Indagan inmuebles de Murat en NY

PAULINO CÁRDENAS

Otra noticia en la que sin duda volverá a quedar involucrado de una forma u otra el nombre de Enrique Peña Nieto, es la que dio a conocer este fin de semana The New York Times. Se trata de José Murat Casab, ex gobernador de Oaxaca y quien ha sido senador, diputado, e integrante del Consejo Rector del Pacto por México, y que presuntamente amasó una fortuna de tal tamaño que le dio para adquirir, a través de su familia, seis inmuebles de lujo en Nueva York. Esa noticia alcanzará esta semana niveles de escándalo no solo a nivel nacional sino internacional. En el domicilio de Murat Casab fue en donde se hicieron los ‘arreglos’ para el Pacto por México que puso a Peña en los cuernos de la luna.

Incluso hay quienes le atribuyen a Murat Casab la paternidad del Pacto, idea que le vendió a Peña Nieto ofreciéndole incluso sus buenos oficios para convencer a los dirigentes del PAN y del PRD para sumarse a la causa que el oaxaqueño propuso y así dar la idea de la capacidad de convencimiento del nuevo mandatario con lo que iniciaría su mandato con el pie derecho. Murat, pues, logró que el dirigente panista Gustavo Madero y el del partido del sol azteca, Jesús Zambrano, se sumaran al propósito. El asunto no era cosa menor, era por México, según la versión oficial. El colmillo retorcido del viejo político había funcionado.

Peña Nieto era el nuevo presidente y le estaba más que agradecido a José Murat por sus buenos oficios. ¿Cómo habría convencido el ex mandatario oaxqueño para que Madero y Zambrano se sumaran a la idea de suscribir un pacto? A estas alturas, y después de tantas marranadas que el pueblo mexicano ha visto del comportamiento de todos ellos, no hay la menor duda de cómo los habría ‘convencido’, no solo para que firmaran el Pacto, sino para empujar en el Congreso con sus respectivas bancadas las famosos reformas estructurales que hasta la fecha han dejado mucho qué desear después de tantas fantasías que se tejieron en su alrededor.

Sin embargo, un reportaje del periódico estadounidense The New York Times, que se publicará el miércoles próximo, destapó el caso de este otro presunto corruptazo del PRI -como hay muchos de quienes todavía no surgen sus fechorías-, en el cual se darán detalles de las propiedades de lujo en Nueva York, que le atribuyen al ex miembro preponderante del Consejo Rector del Pacto por México, y a su familia. La serie del influyente diario se titula Towers of Secrecy (Torres de secretos), en donde cuentan diversas historias de gente que ha invertido en propiedades de lujo en la Gran Mazana. El turno para Murat Casab en el Times será el miércoles.

La serie da cuenta que un “misterioso financiero de Malasia”, un constructor de la India, el caso de un ministro ruso y sus amigos, un jeque árabe, y hasta de Tom Brady, del equipo de futbol americano Patriotas de Nueva Inglaterra. Adelanta que a José Murat Casab y a su familia, les hallaron media docena de propiedades en Nueva York. El reportaje tuvo la colaboración de la periodista Alejandra Xanic, ganadora de un premio Pulitzer. El diario explica que las propiedades que revelan buscan qué hay detrás de empresas fantasma que se dedican a la adquisición de bienes y raíces de lujo en Nueva York. Acompaña al reportaje con una amplia explicación del Time Warner Center, donde 37 por ciento de sus condominios son propiedad de extranjeros y varios han sido investigados por el gobierno de Estados Unidos por presumir irregularidades.

La nota que adelanta el Times señala que en el domicilio de José Murat se realizaban reuniones para el Pacto por México, el instrumento que le permitió al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto confeccionar con el PAN y el PRD las reformas estructurales, eje de su gestión. Sobre las reformas del Pacto -que ya se dio por cancelado-, los mexicanos saben que no han funcionado. Ese instrumento era la carta de Santa Claus, pero lo más importante eran las reformas estructurales que requerían ser aprobadas por el Congreso, en especial la reforma energética en la que la industria petrolera necesitaba modificaciones a la Constitución para abrirla a los capitales privados.

Para efectos públicos se dijo que el convencimiento no había sido otro que hacerlo por México, un México que había recibido Peña Nieto con una enorme herencia de criminalidad -más 80 mil muertos en el sexenio de Felipe Calderón, miles de gentes desaparecidas, cientos de narcofosas encontradas, más las que faltan; miles de familias desplazadas por voluntad propia para salvar su vida, y una guerra contra el narcotráfico fracasada en todos sus términos, menos en lo que les habría redituado a quienes la administraron a lo largo del sexenio anterior, que fueron primordialmente el Jefe de las Fuerzas Armadas y su asesor estrella Genaro García Luna.

El asunto es que a Peña Nieto le llueve sobre mojado. Le echan culpas hasta de lo que nada debe, como es esa negra herencia de su predecesor. Su gobierno, ciertamente, no ha logrado salir de una cuando ya está metido en otra. Unas veces por incapacidad, otras por ineficiencia, otras por neglicencia. Ahora el mandatario tendrá que soportar la andanada de otro de los ‘insignes’ priístas de la vieja guardia, que los de nuevo cuño han copiado su forma de hacer negocios truculentos al amparo del cargo, pero sin estilo. Los priístas ‘del cambio’ actúan de manera burda, torpe, obvia, descarada y cínica. También actuaban igual, pero todo quedaba en las sombras por la impunidad que siempre ha habido.

Solo que ahora, el periodismo de investigación gusta de llegar hasta las últimas consecuencias y no reparan en mientes para hacer públicos los actos de corrupción. Muchos casos los aportan los medios escritos de influencia internacional; los menos, los medios mexicanos. El caso de Murat Casab que pone al descubierto The New York Times, es sin duda otra ejemplo de la cadena de favores y corrupción de funcionarios públicos. Y qué bueno.

A ver si eso le abre los ojos a los mexicanos para que no voten por los partido donde hay corrupción. O sea, ¿entonces no habrá que votar? Porque al final, quienes llegan al poder federal, estatal o municipal, del partido que sea, acaban haciendo negocios al amparo del cargo, del amiguismo, del cuatismo, abusando del poder, y al amparo de la corrupción y de la impunidad. Qué bueno que vayan saliendo esos casos, aunque las noticias vengan de lejos.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Indagan inmuebles de Murat en NY

Archivado bajo Indagan inmuebles de Murat en NY

Los comentarios están cerrados.