Por hartazgo, muchos no votarán

PAULINO CÁRDENAS

Se calcula que del padrón electoral, que es de poco más de 80 millones registrados, más de la mitad de los ciudadanos mexicanos con derecho a votar, podrían estar dispuestos a no hacerlo en las próximas elecciones intermedias, por hartazgo, para que no les sigan viendo la cara y para no seguir haciéndole el caldo gordo a un sistema que ya no funciona. Los candidatos por los que votan no cumplen lo que prometen en sus campañas y amparados en la impunidad cometen un sinnúmero de actos de corrupción. Llegan a robar, no a gobernar. La inseguridad y la deteriorada economía son otros factores. En el próximo proceso electoral renovarán la titularidad de sus gobiernos los estados de Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora.

Además de que se renovarán en esa jornada nueve gubernaturas, cambiará la totalidad de los 500 integrantes de la Cámara de Diputados, se elegirán 903 presidentes municipales y 639 diputados locales. Será un gastadero de dinero de escándalo para esos comicios con fondos, no solo provenientes del INE, sino de los programas de ‘desarrollo social’ que para eso fueron inventados hace sexenios. Pero también habrá dinero de los capos del narcotráfico y del crimen organizado que cada vez que hay elecciones aportan buena cantidad de dinero y ayuda en especie para convencer a los votantes de que lo hagan por tal o cual candidato.

De toda esa bolsa multimillonaria, que incluye impuestos de los mexicanos, salen los gastos para las campañas, que alguien se va quedando con una parte de ese dinero en el camino, por lo que se ven ‘obligados’ a aceptar las aportaciones del narco por parte de algunos candidatos, a pesar del dizque ‘blindaje’ para que eso no suceda. Los grupos criminales quieren seguir teniendo el privilegio de operar en donde suelen hacerlo y de ser posible expandir sus actividades criminales a otras zonas geográficas para sentar sus lares, su influencia y su poder, como lo han hecho hasta ahora. De hecho, muchas veces los capos de esas mafias son los que acaban imponiendo a los que proponen los partidos políticos.

En prácticamente todos los estados en los que habrá elecciones intermedias el 7 de junio próximo, el esquema de ‘selección’ se está dando en la misma forma. Los caciques que tienen años dominando la plaza y que están coludidos con los tres niveles de gobierno, son los que están poniendo a su antojo a los que habrán de gobernar en cada entidad. Son los que protegerán los negocios de esos caciques, muchos de los cuales hechos al amparo de sus vínculos con el narco. En los nueve estados en donde habrá cambio de titular está operando el mismo esquema de ‘selección’ de candidatos, aunque dicen que se hace en forma ‘democrática’. Cuentan además con la bendición del ‘centro’.

A esas mafias del pode pertenecen gobernadores, ex gobernadores, alcaldes y ex alcaldes quienes han estado coludidos con los capos de la droga y del crimen organizado durante décadas, sin que nadie haga cambiar el esquema de corrupción del que ya la gente está harta. Pero en esa red de corruptelas están también los más altos mandos del país en turno y los que han pasado a saborear esas mieles de mando del país, que mueven sus influencias y todo lo que está a su alcance, para seguir teniendo injerencia en los grandes negocios que emanan del poder.

Todo parece indicar que los ciudadanos de a pie de las zonas urbanas y semiurbanas, que suman millones en todo el país, ya no está dispuesta a seguir eligiendo a candidatos que acaban siendo unos corruptos, ladrones cínicos que salen millonarios del cargo, sin que haya castigo para ellos, porque las autoridades que los protegen están coludidos con esas mafias del poder.

Por eso es que la impunidad es la reina que impera en México. Los actos de corrupción saltan por aquí y por allá, casi a diario y prácticamente en todas las latitudes del país, y nadie paga las consecuencias. La aplicación de la ley no existe para ellos. Existe solo para los jodidos, para los que no tienen padrinos ni dinero que compre voluntades en los ministerios públicos. Los actos de corrupción son cometidos por gente emanada del PRI, del PAN o del PRD o de los partiditos que les hacen el caldo gordo a cambio de migajas millonarias. En todos los partidos hay potenciales corruptos. Para eso quieren llegar al poder. Para darse vuelo robando.

Cada vez que se acercan fechas electorales, como la que viene el primer domingo de junio próximo, los candidatos de dedican a hacer campañas pagadas con los dineros públicos, ofreciendo el oro y el moro, es decir ofreciendo muchos más de lo que cumplen. Esto, aunque al fragor de su campaña estampen su firma de que sí cumplirán sus promesas, lo cual está visto que no es así. ¿Cuántas veces Peña Nieto estampó su firma donde se comprometía a cumplir promesas y no las ha cumplido?

Si quien debería predicar con el ejemplo no lo hace, ¿qué puede esperarse de los demás? Pero ese juego de prometer y no cumplir se queda chico, al lado de los actos de corrupción de los funcionarios que cuando llegan al cargo se despachan con la cuchara grande. Casi a diario surgen casos de actuales o ex funcionarios que terminan millonarios, y cuya riqueza les permite comprar lujosas propiedades en los lugares más caros del orbe o tener en cuentas bancarias en el extranjero millones de dólares que se habrían robado del erario público o de negocios hechos al amparo del cargo. Eso a la gente la purga. Y la tiene harta.

Y más le revienta tratándose de quien se supone iba a gobernar con honestidad, combatiendo la corrupción, y dando ejemplo de rectitud. Pero no. La tentación fue mucha. Y sucumbió a ella. Con eso ha perdido toda credibilidad y confianza. Porque si eso hizo antes de asumir el cargo, ¿qué pasará a lo largo de su mandato? ¿Cuántas otras cosas al amparo del poder no habrán de cometerse todavía? Por esos y muchas otras cosas la gente ya no quiere votar. De hecho los mexicanos, tendrán que ir viendo otra forma de elegir a sus gobernantes. El sistema actual ya no funciona. Por lo pronto, el ‘nuevo PRI’ es el que más resentirá ese embate de los votantes.

Anuncios

Comentarios desactivados en Por hartazgo, muchos no votarán

Archivado bajo Por hartazgo muchos no votarán

Los comentarios están cerrados.