos del estudiantado en el país y será motivo ideal para que el cártel antiPeña azuze a sus vándalos para realizar actos violentos en las calles y contra instalaciones oficiales. Y si se diera por buena la versión periodística de que la desaparición de los 43 estudiantes fue obra de la Policía Federal con la colaboración del Ejército, las cosas empeorarían muchísimo más.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Ayudaron Policía Federal y Ejército?

Archivado bajo ¿Ayudaron Policía Federal y Ejército?

Los comentarios están cerrados.