¿Aguantará Castillo la presión?

PAULINO CÁRDENAS

Las apuestas comenzaron a correr: unos afirman que Alfredo Castillo Cervantes, Comisionado para la Paz y Seguridad y el Desarrollo Integral para Michoacán, no aguantará la presión que se le viene encima después de la balacera y muerte, el martes pasado, de once miembros de los grupos de autodefensa antagónicos -uno encabezado por Hipólito Mora y otro por Antonio Torres alias ‘El americano’-, habiendo sido una de las víctimas Manuel Mora, hijo del fundador de las autodefensas de La Ruana; otros señalan que si el presidente Peña Nieto, jefe y amigo del comisionado plenipotenciario, insiste en sostener al ex procurador federal del Consumidor y ex subprocurador de la PGR en tierras michoacanas, correría peligro su vida y sería oootro escándalo más para el mandatario federal si llegaran a ultimar a su enviado, aún como anda rodeado de guaruras.

Hipólito Mora, además de estar muy sentido por la muerte de su hijo Manuel caído junto con otras diez gentes en la balacera que hubo entre fuerzas rurales e integrantes de la delincuencia organizada en Buenavista Tomatlán hace tres días en el rancho Las Palmeras, la cual duró más de dos horas, culpó sin ambages a Alfredo Castillo de ese crimen porque en varias ocasiones le había pedido al comisionado que interviniera y no sacara a la Gendarmería ni a la Policía Federal de la zona, ya que se quedarían solos y a expensas de narcos disfrazados de autodefensas que los podrían emboscar y matar. ‘Castillo nos dejó morir solos’, acusó el fundador de las autodefensas en Michoacán. Además, agregó, “nos tienen rodeados muchísima gente del Americano”.

Insistió en las entrevistas: “Culpo a Alfredo Castillo, el sabía de todo, muchas veces le supliqué que nos apoyara, que nos liberara de esa gente y no hizo caso y aquí están las consecuencias”. Y añadió en tono grave: “Se le concedió a Alfredo Castillo lo que quería, que nos acabaran al grupo de nosotros”. La rabia, pues, es contra el comisionado enviado por Peña Nieto a Michoacán. Los ataques estuvieron dirigidos contra policías rurales quienes son liderados por Hipólito Mora y tuvieron lugar en la tenencia de Felipe Carrillo Puerto, conocida como La Ruana. En el municipio ubicado en la Tierra Caliente de Michoacán se desplegó un operativo policial por tierra y aire para tratar de contener la escaramuza.

“El Americano” forma parte del grupo élite de la nueva corporación policiaca que integró el comisionado Castillo, el cual tiene entre sus objetivos la búsqueda y localización de Servando Gómez Martínez alias ‘La Tuta’. Sin embargo, hay al menos un video en donde aparece con el dirigente de los Caballeros Templarios, además de que tiene en su haber la acusación por secuestro en su ficha delincuencial. Aún así, el comisionado plenipotenciario lo cobijó para hacerlo parte de la policía rural, lo que le fue cuestionado por Hipólito Mora, con quien Antonio Torres tiene una rivalidad por razones sentimentales de una mujer, que supuestamente ya estaba superada. El caso es que su hijo Manuel Mora, que andaba en la bola de las autodefensas, acabó muerto el martes pasado.

Aquella orden que había dado Alfredo Castillo de que habría cárcel para aquellos autodefensas que portaran armas, solo fue aplicada contra el doctor José Manuel Mireles Valverde, jefe de las autodefensas de Tepalcatepec, quien sigue en la cárcel por no obedecer la orden. Eso le había sido criticado por Hipólito Mora quien en su momento dijo que había sido un error de Mireles no hacer caso de deponer las armas de uso exclusivo del Ejército. Sin embargo, Mora cayó en lo mismo, para defenderse del acoso de presuntos comandos al servicio de la delincuencia organizada que siguen azuzando a muchas familias en Michoacán. ¿Por qué?

En entrevista en el espacio radiofónico y televisivo de José Cárdenas, el fundador de las autodefensas de La Ruana externó su temor de que la gente de ‘El americano’ los mate a él y a sus compañeros, como ya lo había hecho con su hijo Manuel. “Estamos rodeados por gente de ‘El americano’ que protege Alfredo Castillo’. Después de acusar a los políticos a quienes sólo les interesa robar y hacerse ricos con el dinero de los mexicanos, Hipólito Mora clamó: “Señores diputados, llámenlo a cuentas”. El problema es que puede haber una reacción inesperada y a quien maten sea a Castillo Cervantes. Eso no lo puede descartar nadie. El comisionado está en medio de esa danza de venganzas, violencia y muertes.

Por el conflicto armado que ha vivido Michoacán, el presidente Peña Nieto ordenó, tardíamente, crear una Comisión por la Seguridad y el Desarrollo Integral del estado. A Alfredo Castillo Cervantes, ex Procurador general del gobierno mexiquense, ex subprocurador General de la República y ex procurador Federal del Consumidor, lo nombró comisionado. La designación fue por la necesidad de llenar el vacío de autoridad en esa entidad. El flamante funcionario sería una suerte de gobernante de facto, en tanto el priísta Fausto Vallejo que era un gobernador de membrete, fue desplazado en el mando del estado hasta que renunció.

En aquellos días el doctor José Manuel Mireles Valverde, jefe de las autodefensas de Tepalcatepec, hizo una declaración muy preocupante a la revista colombiana Semana. Dijo que ‘el movimiento comunitario haría una revolución a escala nacional’. “Viene la revolución para México. Estamos bien dispuestos a hacer un movimiento insurgente nacional en contra de todo lo que está pasando”. En un artículo titulado ‘Autodefensas a la mexicana’, la revista resumía que “desde hace meses, grupos paramilitares se están tomando el país. El gobierno está en vilo y esta nueva violencia no puede sino empeorar el desangre actual”.

Y abundó la revista Semana: “Las autodefensas tienen un terreno abonado para crecer y, desde ya, algunos jefes piensan en consolidar un movimiento nacional. Y esa es sin duda la puerta a más masacres, secuestros y más extorsiones”. Lo malo, decía, que como quedó claro en Colombia, “la violencia solo crea más violencia”. Habrá que ver lo que sucede de ahora en adelante en Michoacán, en donde ni duda cabe de que la violencia ha vuelto a retornar. La escaramuza en La Ruana fue una prueba. Habrá que ver si Alfredo Castillo aguanta la presión. Seguramente seguirá tratando de taparle el ojo al macho a base de verborrea, aunque se dice que sus días en Michoacán están contados.

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Aguantará Castillo la presión?

Archivado bajo ¿Aguantará Castillo la presión?

Los comentarios están cerrados.